21/12/2016

Anuario 2016: los mejores 10 shows del año

Salir de gira para llevarte en vivo el concierto...

shows nacionales

¿Crisis? ¿Qué crisis? En consonancia con años anteriores, la oferta de recitales nacionales e internacionales colapsó la agenda 2016 cualquiera sea el gusto del consumidor. Entre festivales a gran escala y ofertas para paladares más selectos, listamos los shows que se destacaron tanto que llegaron al Anuario 2016 de Silencio.

Rammstein en el Maximus Festival

A fuerza de sobreestimulación visual y un volumen sobrehumano, los alemanes cerraron el Maximus Festival con un set demoledor. “Quizás haya sido la más perfecta, madura y, por ende, consagratoria” de todas sus presentaciones argentinas, afirma la crónica publicada en Silencio. “Ich Will”, “Du Hast”, y el cierre con “Amerika”, fueron algunos de los puntos más altos de un show cercano a la perfección en el que Rammstein arrasó con su heavy metal de resonancias industriales y pequeños destellos new wave.

Wilco en el Festival BUE

Probablemente una de las figuritas más difíciles del álbum de las visitas internacionales, de esas que parece imposible conseguir alguna vez. En octubre, Jeff Tweedy y compañía saldaron una deuda pendiente con el público local, y la espera valió la pena. Lejos de aferrarse a la presentación del por entonces flamante Schmilco, la banda de Chicago optó por un repaso biográfico en el que demostró que “no es una banda ‘experimental’ sino una que experimenta”. Para muestra, la deconstrucción de “Art of Almost” y su viaje del country al kraut con una épica casi industrial, la tormenta de electricidad que azotó “Via Chicago” mientras Tweedy y el bajista Jon Stirratt cantaban una melodía folk sin acusar recibo del torbellino desatado detrás suyo, el solo a dos guitarras de “Impossible Germany” y la sencilla e íntima perfeccción de “Jesus Etc”.

The Rolling Stones en La Plata

“Es la primera vez que tocamos en La Plata. Tardamos tanto en llegar que pensé que llegaríamos a Montevideo”. Por primera vez desde el comienzo de su affaire con la patria stone local, Jagger, Richards, Wood y Watts mudaron la acción del Monumental al Estadio Único, y el cambio de locación no alteró su localía. Con más de 50 años de actividad y otros tantos sobre este mundo, hay algo que hace que cada vez que pisan un escenario los Stones se perciban como carentes de edad. Su cuarta visita a la Argentina fue todo lo que se podía esperar de ellos: dos horas de una catarata de hits (sin repetir y sin soplar: “Street Fighting Man”, “Wild Horses”, “Jumpin’ Jack Flash”, “Paint It, Black”, (I Can’t Get No) Satisfaction”, y la lista sigue) que encontró su pico más alto en una extensa versión de”Midnight Rambler”, o la muestra de cómo se puede pasar del garage al blues -y de vuelta al garage- sin que el paso de los años demande factura alguna.

Iggy Pop en el Festival BUE

Iggy Pop

Después de haber grabado su mejor disco en décadas y acompañado por una banda apenas eficiente, la Iguana echó mano a su catálogo (tanto de The Stooges como de su carrera en solitario) y coronó la primera noche del festival BUE con una descarga rabiosa que no dio respiro. A pesar de estar al borde de las siete décadas,  en vivo Iggy “se auto receta un electroshock y se convierte en una fiera dispuesta a no tomar prisioneros, en un juego llamado ‘concierto de rock’ en el que nadie mueve las fichas como él“.

P.i.L. en el Teatro Vorterix

Nada de los Sex Pistols, todo de PiL. El show de John Lydon en el Teatro Vorterix fue una ratificación de presente y convicciones. Quien fuera “la escoria más grande para el establishment británico“, según la reseña de Silencio, demostró, a sus 60 años, que el (post)punk es mucho más que una cuestión de actitud.

Los Auténticos Decadentes en el Luna Park

“La banda sonora de tu vida”. La frase, disparada en una de las pantallas laterales del escenario antes del show, podía sonar como un exceso de altanería. Cuarenta temas después, quedó en claro que la leyenda no estaba faltando a la verdad. Tres décadas de carrera edificados a base de una artillería de hits incomparable, con una rotación en el reparto de protagónicos que permite que la máquina siga funcionando sin fisuras a treinta años de su fundación. A pesar del paso del tiempo, según Cucho, la banda “tiene cuerda para rato”. Su propio arsenal de canciones, capaz de representar a más de una generación como si se tratara de una comedia musical, parece darles la razón.

Eminem en el Lollapalooza

La llegada de Eminen a la Argentina tuvo mucho de reparación histórica, sí, pero también fue un balde de vitalidad cuando se terminaba la primera noche del Lollapalooza 2017. Desde “Monster”, el hit en sociedad con Rihanna que lo devolvió a los primeros planos, a los clásicos de la era MTV (“My Name Is”, “The Real Slim Shady” y “Without Me”), el platinado de Detroit dejó en claro que eso de que es “El Elvis del rap” todavía puede constatarse cada vez que sube a un escenario.

La maratón de El Mató

El Mató A Un Policía Motorizado no para. En pleno año de presentación de Violencia estuvieron dispuestos a tocar todas las veces que sea posible. A una seguidilla de tres shows en el Vorterix le siguió una de cuatro en Niceto. Así, Santiago Motorizado y compañía se reafirman como lo más grande del indie nacional.

Kraftwerk en el Luna Park

Cuatro alemanes inmutables con un repertorio que hace décadas no ofrece puntos altos. Solo Kraftwerk puede, a partir de ahí, dar un show inolvidable cuya pertinencia con el presente estuvoacentuado por los idas y vueltas en torno a su cancelación. Con “Neon Lights”, “Trans-Europe Express” y “Radioactivity” entre los mejores momentos, Ralh Hütter y su cuarteto vinieron a recordar que “no se puede prometer un futuro idílico cuando el presente es devastador“, tal como lo índica la cobertura del recital que hizo este medio.

Babasónicos en el Teatro Ópera

El purismo nunca fue el fuerte de Babasónicos. Al igual que en el álbum Impuesto de fe, grabado en vivo en México, su serie de shows en la avenida Corrientes fue una suerte de repaso de su propia carrera con la deconstrucción como hilo conductor. Y aunque “la respuesta varía entre canción y canción, aunque el folk siempre se mantiene como norte, lo que se vio en el Ópera estuvo lejos de ser un unplugged a la usanza clásica, sino un experimento sonoro en donde todo fue válido, como impulsar una versión de “Deléctrico” que pedía pista (de baile) propulsada desde una guitarra acústica.

Créditos fotográficos: archivo Silencio (The Rolling Stones, P.i.L.), Cecilia Salas (Babasónicos, El Mató, Iggy Pop, Kraftwerk, Wilco), Daniela Amdan (Eminem, Los Auténticos Decadentes, Rammstein).