26/06/2018

Garbage: “Siempre nos pareció más interesante arriesgar que ir a lo seguro”

Para Shirley Manson, el truco es seguir respirando.

Joseph Cultice / Gentileza
Garbage

Hace 20 años, Garbage se enfrentaba al tan temido desafío del segundo disco. Su álbum debut había sido un éxito rotundo, sobre todo con el single “Only Happy When It Rains”, y la incógnita sobre si iban a poder mantener el nivel de las canciones era una realidad. Pero tenían espalda para bancar la presión. Todos sus integrantes ya tenían más de 30 años y experiencia en la escena (Butch Vig, su baterista, había producido nada menos que Nevermind, por ejemplo).

Para despejar cualquier duda, el 11 de mayo de 1998, Garbage volvió a las bateas con Version 2.0, un disco que no sólo iba más allá en cuanto a las exploraciones sonoras: también estaba repleto de hits. De las doce canciones que la componen, la mitad fueron cortes de difusión, cada uno con sus respectivos lados B que no fueron parte del álbum. Hoy, todo ese material puede escucharse en conjunto en la edición especial por el vigésimo aniversario, que además incluye una versión acústica de “Medication”.

“Ese es, creo, el mayor valor de esta edición” afirma Shirley Manson, cantante de Garbage, del otro lado del teléfono. “Éramos muy prolíficos en ese momento, las canciones surgían naturalmente y está buenísimo poder tenerlas todas en un disco, como documento de época”.

Tiene que haber mujeres referentes en todas las áreas. Tenés a Beyoncé y Rihanna que están llevando ese mensaje y no me importa si no hacen rock.

Te hiciste cargo de casi todas las letras de ese disco, ¿cómo encaraste el proceso creativo en aquellos años?
Es un ejercicio que puedo hacer ahora mirando en perspectiva, en ese momento sólo me sentaba a escribir sin pensar demasiado. Creo que el valor de esas letras es que eran muy personales pero a la vez cualquiera podía sentirse identificado. Había cierta profundidad en lo que cantaba que iba muy bien con la música. Lo que más me sorprende es haber escrito esas cosas hace 20 años y hoy poder seguir cantándolas sin que me parezcan malas.

¿Sintieron la presión de estar a la altura del primer disco?
Recuerdo que éramos jóvenes… bueno, no tanto (risas) y la presión estaba. Nos había ido muy bien con el primer disco, y sentíamos la necesidad de mantenernos relevantes, pero en lugar de elegir el camino fácil, decidimos incursionar en otros sonidos… hay bases casi de hip hop y mucho sonido de máquinas. Siempre nos pareció más interesante arriesgar que ir a lo seguro y las cosas salieron bien, el final de los 90 era una época bisagra, la música alternativa estaba dejando de sonar en las radios y había cierta incertidumbre sobre a donde iba a a ir todo.

Bueno, de hecho el disco tiene un nombre muy de la era digital y fue concebido antes de la cuestión del Y2K… eso de que había incertidumbre valía para todos.
¿Te acordás de eso? (risas) Fue una locura. No lo había pensado así, no sé si nos influenció directamente pero la paranoia se sentía y obvio que toda la fiebre de internet influyó en el nombre del disco. Era una época de mucho desconocimiento y el auge de internet era nuevo, finalmente no pasó nada.

Y ahora, 20 años después, sos muy activa en redes sociales y lo hacés desde la cuenta del grupo, sos como su vocera. ¿Te sentís cómoda en ese rol?
Sí, a veces reniego de las redes sociales, las uso muy a mi pesar, pero por otro lado sé que es importante para el grupo como herramienta de comunicación. Tampoco es que reniego, por momentos me gusta usarlas y hasta las encuentro valiosas. Supongo que todo depende del uso que cada uno le de.

Hoy sos considerada una referente feminista y nunca dejaste de manifestarte al respecto. ¿Creés que se lograron avances en relación a cómo eran las cosas hace 20 años?
Creo que sí, pero sé que todavía falta. Tiene que haber mujeres referentes, no me importa en qué área, y están apareciendo. Tenés a Beyoncé, a Rihanna, a Halsey… por ejemplo, que están llevando ese mensaje y es muy valioso, no me importa si no hacen rock. Y también es bueno tener actrices, políticas, deportistas como Serena Williams. Es importante que las niñas tengan ese tipo de referentes para que sepan que pueden lograrlo en la disciplina que sea. Y eso está pasando, cuando yo crecí había muchas menos. No digo que ahora esté todo resuelto, al contrario. Todavía la seguimos peleando: en la industria de la música las mujeres no tienen puestos relevantes y eso no está bien, pero estamos cambiando las cosas.