09/11/2017

Leé dos poemas inéditos de Johnny Cash

El libro "Eternas palabras" compila escritos del Hombre de Negro.

DirecTV / Gentileza

Acaba de llegar a las bateas argentinas la edición bilingüe (español – inglés) de Eternas palabras – Los poemas inéditos, que compila escritos de Johnny Cash seleccionados de una verdadera montaña de papeles que dejó el Hombre de Negro. La tarea de edición quedó en manos de John Carter Cash, el único hijo de Johnny y June Carter, junto al poeta Paul Muldoon (ganador del Pulitzer), y la traducción la hizo Andrés Catalán. A continuación podés leer dos de los poemas incluidos en el libro, por gentileza de Contexto de Editores / Sexto Piso. 

Tierra oscura y sangrienta

Los setenta

Acabo como un esclavo por las noches
Destrozado y deseando irme a la cama
Llevo mucho pensando en una mujer
De una ciudad salvaje de Kentucky
En las altas montañas cerca de Harlan
Donde revolvotea el chotacabras
Encontraréis mi secreto
En la tierra oscura y sangrienta

Ah cuánto te he hecado de menos
Ah cuánto he llorado
Me gustaría que te acostaras a mi lado
Y antes de morirme amarte sólo una vez
Y sería tierno y nunca te haría daño
Y Dios tal vez nos envíe un rayo de luna
Y nos deje soñar con la felicidad
Las cosas que son hermosas
Las cosas que son verdad
Las cosas que son buenas y puras
Piensa en todas estas cosas
Y Dios tal vez nos envíe un rayo de luna
Y nos deje soñar con felicidad

Dewey era mi mejor amigo era alto
Medía seis pies nueve pulgadas
Amábamos los dos a la misma chica
Pero el camino de Dewey se torció
Y supongo que podríamos decir que enloqueció
No tenía por qué tratarte así de mal
Y Dewey me hacía enfermar
Y supongo que reñir es cosas de dos
Agarré mi martillo de nueve libras
Le sacudí bien fuerte y lo tumbé
Lo golpeé en la sien al suelo lo vi caer
Luego mi cuchillo le acertó en la oscuridad
Y la sangre del alto hombre de Kentucky empapó la arena
Es menor la cólera del Infierno que la del desaliento
Cuando un hombre se calza sus zapatos de matar
En la tierra oscura y sangrienta
Tierra sangrienta tierra sangrienta
En la tierra oscura y sangrienta

No hagáis una película sobre mí

Navidades 1982

Si alguien hiciera una película sobre mi vida
No me gustaría, pero la vería dos veces
Si quisieran hacerla medio bien
Cuarenta guionistas trabajarían noche y día
Necesitarían un equipo de investigación del Tío Sam
Y abarcar desde David Allen Coe a Billy Graham
El montaje final duraría diez días
Y eso sin meter ni un solo cotilleo
Lo que os pido por el bien de mis hijos
Es que no les dejéis hacer nunca un remake
Lo que yo digo es que, no lo veis,
No hagáis una película sobre mí
Ni para la T.V.
No hagáis una película sobre mí

No dejéis que draguen el lago Hickory
En busca de mis teléfonos y botellas y patines
Abajo a cuarenta pies en el fango de Cumberland
Hay una oxidada pistola que ha vertido sangre
A cien yardas de mi casa a la orilla del lago

Lastradas con una roca hay una falda y una blusa
Una docena de botas que hicieron doce callos
Trombones, trompetas, harmónicas y cornos
Y las cintas que tiré por la puerta a la orilla del lago
Silvertein, y hace años Kristofferson
Todo tiene una historia que es mejor no tocar
Así que no hagáis una película sobre mí

Si les entusiasma un libro llamado Hombre de negro
Decidles que tengo los derechos y no los entregaré
Si no te sabes mis canciones no puedes entenderlo
No es de mí de quien hablo en Hombre de blanco
Es imposible, dijo el Maestro, ocultar la verdad
Pero no dijo que se la soltarais a la cara a mis hijos.
Una piedra es una piedra y siempre será una piedra
Pero yo hago cosas bien y cosas mal y me largo
No hay pecado más limpio que el más sucio
Así que hay cosas que no quiero que paséis por alto
Dure días o años o dure lo que dure
No hagáis una película sobre mí

Ay, tendré que asumirlo porque acabará pasando
Así que mientras pueda quiero decir algo
No sé de nadie al que dijera no lo sé
Y no hay nadie en ningún lado al que le deba nada
Hacienda se lleva la mejor parte
Y lo que queda es para los herederos que nombré
No dejéis que la hagan en Hollywood
Si hace falta, decidles que es Arkansas lo apropiado
Que esta maldición caiga sobre quien la haga
Así que no hagáis una película sobre mí
Por Amor o Dinero
No hagáis una película sobre mí