05/09/2017

No Te Va Gustar: "No nos desvela tocar en River"

Una fija en el hipódromo.

No Te Va Gustar

Desde que agotaron dos Obras Sanitarias en 2007 de la mano de Todo es tan inflamable y sus hits "Pensar" y "Fuera de control", No Te Va Gustar vive su propia década ganada. La creciente convocatoria que le confirmó cada disco posterior, llevó a Emiliano Brancciari y los suyos a la paulatina reconfiguración como banda de estadios, y a asentar una base de fans que se fidelizó en cada recital y en cada remera. Así, el primer gran grupo post Cromañón vino desde el otro lado del río y las piezas encajaron con total naturalidad.

Diez años después y con el reciente Suenan las alarmas bajo el brazo, disco que los devuelve a su sonido más intenso, No Te Va Gustar se prepara para tachar otro lugar masivo de la lista: el 9 de septiembre tocará en el Hipódromo de Palermo, en lo que será su primer show porteño en lo que va del año. "Estos shows te generan una tensión particular", afirma Gonzalo Castex, percusionista y miembro fundador del grupo. "Por más que ya hayamos hecho shows grandes y que nos encante hacerlos, siempre un poco de miedito hay".

"Muchas cosas las fuimos abandonando hace tiempo y fuimos yendo por otros caminos. Este es el disco con sonido más internacional de todos."

Ya son decididamente una banda de estadios. ¿Cómo fue el paso de adaptar el sonido para ese nuevo contexto?
Emiliano Brancciari: Nos fuimos adaptando, no es algo que haya sido de un día para el otro. Se fue dando a medida que fuimos creciendo en cuanto a público y tocando en lugares con más capacidad, no es que tuvimos que adaptarnos de un momento al otro.
Gonzalo Castex: Tocamos en lugares así, en estadios, pero también seguimos tocando en lugares más chicos, tenés que acostumbrarte. También pasa que en general las bandas de estadios siempre tocan en estadios, pero a nosotros no nos pasa eso; tocamos a veces y después hacemos otros shows más chicos porque nos gusta. Es extraño y difícil después volver a amoldarse. Tenés que reencontrarte con el estadio.

Parece que el único gran estadio que les falta es River. ¿Lo tienen en el radar o ni se lo plantean?
Emiliano: Nos lo planteamos porque fue una opción en algún momento. No se dio por diferencias en el calendario, no nos aseguraban una fecha y para nosotros es muy complejo tener que reprogramar. Pero no, más allá de que esta buenísimo para tocar y tiene el peso de una tradición de conciertos muy grande, no nos desvela tocar en River. Sabemos que haber hecho un show en Costanera para tanta gente como la que toca en River, o haber hecho dos Vélez en la última presentación de un disco, significa lo mismo.
Gonzalo: No es nuestra meta tocar en River. Si se da, será porque tiene que darse, pero no lo vamos a buscar a cualquier precio.

Después de las separaciones de la Bersuit y Los Piojos, el público se identificó de manera casi inmediata con No Te Va Gustar y el proceso pareció el más lógico. ¿Cómo recuerdan eso ahora?
Gonzalo: Sin duda que el hecho de que esas bandas grandes, que tenían años tocando, se hayan separado o dejado de tocar influye en el crecimiento, porque se reparte mucho público de todas esas bandas.
Emiliano: Entramos en un recambio generacional como una banda más y partir de ahí hicimos la nuestra, básicamente. Pero sí, se dieron muchas cosas desde ese recambio hasta hoy.
Gonzalo: Claro, y también pasó que nosotros ya estábamos acá, llegamos a tocar con todas esas bandas, compartimos escenarios, tocamos de teloneros... pasó porque ya veníamos tocando.

¿Y hoy sienten que ustedes influyen en otras bandas? ¿Que hay bandas que quieren sonar como ustedes?
Emiliano: No, desde adentro no. Si sé que obviamente todos nos influye a todos, todo lo que vas escuchando. Así como nosotros somos permeables, lo demás también. Capaz vos tenés una visión más clara del asunto, pero yo desde adentro no lo veo tan claro.

Ya desde la portada y el nombre, Suenan las alarmas anticipa una idea tremendista que luego se confirma en las canciones. ¿Cómo llegaron a ese resultado?
Emiliano: Las canciones fueron compuestas en tiempos de turbulencia y se nota. Son letras intensas e intentamos acompañar con música y audio que tengan esa misma intensidad y urgencia, ya desde el tipo de arreglos. Trabajar con Héctor Castillo nos ayudó a potenciar eso que queríamos, es un cambio de sonido con respecto a lo que veníamos haciendo. Construimos este sonido que es bastante poderoso y acompaña el tipo de letras; sin querer, llegamos a un disco con el concepto bastante cerrado, de unión entre canciones.

Es un disco donde casi no se nota el sonido rioplatense que tanto los caracterizó.
Emiliano: Sí, muchas cosas las fuimos abandonando hace tiempo y fuimos yendo por otros caminos. Este es el disco con sonido más internacional de todos y vuelvo a decirte que eso tiene que ver con Héctor. Una de las canciones más viejas, que se llama "Autodestructivo", no había entrado en discos anteriores porque no le habíamos encontrado el arreglo y lo que propuso él fue sacarla del Río de la Plata: eso fue lo que hizo que la canción nos convenciera a todos y que quedara.

¿Cómo fue contar con Herbert Vianna de invitado?
Emiliano: Un orgullo, Paralamas fue una de nuestras grandes influencias. Cuando empezamos, compartimos escenarios con ellos, son gente muy humilde y repetuosa. Teníamos un disco solo y abrimos el show en 2000 cuando venían a presentar el acústico de MTV; parte de ellos estaban viéndonos desde la primera fila y eso no ocurre siempre, así que me quedó grabado. Y ahora grabar con Herbert, en un tema que le canta a la depresión y a la angustia, pero que también es bastante optimista... él pudo superar y soportó un montón de cosas, de problemas, y pudo seguir tocando, así que es un orgullo enorme que esté.

Hablabas de cantarle a la angustia pero también ser optimista, que es algo que parece la gran marca de estilo en las canciones de No Te Va Gustar.
Emiliano:
Puede ser, pasa que en realidad no me detengo, no sé mirar desde afuera mi forma de escribir. Escribo y trato de que le guste a mis compañeros, pero no sé analizarme.
Gonzalo: Yo sí creo que es una de las características, y que se nota también en que la composición dice una cosa y la música no tiene nada que ver con lo que esta diciendo la letra, eso esta buenísimo. Capaz estás escuchando una canción divertida o con un beat mas bailable, y lo que esta diciendo la letra es muy serio o es una critica o algo no tan alegre.
Martín Gil: Funciona por contraste. Si a una letra profunda o densa le pones una música de similares características, se puede diluir el mensaje o te pone un lugar que se te hace muy pesada la escucha. Cuando la lírica se pone muy fuerte, está bueno que la música te dé un descanso o que te lo haga muy llevadero para caer en la profundidad del mensaje.