08/06/2021

Inauguran una muestra con fotos amateurs de la escena de los 80

Prohibido ingresar con cámaras fotográficas. Sí, claro.

Gabriel Patrono y Juan Faraone / Gentileza

Las aventuras adolescentes de Gabriel Patrono y Juan Faraone, dos fotógrafos aficionados y amantes de la música que recorrieron los años 80 en cuanto show y centro cultural pudieron, fueron rescatadas en “Prohibido ingresar con cámaras fotográficas”, una exposición virtual que puede verse aquí. De la mano de Divagario, la productora autogestiva de documentalistas, escritores, músicos, animadores y editores, llega una selección de 144 imágenes que muestran los primeros años desde el regreso de la democracia bajo la lente y la mirada obnubilada de dos jóvenes que llevaban su cámara escondida entre la ropa y tomaban fotografías desde el público. 

“Empecé a ir a shows a los 12 años y me desesperaba que no había imágenes de esos recitales”, cuenta Gabriel, uno de los responsables de las fotografías de la muestra. “Al año siguiente empecé a sacar fotos y a los 15 me compré mi cámara. En ese momento estudiábamos fotografía y nos frustraba porque salían mal. Fui a los shows de presentación de Clics modernos y de Piano bar, y las fotos salían sobreexpuestas, oscuras o con los personajes chiquititos. Y no era lo que yo veía, que era algo grande, conmovedor”. A medida que empezaron a afilar la técnica y comenzaron a sacar fotos con mayor frecuencia, los dos amigos revelaban las fotos, y las regalaban o las vendían a la salida de shows para comprar más rollos y continuar sacando.

“Al ver todas estas fotos, 30 años después, sentí algo que nunca me había pasado”, piensa Gabriel. “Todo lo que hice después estuvo marcado por ese inicio. Todo lo que hice en la gestión cultural, en el cine o la música estuvo marcado por ese impulso juvenil de ir atrás de eso que te gusta, sin pensar demasiado ni proyectarse profesionalmente. Me di cuenta por primera vez de que ahí hubo un inicio que me define desde la imagen y la música”.

Para Gabriel, ese registro del momento musical del país se mezcla con sus recuerdos personales y las memorias de su juventud. Fotografías que van desde Charly García, Fito Páez, Luis Alberto Spinetta, Celeste Carballo, Hilda Lizarazu y Fabiana Cantilo hasta Mercedes Sosa y el Polaco Goyeneche, entre otros, cuentan también las aventuras de dos amigos que, con la ayuda de  Giuliana Trucco y la producción de Divagario, hoy presentan una muestra de 144 imágenes. A continuación, una pequeña selección que realizaron los fotógrafos y las historias que esconden detrás.

Charly García

“Esa foto que Charly tiene las manitos cruzadas forma parte de una serie de shows que dio en Obras. Era la época de Parte de la religión. Como nos pasaba casi siempre, nosotros íbamos como espectadores a los recitales, no estábamos acreditados como fotógrafos ni como periodistas, éramos dos pibes de 15 años parte del público. Ese día estábamos en la popular del estadio, arriba del todo. Cuando terminó, antes de que hicieran los bises, bajamos, salimos del estadio, volvimos a entrar corriendo por la puerta de ingreso principal y nos mandamos para adelante. Esa foto refleja bien lo que era sacar desde el punto de vista del público”.

Dana Winnycka

“Esa foto de Danais Winnycka es del 85 en el Centro Cultural San Martín. Nos parecía que estaba bueno rescatarla porque en los años 70 ella fue la guía espiritual de Arco Iris. Años después, cuando hicieron su experiencia en Estados Unidos, ella pasó a ser parte de la banda y a tocar la percusión. Era un personaje bastante misterioso del rock argentino del que hay poco material y pocas fotos. Estaba bueno rescatar su figura, siempre estuvo y nunca se la vio; esta reconfiguración histórica hace que muchas minas que estaban y no salían en la foto, pero si estaban y hacían cosas poderosas, puedan tener su reconocimiento”.

Hilda Lizarazu

“Ese fondo celeste es muy característico del Anfiteatro La Plaza. A mediados de los 80 y principios de los 90 hacían conciertos durante la semana, los martes o miércoles, a las 5 de la tarde. Era un horario fabuloso porque la gente salía de laburar e iban a ver bandas ahí. Por el look que tiene Hilda en esa foto, debe ser de la época del primer o segundo disco de Man Ray. Estas fotos, además, las sacaba y se las regalaba a los artistas, por eso tardamos tanto en recuperarlas. Tuvimos que rescatar los negativos originales que estaban en una caja en la casa de mi mamá en San Justo”.

Luis Alberto Spinetta

"Esa foto debe ser del 86 u 87 en el Cine Teatro Belgrano, en Ramos Mejía. Es el testimonio de una época y de espacios que ya no existen más. Después de sacar sus discos, el Flaco salía de gira por los barrios. Tuve la suerte de encontrarme con él al año siguiente en un boliche chiquito que se llamaba Shams y se la regalé. Ese día, cuando le llevé la foto, lo fue a ver Astor Piazolla. Él ensayaba en Shams porque le daba la posibilidad de armar todo mirando al público. El Flaco había ido a verlo en unos ensayos y ese día Piazzolla fue a devolverle la gentileza de verlo”.

Mercedes Sosa

“Nosotros teníamos un grupo en ese momento, Entre Las Medias, una banda pop entre amigos. Teníamos la ilusión de acercarle un cassette para que nos escuche. Ese día fui a verla, era principio de los 90 en un teatro de Flores. Cuando terminó el show, le acerqué el cassette a un costado mientras esperaban para volver a subir y hacer los bises. Como no tuvo tiempo de dárselo a un asistente, subió al escenario a cantar con nuestro cassette en la mano. Muchos años después se la mandé a través de su hijo y le recordé la historia”.

Miguel Abuelo

“Esa foto es de un show en Obras, Miguel tenía su remera de Joy DIvision y estaban presentando el disco Cosas mías. Eran los últimos shows de Miguel y tenía el magnetismo, esa personalidad, esa magia y ese ángel para estar arriba del escenario. Cuando el tipo miraba al público, vos pensabas que te estaba mirando a vos. Le sostenía la mirada a 4 mil personas. Me queda el lindo recuerdo de haber estado en ese show. Ese día no había ningún otro fotógrafo que no fuera yo, un pibe de barrio que sacaba por sacar y no trabajaba para ningún medio”.

Moris y Pajarito Zaguri

“Es un gran recuerdo para mí; en ese momento era muy amigo de Pájaro. Había ensayado en mi casa de una forma muy fortuita, nos habíamos conocido en una pizzería de casualidad. Él había grabado el disco En el 2000 también, su regreso al blues y al rock más barrial. De ahí fuimos a verlo a Moris en Parque Centenario y se dio ese encuentro mágico: cuando volvían a tocar, revelaban la magia de los inicios del rock argentino. Ellos habían sido los integrantes de los Beatnicks. El que se ve en un costado es Antonio Birabent, tenía 18 o 19 años y recién estaba subiendo a los escenarios”.

Pappo

“Esta foto tiene un significado especial porque estaba tocando en mi barrio, en San Justo. En ese momento Pappo estaba retomando su carrera de blusero después de Riff, con el repertorio de Pappo's Blues, volviendo a sus fuentes y rodeándose de músicos como Black Amaya, Alejandro Medina. Eran espectáculos accesibles, mucha zapada, sin lista de temas”.

Los Violadores

“Eso es en Parque Sarmiento, el mismo día de la foto de Fito Páez. Me causa gracia que Pil Trafa tenía puestas unas rodilleras, pero era la estética bien de combate. Estaban presentando el disco Mercado indio, el del año 87. Realmente sonaban muy bien. Era un gran momento de la banda y ya de proyección internacional para ellos”.

Sandra y Celeste

“Esa foto es del año 90 o 91. Ellas habían grabado los discos Somos mucho más que dos y Mujer contra mujer. En vacaciones de invierno habían alquilado el Lorange, un teatro chiquito en calle Corrientes, y tocaban todos los días, los 15 días de las vacaciones de invierno. Los teloneros y anfitriones eran Humberto Tortonese, Alejandro Urdapilleta y Batato Barea. Los tres hacían un show al inicio, y en el medio del recital de Sandra y Celeste. Era una época muy luminosa, con un repertorio hermoso”.

Sandro

“Era una gira en la costa atlántica. En ese momento, a principios de los 90, Sandro ya tenía estatura de leyenda, pero todavía conservaba algo de la magia fundadora de tipo de los 60, callejero, reo, fachero, loco. Mientras transitaba ese camino a ser una leyenda, tocaba en cines de barrio y espacios en la costa para gente que se sabía todos los temas. Ese día fuimos a verlo muy fanatizados con una amiga, nosotros adolescentes tratando de descifrar la figura de Sandro. Al otro día, en el hotel vimos a unos señores mayores desayunando y cuando pasé por al lado me di cuenta de que eran él y su banda”.

Miguel Zavaleta

“En esa época, Miguel estaba presentando su disco Misión ciudadano I. Algo que yo hacía mucho era ir a sacar fotos a los estudios de radio. Algún amigo me habrá avisado y me mandé. Era muy lindo poder acercarse a conocer el lado humano, acercarse a los músicos para conocer sus ideas. Siempre me interesó la cultura rock como una cosa más general, no solo los discos sino qué ideas había ahí, qué motivaciones tenían, qué libros o qué música escuchaban. Tom Lupo tenía un programa y nos daban siempre la lista de invitados para que fuéramos al auditorio a escuchar las entrevistas”.

Charly García

“Esa foto es de Charly en Obras. Ese día era la despedida de Parte de la religión; estuvieron de invitados Pedro Aznar, David Lebón y Moro. Nos dimos cuenta de que en ese momento se estaban empezando a amigar, preparando lo que después fue Seru 92. Para mí fue conmovedor ver que estaban ahí todos los originales que había escuchado de chico y nunca había podido ver en vivo”.

Roberto Goyeneche

“Todos éramos muy fans del Polaco a partir de El exilio de Gardel y Sur, las películas de Pino Solanas, donde se lo presentaba a una nueva generación y se le daba una nueva lectura a lo que él hacía. Si bien era un artista claramente de tango, su actitud era la de un rockero. Ese día en el teatro Gran Rex no solo le saqué esa foto sino que lo esperamos a la salida, le pedimos que me firmara un póster y le pagamos un taxi para volverse a su casa. Esa época del Polaco es la final. Él tocaba solamente dos o tres canciones, por eso siempre se hacían espectáculos con más artistas. Era muy conmovedor, tenía la presencia de los grandes”.

Fito Páez

“Esa foto de Fito tocando la percusión fue en un festival ómnibus que empezaba a las 10 de la mañana y terminaba a las 10 de la noche para festejar el día de la primavera en Parque Sarmiento. Vimos a todos los grupos, del primero al último. El cierre fue Fito, pero ese día tocaron los Ratones Paranoicos, Los Violadores, y más. Era muy interesante ver la conjunción de estilos, todos sobre el mismo escenario”.