30/01/2021

Martin Gore: "Tengo nostalgia del vinilo pero sé que es algo generacional"

Llegando los monos.

Travis Shinn / Gentileza
Martin Gore

Decir que Martin Gore se quedó sin palabras tal vez sea exagerado. Pero en términos artísticos no sería tan incorrecto. The Third Chimpancee, su reciente EP, está compuesto por cinco tracks completamente instrumentales, todos con el nombre de algún mono.

"El concepto apareció recién con 'Mandrill'", cuenta Martin Gore (cantante y tecladista de Depeche Mode, para lxs desprevenidxs). "Manipulamos un sonido y me remitió a un mandril, ahí me cerró que tenía que seguir por ahí". Pero así como "Mandrill" no es el primer tema del EP, tampoco fue el primero que compuso para la entrega. "Howler" (El nombre en inglés para lo que acá se conoce como mono aullador) fue el puntapié inicieal de algo que hasta ese momento no sabía hacia a dónde iba a ir.

"Creo que con Depeche Mode la clave fue que no éramos solamente electrónicos pero allanamos el camino para que la música electrónica llegue a un público rockero".

¿Cómo es para vos trabajar en un disco instrumental desde cero? ¿Cuál es el disparador del proceso creativo?
Estaba trabajando en "Howler" antes de la pandemia. Tenía el demo, era esa sola canción, muy random, que de estructura estaba terminada pero sin ningún concepto. No iba a desecharla pero tampoco sabía bien hacia a dónde iría. Cuando empezó la cuarentena, iba al estudio y trataba de ser productivo todos los días, hacer algo. Pero no me sentía creativo líricamente hablando. Siento que necesito acción en mi vida para escribir y ahora estaba en la misma todo el día, el paisaje era horrible, por eso me enfoqué en los instrumentales. 

¿Y cuando se te apareció la imagen del "Mandrill" se te simplificó seguir?
Me dio la idea de seguir un poco en ese plan. Fue manipular las melodías, crear un sonido medio de mono, y ahí ese me dio el concepto. Fue seguir a partir desde ahí. Es un disco instrumental que dice algo, la pregunta de la evolución está rondando todo el tiempo y más en el contexto de la pandemia.

La famosa pregunta de si verdaderamente somos evolución...
Exacto. ¿Qué tan evolucionados estamos? El contexto ayudó a profundizar esa pregunta, por eso también el arte de tapa es una pintura hecha por un mono [N. del R.: el mono se llama Pockets Warhol y vive en un refugio]. Es seguir ahí, viendo cuál es la línea entre el humano y los monos. Es un mundo loco, lo que hemos vivido en este último año... un clima político muy raro sumado a la pandemia. Creí que podía decir algo desde este lado.

No es la primera vez que hacés un disco instrumental pero sí conceptual. ¿Te ayudó tener ese concepto para armar los temas?
Sí, creo que es la primera vez que llevo tan lejos un concepto. Me gustó todo el trabajo, no sé si lo importante es que el escucha agarre el concepto en su totalidad. Prefiero las interpretaciones. Imaginate que ya pasa eso con las letras, que interpretan otras cosas, totalmente alejadas a lo yo pe pensaba... Y me gusta que sea así, que le den su propio concepto.

Los temas del EP tienen alguna estructura que puede remitir a la canción y también a la pista de baile, pero no termina de apuntar a ninguna de las dos cosas. ¿Cómo los pensaste?
Cuando encarás una composición instrumental es muy distinto, porque en un tema cantado las voces son lo más importante, el foco está ahí y no tenés que perderlo. Acá el foco es el sonido, fijarte cuáles son los mas importantes y saber que no va a entrar una voz. Tenés que captar el poder del tema, el feeling y moverte a partir de ahí. Estos temas no son para bailar, pero hay un groove, ese es el poder, el movimiento.

Habrá que esperar a los remixes, entonces.
Sí, ya hay muchos remixes terminados, van a salir también en vinilo y en CD, aunque no sé si alguien compra CDs (risas). 

¿Te afecta el cambio de formato a la hora de elegir cómo editar y estructurar una obra como este EP?
No pienso en el formato en el que va a ser lanzado, estoy agradecido de que lo saquen en vinilo porque veo el producto terminado y se ve hermoso. El vinilo siempre se ve hermoso, para ser sinceros. Es más grande y mejor... Ver el disco así me encantó. 

¿Te produce algún tipo de nostalgia?
Crecí con vinilos, mi primera experiencia con la música fue con vinilos. Había encontrado los discos de rock and roll en un mueble de mi papá y en casa había una bandeja vieja. Los ponía todo el día. Tengo nostalgia del vinilo pero sé que es generacional, no reniego de los nuevos formatos. Igual, tengo una rockola en casa (risas). Anoche escuché música ahí. Estoy muy con el doo bop de los 50 y algo de los 60. Seguro sonó "I Am The Walrus", todo en ese plan.

Este año se cumplen 40 del primer disco de Depeche Mode. Si mirás en retrospectiva, ¿entendés por qué es una banda tan popular entre el público, la prensa y otros músicos?
Creo que la clave fue que no éramos solamente electrónicos pero allanamos el camino para que la música electrónica llegue a un público rockero. A veces siento que eso es una bendición y a veces una maldición (se ríe). Definitivamente hicimos algo por la música moderna. Es increíble como vuelta el tiempo, nunca creímos que íbamos a pasar la década del 80, y acá estamos (se ríe).