05/03/2018

Murió Russ Solomon, el fundador de Tower Records

No music, no life.

All Things Must Pass

La muerte puede llegar de maneras muy extrañas. A Russ Solomon, fundador de la mítica cadena de disquerías Tower Records, la parca lo encontró a sus 92 años en un plan casi inmejorable: mirando la entrega de los Oscar y tomando whisky.

Michael Solomon, hijo del empresario, confirmó la noticia esta tarde en declaraciones al diario californiano Sacramento Bee. “Irónicamente, estaba dando su opinión sobre lo que tenía puesto alguien que le parecía feo, y le pidió a Patti -su mujer- que le rellenara el vaso”, detalló. Para cuando su compañera volvió con la bebida en la mano él ya había muerto, consigna el matutino.

Su carrera como emprendedor comenzó alquilando un pequeño espacio dentro de la farmacia de su padre en Sacramento para vender discos, a principios de la década de 1950. El salto a un local dedicado exclusivamente a la venta de música fue la base de la expansión de Tower Records, primero dentro de los límites de California y luego en todo EE.UU.

El éxito conseguido por Tower en Japón -en lo que fuera el primer desembarco de una empresa extranjera en ese país sin socios locales- llevó a Solomon a intentar una apuesta internacional mucho más agresiva, con la que llegaron a contar con 200 locales en todo el mundo y ventas anuales por US$ 1000 millones.

En 1997, Tower abrió su primera disquería en Buenos Aires en un local ubicado en Santa Fe entre Callao y Riobamba, donde hoy funciona una sucursal del Banco Hipotecario. Los empresarios Eduardo Costantini -a la postre creador del Malba- y Pablo Zetoné fueron la pata local del proyecto hasta que se retiraron del negocio un año después.

En el documental All Things Must Pass, que repasa el auge y la caída de Tower Records, Russ Solomon cuenta el caso argentino como un ejemplo de lo que no debieron hacer. “No éramos realmente exitosos en ninguno de esos países en los que entrábamos”, explicó. “Fui un estúpido por firmar acuerdos en la Argentina a pesar de que no terminaba de creer en ellos”, dijo, en referencia a los socios locales.

Los vaivenes de las finanzas corporativas y de la economía vernácula llevaron a Solomon a vender la filial local a Condor Ventures, un fondo de inversión en el que participaba Mario Pergolini. En 2003, y a punto de entrar en una convocatoria de acreedores, Condor cedió la empresa a una sociedad integrada por la productora Fénix Entertainment Group, la cadena de electrodomésticos Las Malvinas y los empresarios de medios Sergio Szpolski y Fernando Sokolowicz. El cierre definitivo de la operación argentina se dio en 2004.

Tras dos procesos de bancarrota, Tower Records quebró en 2006 jaqueada por el auge del MP3 y las deudas generadas por aquella expansión internacional. “Fue una de las grandes tragedias de mi vida. Me sentí muy mal cuando cerró. Extrañaba mucho; extrañaba la rutina de ir a comprar mis discos o CDs o lo que fuere”, contó Elton John en All Things Must Pass.

Hoy, otro capítulo de la historia de Tower llega a su final.