19/02/2020

Quién era Pop Smoke, el rapero asesinado a los 20 años

Vivir rápido y morir joven en tiempos de hip hop.

Pop Smoke / Facebook Oficial
Pop Smoke

Veinte años de vida, menos de diez meses de carrera. Así de breve y explosivo fue todo para Pop Smoke, el rapero neoyorquino que murió asesinado hoy, 19 de febrero.

Nacido en Brooklyn en 1999 como Bashar Barakah Jackson, Pop Smoke se suma a la lista de raperos que, por diferentes motivos han muerto demasiado pronto en los últimos años (Lil Peep en 2017, XXXTentacion y Mac Miller en 2018, y Juice WRLD en 2019). De madre jamaiquina y padre panameño, inició su carrera como parte de la escena drill (una suerte de variante más oscura y violenta del trap) de Nueva York y, a base de hits y prolificidad, se impuso como una de las tantas nuevas promesas del hip hop.

Como muchos neoyorquinos jóvenes de clase baja, Pop Smoke tuvo tres opciones para salir de la pobreza lo más rápido posible: jugar al básquet, vender drogas o ser una estrella de rap. "Hice las tres y fui bueno en todas", le dijo a la revista XXL en la última entrevista que le hicieron. "Esto del rap es apenas otro paso en mi vida. No sé qué voy a hacer después de esto". Su futuro promisorio en el básquet de vio interrumpido cuando a los 15 años le encontraron un soplo en el corazón y le recomendaron no volver a competir.

Para cuando tenía 16, ya había sido detenido un par de veces; la última de ellas terminó en un arresto domiciliario de dos años por tenencia de armas. En ese período de reclusión se dedicó a "leer libros y coger", según dijo en la entrevista antes mencionada.

Una vez en libertad, Pop Smoke acompañó a un amigo a un estudio de grabación y mientras todos dormían se puso a rapear sobre un beat que había encontrado en YouTube. Era la primera vez que lo hacía y el resultado final sería su single debut, "MPR", editado de manera oficial 28 de junio de 2019. Desde entonces, su carrera fue en espiral ascendente. Ese mismo año editó Meet to the Wooo, un mixtape de 9 canciones cuyo tema "Welcome to the Party" llamó la atención de Nicki Minaj, con quien grabó una nueva versión en agosto de ese mismo año.

Entre beats crudos, la mayoría cocinados por el productor británico 808 Melo, y su voz grave y rasposa que acusaba influencia de su admirado 50 Cent, el joven ganó notoriedad al instante. Decenas de millones de reproducciones en cada plataforma de streaming: así de rápido fue su ascenso a las grandes ligas.

Pero los problemas con la ley no desaparecieron para Pop Smoke. En octubre, el festival Rolling Loud lo bajó de cartel por recomendación de la Policía de Nueva York, que aseguró en un comunicado que su inclusión y la de otros raperos "atentaba contra la seguridad pública" debido a "recientes actos de violencia en la ciudad". Aunque nunca fue del todo confirmado, se sospechaba que Smoke era miembro de la pandilla mafiosa 823 G Stone Crips.

Ya en 2020 y mudado a Hollywood, Pop Smoke fue arrestado nuevamente en enero, esta vez por robarse el Rolls Royce que le habían prestado para la filmación de un video y que trasladó hasta Brooklyn en un camión, previo cambio ilegal de patente. Aunque se declaró inocente, fue liberado recién después de pagar una fianza de 250 mil dólares. El 7 de febrero lanzó Meet the Woo 2, su segundo mixtape, que incluía a colaboradores de la talla de Quavo.

Alrededor de las 4 de la mañana del 19 de febrero, Pop Smoke, de 20 años, fue asesinado en su casa de Hollywood por un grupo de personas que invadió su propiedad y hasta el momento permanecen prófugas.