26/11/2015

Los Violadores: "Era ahora o nunca"

Uno, dos, ultra regreso.

Contar la historia de Los Violadores es contar la historia del punk en la Argentina. El recorrido inicia a principios de los 80 con presentaciones en espacios como Le Chevalet, un bistró francés de Barrio Norte que experimentaba fuera de hora con una escena que tomaba forma en el Primer Mundo pero aquí era más under que el under. Un mítico show en la Universidad de Belgrano en julio de 1981, con razzia policial incluida, pone al género en la vista de todos. Con la decadencia de la dictadura llega el primer álbum; dos años después, en plena primavera alfonsinista, el hit "Uno, dos, ultraviolento" (incluido en el disco Y ahora qué pasa, eh?) logra difusión radialHacia finales de la década, la salida del baterista Sergio Gramática es la primera señal de un proceso de quiebre que terminaría en 1992 con la disolución de la banda. Hay dos regresos, en 1995 y 2000, marcados por la casi constante rotación de integrantes.

A casi 30 años de haberse visto las caras por última vez, Stuka, Pil Trafa, el "Polaco" Zelazek y Gramática se sientan a tomar una cerveza con vista a la calle en un bar de Palermo. Dos horas antes, en una entrevista radial, anunciaron oficialmente su reencuentro para una única fecha, el domingo 24 de abril en el Luna Park. El sonido de una jarra de vidrio que cae al piso en el bar dispara la excitación y los empuja a recordar aquellos tiempos primigenios.

Pil Trafa: ¿Ves? Estas cosas pasaban en Le Chevalet.
Stuka: Una jarra, ¿te acordás? Resulta que venía la cana y tocábamos bajito o dejábamos de tocar, porque había tres patrulleros en la puerta. Venían, jodían, se llevaban a cuatro o cinco y se iban. Cuando arrancábamos a tocar de vuelta se armaba una euforia en el lugar que era tremenda, todo el mundo empezaba a revolear los manteles. Yo me acuerdo que agarré una jarra de vidrio... estábamos muy locos, boludo. Agarré una jarra, la revoleé y se la pegué al cantante de Los Laxantes en la cabeza.

Ya pasaron 30 años, ¿lo sienten como algo muy lejano?
Sergio Gramática: Hace 27 años que no estábamos juntos.
Stuka:  Si 20 años no es nada, 30 es una bocha.
Sergio: Por eso, era ahora o nunca.
Stuka: Lo bueno es que pasaron 30 años pero empezamos jóvenes.
Sergio: Estamos todos en actividad, cada uno en lo suyo, y dentro de todo estamos bien, estamos vivos y con el sonido intacto en la cabeza.

Las bandas punk de acá me parece que quedaron muy colgadas de los Ramones (Stuka)

¿Sentían la presión de volver?
Sergio: Yo lo palpaba en la calle desde hace varios años, una presión que se sentía de la gente que te para y te pregunta. Nosotros estábamos en contacto pero no se daban las condiciones. Ahora se dio todo bien. Uno no elige el momento, las cosas se dan.

¿Cuando participaron de la presentación de la reedición del libro Uno, dos, ultraviolento, ya tenían confirmado este reencuentro?
Sergio: Sí, sabíamos que iba a ser en el Luna Park pero no sabíamos la fecha exacta.
Stuka: No sabíamos la fecha exacta porque acá a Argentina vienen a tocar de todo el planeta y hasta de otros planetas (risas), estaba complicado definir.

¿Además del Luna, se plantearon pensar en un disco a futuro?
Pil Trafa: No, el vivo, nada más.

¿La idea es hacer un DVD también?
Sergio: No lo sabemos. Lo tiene que definir la producción todavía, pero sí, esperamos eso. Fuera de eso, no hay planes de hacer un disco.

Casi todos están viviendo hoy en el exterior. ¿Cuánto tiempo antes del show planean volver a juntarse para ensayar?
Polaco: Un mes, más o menos.
Stuka: Yo ahora me quedo un tiempo. Me instale acá, me traje un estudio de Estados Unidos para hacer cosas acá. Voy a viajar, pero básicamente me quiero radicar acá por un tiempo porque la veo divertida a la cosa. Me gusta.

Sergio, en tu caso, el reencuentro implica dejar el rol de cantante que tenés hoy en Bandido! y volver a la batería.
Sergio: Bueno, siempre toqué informalmente la bata en Bandido!. He tocado pero no tan contundente, no al punto de tocar 30 temas seguidos. Ahora estoy ensayando mucho solo, esperando tocar con ellos. Tocar solo en una sala implica descubrir muchas cosas que antes no te salían, y en la concentración y la soledad estás con vos mismo, así que estoy tocando mucho.

Stuka

¿Cómo ven al punk argentino hoy en día?
Sergio: Hoy hay bandas como Cadena Perpetua, que a mí me gustan mucho. Jauría me parece una muy buena banda; hay bandas de amigos también, hay mucho.
Stuka: Las bandas punk de acá me parece que quedaron muy colgadas de los Ramones. Son todas muy ramoneras, y la idea de los Violadores nunca fue tan ramonera, ni siquiera al principio. A mí me gustaban bandas más como los Clash, que hicieron una apertura musical muy amplia, que a partir del punk rock pudieron salir a hacer cualquier otro ritmo. Y ritmos copados que acá no se escuchaban; hicieron ska, hicieron reggae, mezclaron un montón de ritmos, hicieron que la música tenga una apertura.
Pil Trafa: Escuchás "The Magnificent Seven", que suena como música disco y tiene una letra que habla del manifiesto comunista...
Stuka: Eso, que no es encerrarte en un esquema sino abrirlo. Sino no tiene gracia ser rockero. ¿Para qué vas a ser rockero si después te vas a meter en la iglesia? No tiene sentido. En ese sentido, creo que The Clash fue la banda que más nos marcó.

¿Alguna otra está en esa categoría para ustedes?
Pil Trafa: Bueno, los Who también nos gustan.
Stuka: Sí, y los Beatles. Para mí, los Clash resignificaron a los Beatles, porque los Beatles inventaron todo. Y después los Clash le dieron un sentido y un significado a esa música que fue el rock y cambió la Humanidad, liberó a la Humanidad por completo. Antes del rock, vos veías a un tipo de 20 años y parecía un jovato. El rock le cambió la cabeza a todo el mundo, hizo que se pusieran camisas de colores, que se dejaran crecer los pelos, y que no le dieran más bola, primero a los curas y después de a poco a los políticos.
Pil Trafa: Y este tipo de historias: estar dentro del rock permite que unos cincuentones se sigan divirtiendo y la sigan rockeando. Y eso está bueno.
Sergio: Todas esas influencias que dijo él se ven bien en nuestros discos, que no hay dos discos que sean iguales. Hay una variedad de matices...
Pil Trafa: Pasás de Fuera de sektor a Y ahora qué pasa, eh?, o al primer disco, o a Mercado indio y lo notás. Es algo del contexto general.

Y si van a tocar un poco de cada disco, la idea es recuperar eso.
Pil Trafa: Exacto.
Sergio: En definitiva, somos excepcionales.
Stuka: Yo creo que mejores que nosotros no va a haber jamás.
Pil Trafa: "Fuimos y seremos verdaderos impostores, somos los mejores porque somos los peores". Y como diría Scioli, "lo' peore". (risas) Y como diría Macri, "ahora te la voy a poner" (risas).