18/06/2018

Fianru: "El miedo te lleva a hacer siempre lo mismo"

Del rap al trap hay un solo paso. Y una sola letra.

Sony Music / Gentileza
Fianru

"Musical y psicológicamente": así dice estar preparado Fianru para ser una de las puntas de lanza de Muta, el subsello de Sony Music especializado en música urbana que cura Dante Spinetta.

Y su currículum parece habilitar tal afirmación. Con 32 años, lleva casi la mitad de su vida rapeando y siendo parte de la escena del hip hop argentino, se instaló en España y regresó para establecerse definitivamente. Y en todo ese trayecto nunca dejó de grabar. "Hoy hay chicos de 17 años que la rompen y crecieron escuchando lo que hacíamos nosotros", se enorgullece el MC que dio sus primeros pasos como parte de KZ Crew a principios de siglo. "Me siento re parte, y lo mejor de todo es que veo crecer a los nuevos y no dejo de crecer yo".

Para apuntalar ese crecimiento, Fianru publicó "Quiero ver", su primer single desde que firmó con Muta y que es el adelanto de un próximo disco que aún no tiene fecha de salida pero que "es muy rapero", según adelanta. "Predominan las barras fuertes y las pistas oscuras, hay mucho funk, soul y trap bien nasty, yo no hago mucho trap onda 'tu novio te dejó', aunque tenemos un tema muy suave, muy lover con Cazzu".

En su momento, la novedad era que rapeábamos en castellano, hoy hay que impresionar de otra manera.

¿Sentís la presión de ser la cara visible de la primera camada de músicos urbanos dentro de un sello grande?
Siento un poco de todo (risas). Hay presión, hay expectativas y también intriga de qué va a pasar. La ansiedad puede jugar en contra, pero ya pasamos la primera turbulencia y el resultado fue bueno, así que ahora estamos con muchas ganas. Se vive bien todo esto porque estoy con mis amigos, mi DJ, mi manager, gente que conozco desde hace muchísimos años, como a Neo (N. del R.: Neo Pistea, también parte de Muta) y Dante. Recibimos buena onda siempre, eso me tranquiliza; no estoy solo, tengo un equipo para este camino nuevo.

Sabés que se va a hablar mucho de todo lo que hagas a partir de ahora. ¿Cuánto te afecta eso a la hora de componer?
No me afecta para nada. Eso sí, cuando haya sacado el disco y se den cuenta de que hago la música de siempre con el mismo corazón, no quiero ver a ninguno de esos fekas (N. del R.: castellanización de "fake", palabra que en la jerga inglesa puede significar "falso" o "careta") en mi show ni en ningún lado. Quiero a la gente real, a la que le gusta música sin etiquetas. Las etiquetas son para la ropa, la música es otra cosa. Las letras reflejan lo mismo, nos mantenemos diciendo lo mismo porque lo sentimos y es lo que hacemos. En la vida hay estatus y rubros a cubrir; yo cubro el de hacer música porque elegí ese, otros eligen el de hablar, opinar, despotricar o hatear. Ponele el adjetivo que quieras, es su rol, pero hay que bancarlo. Yo banco el mío, muero cumpliendo mi rol... Ahora, qué garrón que te mueras cumpliendo el rol de hablador, porque está re bueno hacer.

Son los daños colaterales de una escena que en los últimos años ha crecido de una manera impensada.
Olvidate. Y que se preparen porque se vienen unas bestias increíbles, no es que "Ah, la pegaron Fianru, Neo y Jesús Vázquez, ya está, llegaron ellos"... ¡No! Se van a abrir un montón de puertas para gente que está preparada psicológica y artísticamente. El que para mí es el rey del movimiento hoy es ObieWanShot, de OSX: es un artista súper versátil, tiene una lírica increíble, tiene flow, ritmo... Es muy fresco, para mí es el mejor. Hay tres o cuatro como él que la van a romper. Sé cómo es la historieta, para muchos son caras nuevas pero para nosotros no, se va a armar un re quilombo acá.

Y hoy finalmente parece haber una escena consolidada, no es que si a uno le va bien es la excepción.
Claro, y yo estoy feliz, pero, ¿sabés por qué? Porque me siento re parte, re adentro, hoy estoy donde tengo que estar. Cada vez sonamos más fuerte, hacemos más música. Están brillando todos, hay para todos. No necesito romperla solo, tenemos que generar una industria, un movimiento... Quiero que haya 50, 60 artistas rompiéndola.

Hoy la música urbana parece exigirle a los artistas una actualización constante del sonido. ¿Cómo hacés para no perder identidad sin quedarte estancado?
Eso siempre se pudo, es el miedo el que te lleva a hacer siempre lo mismo. No hago lo que la gente quiere escuchar, hago mi música, y sé que mi música no va a gustarle a todo el mundo. Yo no estoy para eso, estoy acá para hacer música de una manera valiente, encarar lo que pienso que está bien. Puedo estar equivocado, pero el arte es de los valientes. Te tenés que matar, hay veces que subís, otras que no gustás y caés, pero la valentía está ahí, en bancar los cambios. La presión a veces te la hace muy difícil pero no me afecta para nada, y ya fue eso de "si hacés tal cosa no podés hacer otra". Siempre va a haber un cavernícola que te dice "Ah, ahora hacés trap"... A estas canciones las tengo de antes de firmar con Sony, tengo un montón de canciones guardadas, tengo balas para tirar para todos lados. La compañía no nos dice que hacer, la movida es que hagamos la música que hicimos siempre. No es puro culo y falopa, hay que bajar data copada. Está todo bien con esa, pero ningún exceso es bueno; te zarpás con eso y no me sirve, me aburro si escucho tres temas iguales y no vuelvo a escucharte más.

Es que ya no es novedad que se rapee en español. Al haber tanta oferta, hay que elevar el contenido de la lírica.
Sí, claro, aburre todo lo que se repite. Hablar de Dios y Cristo todo el tiempo también. Eso forma parte del crecimiento de cada uno, vos decís cosas cuando tenes 17 años y otras cuando sus una persona de 32. Ya no puede hacer esa música que hacía antes: cambia con el tiempo, es algo que vas acompañando. En su momento, la novedad era que rapeábamos en castellano, hoy hay que impresionar de otra manera, con el baile o con cualquier otra cosa. Todo evoluciona...