06/02/2020

Rosario Ortega: "Nunca me interesó ser una popstar"

Del folk al neo soul, con escala en Charly García.

Rosario Ortega

Si la carrera de Rosario Ortega fuese analizada exclusivamente a partir del material publicado en Spotify, sería fácil pensar que no se mantuvo muy activa desde su disco debut (Viento y sombra, de 2012) y su single más reciente ("Otro lado", enero de 2020). Pero lo cierto es que en todo ese tiempo fue parte de Entre Ríos, de Meteoros y, nada menos, la parteneire vocal de Charly García durante seis años.

Y aunque puede haber dejado de lado su carrera solista en ese período, lo cierto es que le sirvió para retomar a partir de sus convicciones. "No es que no hice temas; por ahí sí los hice pero dije 'No sé si es lo que quiero sacar'", cuenta Rosario Ortega. "Aprendí que no hay que cajonear mucho, pero sí sacar cosas que a uno le guste el resultado. Y eso no es fácil. A veces estás listo en un determinado momento que no es el ideal, pero hay que respetar los procesos de cada uno".

Mucho más cerca del neo soul y la música urbana que del indie folk de aquel disco debut, "Otro lado", en colaboración con Caloncho, muestra otra cara de la cantante, aunque fiel a la música que consume desde chica. "Es lo que escucho desde que tengo 12 años. En el primer disco se vio la influencia de la música folk combinada con la música pop y ahora se ve más el soul mezclado con el pop... me gustan muchos tipos de música, pero siempre está el pop ahí", afirma Rosario Ortega.

Lo que me sorprende de Charly es que no tenga ningún otro tipo de interés en nada, su vida no es más que eso: grabar música, escuchar música y hablar de música. Nunca vi a nadie que respire música de esa manera.

¿Por qué decidiste ir por ese lado en esta etapa de tu carrera? 
Es el sonido que me interesa ahora, ese neosoul que decís. Me parece que no se puede imitar a una cantante afroamericana porque nunca vamos a serlo, nunca vamos a ser negros. Lo más genuino es agarrar las cosas que te influyeron y llevarlas más a vos. No me interesa tomar todos los condimentos del género y tratar de hacer soul. Me gusta la mezcla.

En el tema usás la frase "Quiero estar entre tus cosas", que es de Melero ¿fue pensada la cita?
Sí, me salió la frase y me di cuenta de que la escribí porque la tenía en el inconsciente. Y entonces todavía más quise ponerla, porque es una canción que me encanta.

Incluso de una manera no convencional, Melero hace música pop. Siempre se mantiene ese sonido y esa idea en vos.
No lo elijo tanto, pero está. Puede ser por mi voz... El pop mezcló un montón de cosas que me gustan, entonces es como una matriz. Melero es pop, Cerati es pop. Pop con rock. Charly tiene canciones pop, también. Bowie es pop, Billie Eilish es pop. Y también tienen condimentos rockeros en la profundidad de las letras, algunos instrumentos y sonidos... Por eso también es hora de ampliar un poco el rock y saber que lo lindo son las mezclas. Está bueno que en Cosquín haya trap, por ejemplo. Si siempre van a estar las bandas legendarias del rock...

¿Sentís que la ley de cupo femenino también va a modificar el mapa de festivales?
Es el puntapié para que no se necesite una ley, para que sea totalmente natural. Si tiene que aparecer una ley, es porque hay una desigualdad. El avance real se va a ver cuando se haya superado y nos acordemos de que tuvo que haber una ley. Ahora está bueno porque hasta para una yo nací viendo y escuchando música de hombres entonces es un cambio también para una. Tanto es así que sigue siendo raro ver a muchas mujeres, es casi una excentricidad, pero está buenísimo que pase. Una dice que el hombre se tiene que deconstruir, pero la mujer también tenemos una cuota machista de la que nos cuesta despojarnos. Ojalá se naturalice y ni tenga que estar la ley.

La música que estás haciendo ahora puede entrar tranquilamente en la avanzada de la música urbana. ¿Te ves metida en ese universo?
No sé. Hay cosas de ese universo que me gustan y cosas que no, no me gusta todo el trap. Muchos ponen una base de trap y creen que con eso ya está bien, pero tiene peso lo que decís y cómo lo decís. Hay cosas que no están buenas porque se nota que quieren pegarla, se meten en ese universo para tener views en YouTube. Eso se nota, igual que cuando a un artista le sale algo genuino o que tiene talento. Pero sí me gusta verme dentro de un nuevo sonido de la música argentina.

También hubo un cambio en al dinámica a la hora de publicar material, ¿sentís que sacar temas sueltos te va a ayudar a no cajonear tanto?
Es verdad, pero no empezó hace tanto tiempo. Hace cinco años se pensaba en terminar un disco. Por ahí trataba de tener todas las canciones antes de sacarlas y no estaba contenta con el resultado final de lo que quise mostrar en ese momento. Creo que no estaba lista yo, de alguna manera. También, uno se puede perder un poco en el medio. "No, bueno, tengo que salir de gira con Charly"... Lo vas poniendo como una excusa para no afrontar tu carrera. Pero en un momento... ya toqué un montón con Charly, ya no quiero estar en ninguna banda pese a que me encantó estar en Meteoros. Creo que si me llama alguien para hacer otra cosa no lo agarraría, quiero llevar la bandera de lo que haga. Si formo una banda, quiero hacerlo desde el principio. Me cansé un poco de picotear en todos lados.

¿Qué aprendiste y te llevaste en todo este tiempo que hiciste otras cosas?
Creo que eso no se explica bien... No sé qué pasa internamente, pero algo te pasa que te hace decir "Bueno, hasta acá". Ya está, ya lo viví, ya lo probé. Grabé un disco buenísimo con Charly, no solamente canté en vivo. ¿Qué más puedo hacer? Ya está, no puedo explorar mucho más. Entonces, tengo que hacer lo otro. También conocí gente que me inspiró a trabajar con diferentes músicos, a crecer, a leer, vivir cosas... De repente, estoy lista. Tengo un grupo de contención a mi alrededor, gente que me está impulsando. Y me saqué un poco esa presión que tenía de que habían pasado dos años sin sacar un disco. Por ahí, esa presión termina agobiándote y estresándote más, y terminás sin hacer nada. Creo que es algo que tiene que salir de uno en serio, no por la presión que te pone una discográfica o tu familia. No se pueden apurar esos procesos; si los apurás, los sacás de una manera que no es natural.

¿Esa presión viene de todos lados? Tu apellido, la discográfica, que la gente te ve con Charly... ¿Sentiste cierto agobio?
No llegué al punto de agobiarme, pero empecé a darme cuenta de todo eso. Cuando sentí esa presión, no podía hacer nada con eso. No tenía los temas para sacar... Me cuesta un poco el tema de la constancia, no es que todos los días toco una hora la guitarra. Por ahí tengo temporadas... Lo cual es un defecto, porque está bueno ser disciplinado. Y no lo soy mucho... Ahora estoy tratando de cambiar eso un poco. No sé, tuve esa presión, pero no podía hacer nada con ella. En un punto, creo que hasta puede ser mala, porque en lugar de empujarte para adelante, te encierra.

Te genera miedos por las expectativas.
Claro. Entonces, no hay que ir por el lado de la presión. Más que presionar a alguien, hay que inspirarlo. Y yo encontré la gente que me inspiró.

Rosario Ortega

¿Qué fue lo que más te sorprendió de ver de cerca a Charly en su proceso creativo?
De él lo que me sorprende es que no tenga ningún otro tipo de interés en nada, su vida no es mas que eso: grabar música, escuchar música y hablar de música. Nunca vi a nadie que respire música de esa manera. En el estudio era gracioso porque grababa capas y capas de audio, es obsesivo y ordenado en su desorden. Se necesita alguien al lado que le siga ese tren y que entienda todo eso y que lo acomode. Con las voces era increíble, porque me pedía que cante partes que no sabía y me escribía la letra en el momento. Todo con él es muy genuino es lo anti cuantizado, hay mucha alma en todo. No se da cuenta del tiempo, va al estudio sin saber cuándo va a salir y tiene ese objetivo: la canción.

¿Y en vivo?
En el vivo también pasaba que tenés que saber manejar situaciones, porque ahí son todos problemas los que se presentan. Nada estaba previsto para que suceda y es "Bueno, tengo que ver cómo no me paralizo". Soy muy distraída pero cuando se me presenta un problema me concentro y lo resuelvo. Es convivir con esa personalidad suya. También se generó mucho cariño, es la persona menos distante que conozco y así y todo le puede haber pegado a un tipo. Pero cuando te quiere, te quiere. No tienen ningún tipo de miedo en decir "Te quiero". Y todo eso es conmovedor.

En eso de disciplinarte en el proceso creativo, ¿dónde encontrás mayor placer?
En estar tocando con músicos, en juntarme a hacer música. Sobre todo cuando sale una idea que me entusiasma. Toda la etapa previa a eso es de frustración, de pelearme conmigo misma. También es cuestión de no exigirte tanto: esto me gusta, hasta acá, lo dejo y luego lo sigo. Pero también es la presión que se pone uno mismo, con la vara muy alta: tiene que encantarme.

¿Creés que se viene una etapa más prolífica en tu futuro inmediato?
Ahora quiero terminar el disco para que salga a primera mitad de año, sacar dos adelantos más y el disco. Me gustaría girar por todos lados, tocar y dedicarle el año al disco y sacar el próximo pronto. Quiero ponerme fechas porque sino cuelgo y termina saliendo a fin de año. Al final me discipliné, por suerte, si me pongo en la cabeza otro disco por venir ya el resto tiene fecha de caducidad.

Hablaste mucho de todo lo que cambiaste en este tiempo, ¿qué es eso que se mantiene desde antes de que decidieras ser cantante?
Desde el principio supe que no quería que me den las canciones para que cante. A los 19 se me presentó la posiblidad de grabar un disco pero yo no tenía nada compuesto, así que me parecía que no que no era así mi proceso. Mi sueño nunca fue ser una popstar, siempre lo tuve claro. Ni me lo planteaba, no tiene nada que ver conmigo. Empecé a componer a esa edad y me tomé el tiempo para sacar el disco. Siempre rechacé que un productor me haga las canciones y que me manejen. Mi viejo mismo se creó a si mismo, después alguien le puso "Palito" y todo eso, pero bueno. Me curtí bastante, escucho música desde muy chica, veo cómo son los procesos creativos de la gente y las bandas, soy admiradora de eso. Me divierte la imagen del popstar, fui a ver a Bandana, por supuesto, pero nunca me sentí parte de ese universo, nunca quise ser un producto pop.