09/03/2021

Smerz, el dúo noruego de avant-pop que busca convertirse en la sensación del verano europeo

En la variedad está el gusto.

Kaizen Nguyễn / Unsplash
Smerz

Smerz considera un halago que lo comparen con artistas tan diferentes como Björk y Darude. «En la variedad está el gusto», piensa el dúo noruego, en cuyo nuevo álbum, Believer, presenta una orquesta acústica digital completa.

Desde su publicación en febrero, este disco de sonidos tan diversos que ha requerido tres años de trabajo no ha dejado de subir en las listas de éxitos. Smerz cuenta con cada vez más seguidores y su música se oye cada vez en más emisoras, por lo que va camino de conquistar toda Europa este verano.

Veamos qué inspira al grupo a crear su sonido único y por qué podría convertirse en todo un éxito.

Influencias claves

Smerz se cimienta en la estrecha amistad de sus dos componentes, Catharina Stoltenberg y Henriette Motzfeldt. Ambas crecieron en Oslo y se trasladaron a Copenhague a estudiar. Allí se enamoraron de la variada escena musical danesa, y absorbieron los diferentes sonidos que escuchaban en los bares y discotecas de la ciudad.

Con la idea de difundir la música que iban descubriendo, en 2016 crearon un programa de periodicidad mensual en NTS Radio, y su ecléctica selección musical, que abarcaba desde pop suave hasta techno, tuvo una gran aceptación. El dúo identificó a DJ Rashad y a Rihanna como influencias claves, e incluso pusieron el Barbie Girl de los también escandinavos Aqua en su programa a modo de reconocimiento de sus logros.

El dúo noruego aprovechó la amplia variedad de influencias para grabar su primer EP, Okey, en 2017. Incluso sus estudios estaban enfocados hacia la producción de su propia música: Motzfeldt estudió composición musical y Stoltenberg, un grado de matemáticas que la ayudó con los aspectos técnicos de la producción musical.

El éxito de Okey las animó a seguir experimentando con su sonido, por lo que al año siguiente llegó Have Fun, en el que incluyeron sampleados y voces distorsionadas para crear un sonido todavía más diverso.

Stoltenberg describe su proceso de composición como una «conversación continua» en la que ella y Motzfeldt van aportando ideas para crear algo nuevo cada vez.

Una gran variedad de temas

El sonido ecléctico de Smerz no es lo único que atrae a sus fans. La gran variedad de temas que aparecen en su música y con los que la mayoría de la gente puede identificarse también resulta muy atractiva.

Su nuevo álbum, Believer, es un claro ejemplo de ello. El producto, resultado de tres años de arduo trabajo, tiene ingredientes para todos los gustos. Y su música toca la fibra, como en Thrill, que trata sobre las pequeñas alegrías de la vida, como iniciar una relación o ganar un premio en la lotería, o como en Flashing, cuyo discurso se centra en el desamor.

Según Motzfeldt, conectar todas las piezas del álbum es como «intentar conectar con una persona que significa mucho para ti». Tanto ella como Stoltenberg han empleado su relación casi telepática para crear canciones que reflejan este anhelo, y eso es algo que resulta evidente en muchas de las letras.

Smerz utiliza una amplia selección de instrumentos y efectos para transmitir estos temas. Combinan instrumentos reales como violines o violonchelos con samples de arpa para crear una orquesta acústica digital que le confiere una sensación inolvidable al disco. Muchas de las canciones, como Versace Strings, intentan transmitir la sensación de estar en un teatro, y Motzfeldt añade voces operísticas a lo largo del disco.

Esta potente combinación de instrumentos y letras ha catapultado a Believer hasta el número 1 de las listas danesas, lo que muy probablemente suponga el origen de su éxito comercial.

La gira de Smerz

 Escuchar su disco en casa o en el móvil es una cosa, pero verlas en directo es otra muy diferente. Y esa es una faceta en la que Smerz no se ha podido prodigar mucho en su corta historia debido a las restricciones que la pandemia de la COVID-19 ha impuesto en materia de conciertos.

Sin embargo, el dúo noruego espera que este 2021 sea el año en que finalmente pueda presentar su nuevo material ante sus fans. Con el programa de vacunación en marcha en Europa, es posible que a finales de año pueda iniciar una pequeña gira, aunque ello dependerá de las limitaciones que vayan imponiéndose en cada momento.

Hasta la fecha, el grupo solo tiene una actuación prevista en su agenda: la que dará en la sala VEGA de Copenhague. Su pequeño tamaño debería adaptarse bien al sonido íntimo de Smerz, aunque la reducción del aforo podría perjudicar de algún modo el ambiente del concierto.

2022 podría ser el año en que Smerz, y la escena musical en general, pueda volver a tocar en directo de forma relativamente normal. En Escandinavia se celebran muchos festivales de música, muchos de los cuales se adaptan a la estética de Smerz, como el Distortion, centrado en la música de baile, o el Pstereo, de ambiente más relajado.

Sea como sea, recomendamos seguir de cerca a este dúo de avant-pop noruego que, sin duda, acaparará los titulares de la prensa musical este año.

Fotografía de Kaizen Nguyễn en Unsplash