11/08/2016

The Offspring: "Arriba de un escenario siempre nos hacemos notar"

Antes de su regreso a la Argentina, Noodles cuenta por qué después de 30 años de carrera todavía quiere tocar la guitarra todo el día.

Prensa

A mitad de los 90, en Estados Unidos el punk se convirtió en mainstream gracias a la aparición de Green Day y The Offspring. Los californianos de Huntington Beach lograron fusionar buena actitud en vivo con una inagotable cantidad de hits: “Come Out And Play”, “Self Esteem”, “Gotta Get Away”, “Pretty Fly (For A White Guy)”, “The Kids Aren’t Alright”, “Original Prankster” y “Hit That”. Casi ningún otro grupo en su estilo ha conseguido semejante número de éxitos que hayan trepado a la cima de los charts de todo el planeta. Buen combustible para que la banda nunca haya dejado de salir de gira. Y en pocos días, The Offspring volverá a Buenos Aires: el próximo 6 de septiembre será parte del Rockout, un festival de neto corte punk, donde compartirá cartel junto a Dead Kennedys, Anti-Flag y Lash Out.

Junto al cantante Dexter Holland y el bajista Greg K, el guitarrista Noodles cumple más de tres décadas con el grupo que por cuarta vez pisará suelo porteño. La primera, en plena gira de presentación del disco Ixnay On The Hombre, fue un tanto accidentada: aunque estaba programada para el microestadio de Velez Sarsfield, apenas un día antes se cambió de lugar por Autopista Center, casi un estacionamiento maquillado sobre la hora en espacio para recitales. Con dos grandes columnas que sostenían ese tramo de la autopista Perito Moreno, los que allí estuvieron, recuerdan la insoportable humedad que reinó en el debut porteño de The Offspring.

Pero para Noodles hubo otra "humedad" más preocupante: “¡Todos nos escupían esa noche! La verdad es que nunca habíamos experimentado algo así antes. Fue bastante desagradable y la verdad es que me enfermé después de eso. Se ve que alguien me mandó una escupida con virus o algo así. De todas maneras, fue un gran show, muy energético. El público argentino es sorprendente y loco como ninguna otra parte del mundo. Después de ese show nos dimos cuenta que teníamos que poner ventiladores hacia el público para que cada vez que nos escupan les vuelva!”

Aún me siento más como un joven fan del punk que como un modelo al que alguno pueda seguir.

Con más de 30 años de carrera con The Offspring, ¿cuáles consideras que fueron los principales logros de la banda?
¡Uy, dios! Sin dudas, nuestro tercer disco, Smash, cambió nuestras vidas... pero creo que lo mejor que tenemos es que nos hacemos notar. Cuando nos preparamos para un show, ensayamos y nos focalizamos mucho en lo que tenemos que hacer arriba de un escenario. Inclusive en nuestros primeros años, cuando casi nadie sabíamos quienes éramos, giramos por Estados Unidos dos veces, fuimos a Europa una y siempre con el objetivo de dar lo mejor. Y nos hacíamos notar. Esa es una de nuestras mejores cualidades.

Desde “Come Out And Play” sobre la violencia escolar hasta “Pretty Fly (For A White Guy)” acerca de los fingen ser lo que no son, en sus letras The Offspring mostró preocupación por lo que sucede en la sociedad. ¿Qué los preocupa en la actualidad?
Uf, hay muchísimo por qué preocuparse en estos días. Todavía hay guerras, la gente no le presta atención al prójimo… En mi país están todos muy divididos. Tengo la sensación de que nunca estuvimos más divididos, pareciera que es imposible juntarse en ciertos asuntos, y es triste y muy frustrante. También tenemos con que divertirnos y ahí está el ejemplo de Donald Trump. ¡Mucho de qué preocuparse y mucho con que divertirse! El tipo es hilarante y perturbador al mismo tiempo.

A esta altura Trump no parece estar tan lejos de ser el nuevo presidente. ¿Qué sensaciones tenes acerca de las próximas elecciones en Estados Unidos?
Sobre Trump te respondo por mí y no en nombre de la banda. Creo que es un bochorno que el tipo sea representante de uno de los partidos mayoritarios de este país. No solo un bochorno para ese partido sino para todo Estados Unidos que Donald Trump pueda ser elegido presidente. Es realmente humillante.

Cuándo un músico te reconoce como una de sus influencias, ¿te sentís halagado o un poco viejo?
Siempre es halagador escuchar algo así y tampoco es para tomarlo muy seriamente. Inclusive es algo que todavía me pasa a mí eso de conocer grupos que nosotros mismos admirábamos. Hoy puedo decir, por ejemplo, que soy amigo de The Dickies y tengo una gran relación con Stan (Lee, guitarrista), que es uno de mis músicos favoritos. Aún me siento más como un joven fan del punk que como un modelo al que alguno pueda seguir.

¿Y de los músicos que te reconocieron ser fans de The Offspring, quien fue el menos te esperabas?
Hace poco hicimos un show con Five Finger Death Punch y el cantante se nos acercó, dijo que le gustaba la banda, que admiraba mucho la voz de Dexter y su manera de cantar. No la esperábamos, fue muy amable y lindo escuchar esos halagos.

En su carrera, The Offspring ha cosechado una considerable cantidad de hits. ¿Cuáles son tus favoritos para tocar en vivo?
Ahora te puedo nombrar como ejemplo a “Self Esteem”, que venimos tocando hace más de 20 años y siempre provoca que la gente salte y reaccione muy bien. “The Kids Aren’t Alright” es otro de los hits que disfruto tocar. La intro es un poco más complicada, tiene su solo y es más seria. “Self Esteem” es la divertida y “The Kids…” tiene una onda mucho más seria. Conozco a toda la gente del barrio en la que pensaba Dexter cuando escribió esa canción.

Hace poco grabaron el tema para la cuarta secuela de Sharknado
(Interrumpe) ¡Sí! No sé si en la Argentina están muy al tanto de lo que es Sharknado, una película muy ridícula hecha para televisión, pero también muy divertida. Dexter y yo queríamos participar de alguna manera, entonces para la cuarta secuela hicimos esta canción, que en realidad es una reversión del tema “Gigantor” que hizo The Dickies en los 80, sobre el dibujo animado.

El video con formato de karaoke con el tiburón diminuto guiando la letra es hilarante.
¡Gracias, pero le cortaron la parte de mi solo! (Risas) Fue lo único que le cortaron, ¡un gran solo! En realidad, es casi un homenaje al solo que hizo mi amigo Stan Lee en la versión original.

Alcanzaron el éxito desde un sello independiente, luego firmaron con una multinacional y hoy ya pueden editar discos otra vez por su cuenta. En estos días del streaming, ¿crees que tiene sentido seguir editando discos físicos?
Creo que sí, de hecho queremos hacerlo. Por ejemplo, hasta ahora hemos editado una nueva canción, “Coming for You”, con “Sharknado” que seguramente estará en el disco. Serían dos y ninguna tiene edición física, ni siquiera un pendrive. Simplemente están ahí en internet. Desde que salió “Coming For You” en enero del año pasado, no hay copias físicas de ningún tipo y es medio raro para nosotros, pero así es el mundo hoy. Mientras, seguimos trabajando para editar un disco completo, y tendrá su CD y ojalá también su vinilo. De todas maneras, aún estamos trabajando en los temas.

¿Planean editarlo este año?
A esta altura ya me parece que será algo que se concrete recién al año que viene. Quizá lo tengamos listo para fines de 2016, pero la edición será para 2017. El año pasado fue “Coming For You”, acaba de salir “Sharknado” y es muy probable que saquemos otro tema nuevo en lo que queda del año.