14/06/2017

Anita Pallenberg, musa de los Stones e icono de los 60

La actriz y modelo murió ayer a los 73 años.

Fotogramas de "Performance"
Anita Pallenberg

A los 73 años, murió ayer Anita Pallenberg, la actriz y modelo que fue esposa de Keith Richards y musa de los Rolling Stones. Su imagen como icono cultural de los 60 trascendió el mero hecho de que nunca tuvo grandes éxitos en la pantalla grande y que su aporte a la música apenas pasó por algunos coros en discos del quinteto. Pero esta rubia debilidad nacida en Italia, hija de padres alemanes, fue símbolo de la misma rebeldía que encarnaba la banda en una época en la que la mujer comenzaba a conquistar derechos.

Pallenberg ya era una figura reconocida cuando empezó a salir con Brian Jones, el primero de los Stones con el que estuvo involucrada sentimentalmente. Eran épocas de amor libre y desenfreno, y la dama los representaba tan bien como los músicos de la banda. El final de la relación con el guitarrista fue cuando ella decidió irse con Keith Richards: en el asiento de atrás de un auto, sin palabra de por medio, comenzó a hacerle sexo oral. Con él estuvo casada durante 12 años, tuvo tres hijos (y una cuarta que murió muy chica) y muchas peleas; la primera fue porque ella tenía escenas eróticas con Mick Jagger en la película Performance, que según se decía habían ido más allá de la actuación. El sexo libre, aparentemente, sólo corría para los hombres…

En su autobiografía Life, Richards recuerda que su primera impresión de Anita Pallenberg fue que “era una mujer muy fuerte”. “También era increíblemente inteligente. Y, por supuesto, era divertida y una belleza. Muy graciosa, además de la persona más cosmopolita que yo había conocido. Hablaba tres idiomas, había estado aquí y allá. A mí eso me resultaba muy exótico”, escribió el guitarrista. En 1968, la dama hizo coros en “Sympathy for the Devil” y se especula que sus comentarios llevaron a Jagger a remezclar todo Beggars Banquet.

Fue durante la filmación de Performance cuando la actriz comenzó a consumir heroína, pero según Richards ella no la necesitaba todo el tiempo, como le sucedía a él. Haber sido parte junto a Jagger de esa película de culto generó que la llamaran para otros papeles en films como BarbarellaCandy y, ya en este siglo, Go Go Tales (del español Abel Ferrara) y Mister Lonely (de Harmony Korine). En los 90 obtuvo un título universitario en moda, pero no se dedicó demasiado a ese mundo porque le parecía “demasiado desagradable”.

Pese a que se divorciaron en 1980, la relación entre Richards y Pallenberg continuó, y él la admiraba como una abuela por la que se desvivían los nietos de ambos. El año pasado, cuando los Stones tocaron por cuarta vez en la Argentina, ella fue parte de la comitiva, invitada por el guitarrista. “Una mujer de lo más excepcional. Siempre en mi corazón”, fue como la despidió Richards en su cuenta de Twitter