30/06/2016

Sergio Rotman: "No quería que El Siempreterno se terminara"

El cantante habla de la sobrevida del quinteto, de su rol en Mimi Maura y de por qué se bajó de la gira de Los Fabulosos Cadillacs.

Cienfuegos

"Vinimos a Buenos Aires porque es la capital mundial del rock and roll y lo que nosotros hacemos es eso, entonces está bueno que estemos acá", dice Sergio Rotman y es casi una declaración de principios. El cantante, guitarrista y saxofonista regresó después de varios años en Puerto Rico, la tierra natal de su esposa Mimi Maura, y ambos están listos para darle una segunda vida a El Siempreterno. El quinteto dio lo que se suponía su último show en octubre del año pasado: el guitarrista Ariel Sanzo les había anunciado a sus compañeros que quería concentrarse en Pez. Pero mientras mezclaban la grabación del concierto -que acaba de ser editada bajo el título 5 años en 5 segundos-, Rotman sintió que no estaba todo dicho para el grupo. Y fue el propio Sanzo quien sugirió a su reemplazante: Hernán Espejo, líder de Compañero Asma.

Rotman, además, se bajó de la gira de Los Fabulosos Cadillacs, se corrió de la flamante formación acústica de Mimi Maura y volvió a tocar con Los Sedantes. De todo eso habla en esta entrevista, pero en especial del entusiasmo que le genera que El Siempreterno tenga una sobrevida. La nueva formación del grupo post punk -que completan Álvaro "Ruso" Sánchez en bajo y Fernando Ricciardi en batería- volverá al escenario de Niceto el sábado 2 de julio. "Hernán resolvió perfectamente las canciones", afirma. "Su audio es diferente, porque Ariel tiene un sonido más clásico, con Neil Young a la cabeza a la hora de rockear. Hernán es un guitarrista más moderno, en el sentido de que es hasta más punky, si se quiere. Entonces, el grupo está virando su sonido ahora: no tenemos tantos ensayos ni nada, así que vamos a crecer en público, como decía Lou Reed".

No participé en el disco de los Cadillacs, entonces me pareció que no era muy justo ni siquiera hacia la banda que yo estuviera en la gira.

¿Por qué decidieron seguir adelante con El Siempreterno si la idea original era separarse tras la salida de Ariel?
Yo había empezado a separar la banda, porque el hecho de que no estuviera Ariel a mí me hacía mucho ruido, porque él había sido quien había "decidido" que el grupo existía: él fue el factotum. Y además, semejante guitarrista... Porque Ariel no es solamente un guitarrista genial, sino que además es un tipo muy especial: es medio maradoniano, es de esa gente que con muy poco logra que las cosas sucedan. Cuando nos juntamos a mezclar el disco, me entró esa cosa de frustración de dejar proyectos por la mitad. Y no es por el proyecto en sí, sino por la música: esas canciones no iban a volver a tocarse más. Lo que pasó con Cienfuegos al día de hoy me da una pena bárbara, porque es un grupo que la gente hubiese seguido escuchando y compartiendo. Hay tres discos completos que no los toca nadie y me da pena que los grupos queden así. Y al repertorio de El Siempreterno le tengo un especial cariño, me parece que está bien hecho, son buenas canciones. Entonces, no quería que esos temas quedaran ahí y que nadie más los tocara. Como estamos componiendo mucho, volví a hablar con Ariel mientras mezclábamos ese disco y él me dijo: "Boludo, sigan tocando. ¿Por qué no tocan con Pichu?" Para mí fue sorprendente, porque no lo conocía tanto. Pero Hernán es un guitarrista hecho y derecho, es un pibe que conoce muchos estilos de música y los ejecuta. Es genial que él toque con Compañero Asma y Bandera de Niebla, que son exactamente las dos puntas del indie rock. Y ahí vamos... La verdad es que el grupo suena muy bien, hay que ver hasta donde llegamos.

Dijiste que estás componiendo mucho. ¿Habrá nuevo disco de estudio?
No, no creo que por ahora haga otro disco de estudio de El Siempreterno, porque debo aprender que no tengo que meter a otros en la vorágine artística en la que me meto yo. Encima, yo lo hago y las cosas salen, porque tengo la suerte de ser bastante concreto y expeditivo. Pero no tomaría una decisión así ahora porque sería subirme al tren de la locura, al que yo me subo porque es mi tren, pero no es muy justo para los demás. Además, hay canciones que no hemos tocado casi nunca, porque hicimos solamente 28 shows de tres discos, así que tenemos que tocar este repertorio.

¿Y eso que estás componiendo?
No lo sé... Creo que a fines de agosto va a haber un nuevo show de Los Sedantes, banda en la que tenemos un músico muy importante para reemplazar nada menos que a (el fallecido) Horacio "Gamexane" Villafañe. Ahora ingresó Saúl Díaz de Vivar, que fue el compositor de casi todo el disco de Los Pillos. La guitarra la grabó Alejandro Fiori porque Saúl discutió con Adrián (Yanzón), que ahora inventó que Los Pillos eran Fiori, (Martín) Aloé, él y (Pablo) Esau... Si Esau estuviera vivo, le pegaría un cachetazo y le diría "dejá de mentirte". No creo que lo haga a propósito, es porque está totalmente pirado. Pero Saúl era el guitarrista original de Los Pillos y compuso la mayoría de los temas. Por algún motivo, Adrián se encargó de borrarnos a Saúl y a mí de la historia de Los Pillos. Yo tuve una relación mucho menor, porque me echaron del grupo bastante antes. En aquellos tiempos pasaban muchas cosas muy rápido... Cuando me echaron, no me quejé mucho porque posiblemente lo que hacía no era tan digno musicalmente: yo recién daba mis primeros pasos como saxofonista... y después no di muchos más (risas). Además, claramente no necesitaban un saxofonista, a menos que fuera Andy McKay. Pero Saúl es un tipo muy importante, porque fue el compositor de las canciones. Y ahora es el guitarrista de Los Sedantes.

¿Y qué hizo él durante todos estos años?
Después de eso, él se fue a Europa un tiempo y luego se recluyó en un pueblo en medio de la montaña, sin luz, cerca de San Martín de Los Andes. Hacía un tiempo que nos escribíamos... Y un día, estábamos cenando con Mimi, y ella me dijo: "Che, ¿por qué no pensamos en este amigo tuyo del que me contaste?" Le contesté que hacía 28 años que no lo veía, que no sabía qué rapport podíamos tener, pero después del segundo vino le escribí (risas). Hacía 15 años que él no venía a Buenos Aires... Lo fui a buscar a Retiro, se quedó un mes en mi casa, y el año pasado hicimos dos shows. Y ahora vamos a sacar un EP, creo que digital, con tres canciones, y una es de Saúl. Así que la parte grupal de la composición se la están llevando Los Sedantes.

¿Y tu rol en Mimi Maura? ¿Sos parte de la banda o invitado?
Es raro lo que pasó... En 2015, tenía una banda en crecimiento como El Siempreterno, Mimi Maura estaba muy bien, con los Cadillacs estábamos grabando lo que suponía que iba a ser el gran disco de regreso, que para mí era una situación soñada... y de repente me encontré con que todo había terminado. Con Mimi Maura, después de los shows del año pasado, decidimos con la banda que ya estaba, que habíamos llevado a su máxima expresión ese experimento de reggae y ska mixturado con boleros y canción caribeña. Sacamos un disco en vivo y para mí era un poco el cierre de una etapa. Lo cual no quiere decir que no volvamos a tocar con la misma banda... pero íbamos muy en piloto automático. Ése es un problema muy grande para los grupos hoy en día, porque al perderse el riesgo del rock and roll, una de las cosas psicológicas que les pasa a los grupos es que se estancan mucho más rápido que antes. Y eso pasaba un poco con la banda de Mimi Maura, entonces nos pareció que era momento de hacer otra cosa.

¿Entonces surgió el proyecto acústico?
Mimi siempre me decía que iba a hacerlo dentro de muchos años, pero me pareció que era un buen momento para que el nombre de la artista pudiera exponerse en una forma cruda y descarnada. Y como Mimi tiene esa capacidad de hacer que todo suene bien, me pareció una buena idea que grabáramos un set acústico. Alvaro Villagra nos invitó a su estudio y en una tarde grabamos diez temas. Es una belleza ese disco (Vencer o morir) ... y Mimi es la mejor cantante que escuché en mi vida, por lejos. Esta formación, además, le permite a Mimi salir de gira, algo que era muy difícil con la banda grande porque éramos 16 personas. Y en ese show trato de no estar, que sea Mimi sola, pero voy como invitado. Decidimos grabar "Siguiendo la Luna", que para mí fue... aceptar que esa canción la compuse yo (risas). Y Mimi la llevó a otro nivel. Pero bueno, de estar en una situación estable y controlada, a los seis meses me encontré con que no toco más en los Cadillacs, por ejemplo.

Pero te fuiste vos...
Me parece que mi decisión fue la más sana que podía tomar. Si en el disco no estoy... ¿qué iba a hacer? Está todo bien, no estoy peleado con los muchachos ni nada, y sé que volveré algún día. Me sorprendió mucho que en el especial de La Nación se hablara de mí como un ítem tan importante... Sí, creo que soy importante en la historia de los Cadillacs, pero me sorprendió incluso que se me "quisiera" tanto, que Gaby y Flavio dedicaran un tiempo largo para hablar sobre mi deserción. Y de las cosas que dijeron, bueno, no es la vez número 30 que me voy (risas). En realidad, es la segunda... La vez que me fui después del primer demo, me fui un día y medio. No me gustó el demo, entonces me fui. Pero no me gustó porque estaba recontra loco, tomaba drogas sin parar. Después me fui otra vez en el 91, en la época de la hiperinflación, porque literalmente no había shows. Me fui a probar suerte a Ibiza con Gigio, a ver si me unía a la legión de (Roberto) Pettinatto, (Willy) Crook, Aloé y (Guillermo) Piccolini, pero a los dos meses sentí que las cosas no habían terminado con los Cadillacs y volví. En esos dos meses no hubo ningún show, sólo el video de “Sopa de caracol”, por eso no aparezco. Y después me fui en el 97, que lo hice para que la banda no implosionara en ese momento... y terminó implosionando tres años después.

¿Y ahora?
Esta vez no participé en el disco, entonces me pareció que no era muy justo ni siquiera hacia la banda que yo estuviera ahí. Una cosa que dijo Flavio es que a mí no me gusta tocar el saxofón. Y no es así, lo que sucede es que no me gusta solamente tocar el saxofón. Entonces, cuando terminaron el disco, pensé: "Loco, 17 años esperando y no puedo tener un tema en la fucking ópera fucking rock". Hasta a John Entwistle le dieron un tema en la fucking Tommy, que los parió (risas). Pero me parece que ellos necesitaban hacer el disco solos. Ese tipo de personas necesitan confirmar con actos las cosas; yo soy distinto: voy, te digo las cosas en la cara y punto. Pero bueno, ellos no son como yo, necesitaban hacer el disco así y me parece bien. La verdad es que el disco (La salvación de Solo y Juan) me encanta, no tengo nada malo para decir al respecto. No tengo ninguna duda de que podría haber aportado canciones, ideas y arreglos. Pero, entonces, me parece lo más lógico que no vaya a la gira. No es que yo estaba reclamando algo que no tenía, que quería componer todas las canciones o algo así. Compuse 18 canciones para los Cadillacs: en 14 discos, no está mal, es un “harrisonismo”, por así decirlo. Volveré algún día, cuando pueda estar en la parte creativa del grupo...

Ellos hablaron de octubre.
No me lo informaron de esa forma (se ríe). Pero si fuera en octubre, ¿por qué no iba a estar en mayo? No sé, posiblemente el año que viene... En octubre tengo shows, tengo que ir a tocar a lugares horribles y pequeños de Buenos Aires (risas).

"Noches románticas en sótanos húmedos", como dice la canción.
Realmente, no he hablado con Gaby y con Flavio. No estoy enojado, estoy triste porque me hubiera encantado participar. Y la forma que tengo de combatir esa tristeza es no ir a la gira. Creo que hace falta un poco de tiempo...