14/02/2021

Sleaford Mods: "Hacer música nos ayuda a canalizar la frustración"

Poder, minimalismo y conciencia de clase.

Gentileza
Sleaford Mods

Sobre el escenario hay una laptop arriba de un par de cajones, y dos tipos cincuentones flacos y altos. Uno, de barba y gorrita, se limitó a apretar play y ahora, con las manos en los bolsillos, se mece siguiendo el ritmo. El otro, con el pelo bien corto y unos días sin afeitarse, tiene un micrófono por el que escupe letras filosas mientras gesticula y se mueve como si un corset invisible estuviera apretándolo. Y eso es todo. Y eso es TODO. Porque se trata de Sleaford Mods, el dúo inglés que le dice a sus compatriotas lo que la mayoría de sus colegas prefieren mirar de costado o usar sólo para sus fotos de prensa.

Desempleo, políticos corruptos, los privilegios de unos pocos y las calles jodidas para el resto: con una mirada con profunda conciencia de clase, el vocalista Jason Williamson pone el dedo en las muchas llagas de una sociedad adormecida por la serie on demand de la semana. Eso, sobre las bases de electro postpunk minimalista que le propone el DJ Andrew Fearn, el otro integrante de Sleaford Mods (que no son de Sleaford sino de Nottingham y nada que ver con m-m-my generation...). "Nuestra música es la combinación entre nuestras personalidades", dice Williamson a través del Zoom. "Trabajo con cualquier cosa que me entregue Andrew. Es realmente interesante ver con qué va a salir a continuación porque siempre es muy sorprendente. La onda de la música muchas veces me genera agresión y ganas de escribir. Siempre estoy esperando que llegue ese desafío de hacer que su música funcione para mí".

Funciona para Williamson y funciona para los oyentes, porque Spare Ribs, el flamante sexto álbum de Sleaford Mods, amplió la base de fans del dúo. Y no es difícil entender los motivos: sin abandonar su sonido espartano (generalmente compuesto por beats de grime programados y un bajo energizante), Fearn agregó guitarras desvencijadas o tecladitos mínimos aquí y allá, el vocalista se preocupó por la melodía y hasta hay dos cantantes invitadas. "Queremos avanzar y ser más grandes como banda, pero al mismo tiempo no queremos hacer concesiones ni hacer cosas que no haríamos normalmente. Es importante impulsar el sonido de la banda en el sentido que nosotros queremos. Creo que con este álbum funcionó y eso nos hizo darnos cuenta de que debemos seguir empujando".

Fuimos construyendo una reputación de a poco e hizo falta este álbum para que eso desbordara, para que más gente se acercara. Estábamos como en el inconsciente de las personas, y como estas canciones son más poderosas, nos llevaron a un primer plano en su percepción.

¿Esa fue su estrategia desde el comienzo? Porque no es fácil crecer sin hacer concesiones.
No lo es, tenés razón. La única concesión que hice fue abandonar el alcohol y las drogas. Y eso realmente ha dado frutos: creo que estamos más enfocados, aunque no sé si fue necesariamente por eso. Pero hemos sido capaces de seguir adelante porque sabemos lo que tenemos que hacer como banda.

En una entrevista dijiste que querían encarar la composición de un modo nuevo. ¿Cómo se logra eso sin perder la personalidad de la banda?
Nosotros somos fieles a nosotros mismos, simplemente hacemos lo que queremos. Y a veces eso significa no preocuparse por si algo va a ser un éxito o no: simplemente lo hacemos. Realmente no me di cuenta de que este disco iba a significar tanto para tanta gente... Sabía que era bueno y que era un avance respecto al anterior, pero estaba seguro de que era business as usual. Y ha explotado... Este disco parece haber capturado la imaginación de mucha gente y eso me hizo darme cuenta de que muchas veces uno simplemente sigue adelante pensando que nada cambia nunca, pero de hecho sí sucedió. Es sólo que vos estuviste en un estado de no desviarte de lo que querés hacer.

¿Por qué creés que sucedió con este disco en particular? ¿Es sólo cuestión de lo bueno que es Spare Ribs o tiene que ver con el timing?
Creo que es una mezcla de ambas cosas: las canciones son buenas y capturaron un estado de ánimo de este tiempo. Mucha más gente está en su casa, entonces quizás eso hizo que buscaran más cosas, no sé... Creo que nosotros fuimos construyendo una reputación de a poco e hizo falta este álbum para que eso desbordara, para que más gente se acercara. Estábamos como en el inconsciente de las personas, y como estas canciones son más poderosas, nos llevaron a un primer plano en su percepción. Pero tampoco se puede minimizar el hecho de que la pandemia haya tenido algo que ver en esto, seguramente pasó algo de eso.

Ya que mencionás la pandemia: algunas de las canciones reflejan el comienzo del aislamiento. ¿Cambió tu punto de vista más tarde respecto a la situación?
No demasiado, la verdad. Todavía me siento muy frustrado, confundido, atemorizado y enojado con esto. Es muy antinatural estar en tu casa todo el tiempo. Estás encerrado en tu casa... Y es aburrido, además. Entonces, todos estos sentimientos son iguales a los que tenía cuando hicimos el disco.

¿Creés que se podrá volver a hacer las cosas como antes?
No lo sé. Quizá sí, hasta cierto punto. Creo que la gente ahora sí va a empezar a pensar en la salud del planeta. Me parece que sí habrá un retorno a la normalidad, pero también habrá factores importantísimos que le pondrá un alto al modo en que vivimos.

Al principio de la pandemia la noticia era que los canales de Venecia estaban más claros, pero ahora quieren cobrar más caras las vacunas y demás. El capitalismo tal como se lo conocía no ha cambiado demasiado...
No, no, ¡de ningún fucking modo! Es peor que antes y creo que incluso va a empeorar. No sé cuánto más vamos a tener que soportar, pero estoy convencido de que va a empeorar. No puede ser de otro modo. No es que la gente milagrosamente va a decir "No sé qué estuve haciendo con todo este dinero"... Va a querer seguir agarrada a ese dinero. Así que todo va a empeorar en algunos aspectos.

En tus canciones siempre reflejaste partes de la sociedad. ¿En algún momento te hubiera gustado componer otra clase de temas?
Sí, por supuesto. Y tratamos de hacerlo con Spare Ribs, de desarrollar constantemente la producción y el sonido, y de crecer con lo que yo hago como vocalista. Creo que eso se nota cada vez más. Con respecto al contenido de las letras, en Spare Ribs hablé sobre mi infancia ("Mork n Mindy") y cosas así: eso es diferente, aunque en general hablo de lo de siempre. Pero todo cambia todo el tiempo, así que eso va a llegar, definitivamente.

Lo que suele pasar con los artistas con conciencia de clase que expresan su punto de vista sobre la sociedad es que terminan componiendo como si estuvieran leyendo el diario. ¿Cómo evitás eso?
Porque vi bandas de ese tipo y pensé "no quiero hacer esto". Así que aprendí de los errores de otros, digamos. Al mismo tiempo, tenés que estar constantemente alerta porque podés caer en eso en cualquier momento. Tenés que revisar lo que hacés, medio que entrevistarte a vos mismo todo el tiempo. Creo que hasta ahora estamos bien.

Tus canciones funcionan en otros países y otras circunstancias, así que sí, están bien.
Creo que eso pasó por accidente, nunca hicimos un esfuerzo consciente para ser más "globales". Lo que sucede es que si no mencionás a gente específica cuando hablás de un incidente o una crisis política en particular... las crisis en Inglaterra son iguales a las de tu país o a las de otros lugares. Todas son muy parecidas, ¿no?

En una entrevista dijiste "No somos simplemente tipos enojados, nos metimos en esto para hacer música". ¿La música te ayuda a canalizar ese enojo? ¿Eso te permite vivir menos enojado el día a día?
Sí, te ayuda a exorcizar la frustración del día a día, pero después empezás a pensar por qué escribiste esa canción, por qué dijiste eso. Entonces, estás constantemente reevaluándote. Y creo que está bien, es una suerte de terapia en algún sentido.

¿Hacés terapia?
Hice durante unos dos años, me ayudó mucho. En ese momento dejé el alcohol, también, así que eso ayudó. Con la terapia pude liberarme de muchas de las preguntas sin respuesta.

Spare Ribs es el primer disco de Sleaford Mods en el que hay invitades. ¿Por qué decidieron hacerlo y cómo eligieron a las artistas que participan?
Lo hicimos porque somos muy fans de Billy Nomates (que canta en "Mork n Mindy") y Amy Taylor ("Nudge It"), amamos el modo en el que usan sus voces. Billy Nomates es una gran compositora, performer y cantante... Pensamos que sus voces conectaban con la música que hacemos y además sentimos que las colaboraciones serían un modo de impulsar nuestras técnicas de producción. Para mí, las que están ellas son las dos mejores canciones del disco.

No siguieron la norma del "feat" que impone la industria hoy, entonces.
No es lo que hicimos nosotros, pero si elegís hacer música de esa manera, todo bien. Si funciona, funciona. Puede ser un modo efectivo de trabajar con otra gente, pero me parece que es un exceso hacerlo en todas las canciones. En esos casos se pone un poco repetitivo, confuso y aburrido.

Aunque ustedes tienen mucha influencia del hip hop, nunca trataron de sonar como los raperos estadounidenses.
Es que sonaría estúpido, no se puede hacer algo así. Tenés que hacerlo con tu propia voz y descubrir el modo en que tu propio acento funciona con las influencias y la inspiración que tenés. Y se puede hacer, sólo que tenés que trabajar un poco más para lograrlo.

¿Hay una conexión entre eso y los artistas a los que definiste como "turistas de clase" en "Nudge It"? Porque no podés sonar como si fueras de Compton...
Hasta cierto punto, sí, pero en realidad en Inglaterra el "turismo de clase" tiene que ver con artistas que se sacan fotos o hacen videos en áreas que podrían ser similares a Compton cuando no necesariamente salieron de ahí. Para mí es ése el problema, porque de hecho ese es el caso.

¿Y la gente no se da cuenta de quién es real y quién no?
Creo que a la gente no le importa la mayor parte del tiempo. El oyente de música promedio no se preocupa por los detalles, no le importa si es real o no. Si les suena bien, lo escuchan. Es muy triste pero, ¿qué se puede hacer? Solamente insistir e insistir...