23/04/2017

Charly García, el maestro de la polémica

Sus denuncias de plagio, de Prince a Bruno Mars.

Augusto Starita / Archivo Amplifica

A Charly García el plagio le importa tan poco que ni se preocupa por saber quién compuso la canción.

"Fanky" y "Uptown Funk" no se parecen en nada y probablemente él lo sepa mejor que nadie: tiene oído absoluto y siempre hizo alarde de ello, hasta cuando le presentaron a Björk. Las líneas de bajo tienen cierto aire, sí, pero para el caso podría haberle reclamado lo mismo -y con más razón- a Pity Álvarez por "Perra", de Viejas Locas. Sin embargo, a Charly lo que le interesa es apuntar bien alto. Por eso, en la entrevista que le dio a Billboard, va contra Bruno Mars y no contra Mark Ronson, el verdadero compositor del gran hit de 2014.

Es simple: la voz del tema es la de Mars, un nombre propio mucho más conocido que el de Ronson. Se trata de ir por una de las grandes figuras del pop a nivel global de los últimos cinco años. Por más laureles que pueda ostentar el productor, no es tan fácil de referenciar para las masas.

Ahí está el valor del reclamo de Charly: en haberse vuelto a posicionar como el gran influencer de las estrellas internacionales. De la periferia al centro.

Ya lo había hecho cuando dijo que Prince le había robado. Como a Charly se le remarcaba mucho que Clics modernos tenía demasiadas influencias del genio de Minneápolis, respondió con una salida magistral: afirmar que "Purple Rain" es un plagio de "Canción para mi muerte". Más acá en el tiempo, fue aún más lejos y dijo haber inventado a los New York Dolls. Y se lo dijo a Marcelo Pocavida. El rockero salido de conservatorio, y que nunca escondió ser del jet set, corrió por izquierda a un punk orgulloso.

As Charly as it gets.

Su regreso, con disco nuevo bajo el brazo, tenía que ser a la altura del mito; con esta bomba mediática busca poner las cosas en su lugar. Charly volvió para reclamar que la música que escuchan todos él ya la hizo, dejando en claro que la fórmula del hit de Ronson -la de poner el funk al servicio del pop- no sólo no es novedosa, sino que él ya la aplicó en los 80.

Una receta que usaron todos desde el surgimiento de Prince y Michael Jackson... pero nadie puede discutir sobre música con el ex Serú Girán y sobrevivir en el intento.

Es muy factible que Charly nunca inicie acciones legales contra Bruno Mars, ni mucho menos contra Mark Ronson. "¿Cómo se llama el que me robó?", pregunta Charly, como encantadora muestra de ninguneo, en la nota que desató la polémica. Una polémica en la que exhibe más puntería que en sus nuevas canciones, y que lo muestran tan vivo y sano como vos y como yo, capaz de tener de su lado la risa que le dan los años.