17/11/2016

El Bordo - "Corazones olvidados"

Ale Kurz y los suyos se reafirman en el riff de guitarras.

Irish Suárez / Facebook El Bordo

El Bordo estrenó hoy "Corazones olvidados", el primer adelanto del que será su séptimo disco de estudio, aún sin nombre pero con fecha de salida confirmada para marzo de 2017. El staff de Silencio escuchó el nuevo tema y escribió de manera intempestiva (?) al respecto.

Joaquín Vismara: De un buen tiempo a esta parte, por necesidad vital o mera curiosidad artística, con cada movimiento El Bordo se desmarca de la etiqueta de rock barrial con la que se rotuló a su música al momento de Carnaval de las heridas, su primer disco. "Corazones olvidados" responde a la búsqueda que Ale Kurz y compañía emprendieron desde Historias perdidas en adelante: un mundo en el que el The Who más conceptual se mide de cerca con la versión estadios de Foo Fighters. Un redoble acelerado, un riff en clave hard rock, una letra con aspiraciones épicas y dos guitarras en constante complementación: una valvular y estridente, la otra más plagada de sutilezas y arpegios. Grohl, Kurz es argentino.

Roque Casciero: ¿Cuán importante es la convicción en el rock? Si se escucha lo nuevo de El Bordo, la respuesta seguramente será "mucho". Es que "Corazones olvidados" arranca al palo, con un ritmo trepidante y uno de esos riffs de guitarra que hacen que uno no termine de cansarse de los riffs de guitarra. Y si la canción convence de entrada y se sostienen en el tono levemente rasposo de Ale Kurz, hacia el final encuentra aire en un pasaje instrumental, justo antes de rematar la faena otra vez a puro guitarrazo.

Ignacio Guebara: "Sin amor todo es en vano", grita Ale Kurz en el estribillo de "Corazones olvidados". Sustentado en el ronquido de su propia voz y en la pared de guitarras que construye junto a su hermano Diego, el líder de El Bordo le da vuelo a unos versos descarnados con los que es imposible no generar empatía. El tramo instrumental final, así como las referencias a la imaginería ochentosa al mejor estilo Virus, sirven como válvulas de escape para tanta crudeza. Ale cantará sobre "paraísos de cartón pintado", pero lo nuevo de la banda tiene cimientos firmes.

Sebastián Chaves: "Corazones olvidados" reivindica las corcheas -primero en el riff de guitarra, después en el bajo- como pulso rockero por excelencia. Y así es que El Bordo encuentra en la canción-rock la mejor forma de pintar una desesperanza en blanco y negro (en consonancia con el video). "La ciudad ya no nos mira" diagnostica Ale Kurz y se planta como líder para todo aquel que camine por los márgenes. El remanso antes del final, con un falsete de fondo como fino detalle, es una nueva muestra de que el quinteto maneja todas las fórmulas para generar paisajes dramáticos de dientes apretados.