30/10/2020

Eels: "Siempre trato de ser agradecido porque las cosas podrían ser peores"

Éramos felices y no lo sabíamos.

Gentileza
Eels

Cuando Mark Oliver Everett empezó a pensar las canciones para el flamante álbum de Eels, el mundo era otro. Conocido por un tipo crudo de escritura en el que las desgracias ya forman parte de un estilo personal indeleble, el músico también conocido como E quiso por una vez caminar por el lado más luminoso de la vida. Por eso mismo, muchas de las canciones de Earth to Dora tienen un brillo propio, una cuota de esperanza casi inesperada de parte de un artista que supo incorporar a las tragedias a su microcosmos personal de tantas veces que aparecieron en el horizonte.

A lo largo de una discografía de 13 álbumes repartidos en 24 años, Everett exorcizó los demonios de su propio pasado: su padre, un científico que trabajó para el gobierno estadounidense, murió a los 19, y fue él quien encontró el cuerpo; su hermana se quitó la vida en 1996, y dos años después su madre falleció víctima de un cáncer de pulmón. Todos estos hechos aparecen en sus canciones sin sutilezas, a veces hasta con sentido del humor. Incluso llegó a escribir sus memorias, Cosas que los nietos deberían saber, donde para contar que su prima murió en el vuelo que se estrelló contra el Pentágono se pregunta si el avión habrá pasado cerca de la oficina que su padre solía ocupar allí. 

Y justo cuando decidió que Eels evitase la tragedia como combustible para su usina creativa, la pandemia dejó al repertorio como retrato de una realidad que por el momento parece haber quedado en pausa. “Es un poco extraño, sí. Solo una de las canciones fue compuesta después del inicio del encierro, todas las demás son posteriores”, explica Everett. Y agrega, riéndose: “Pero las escuchás y decís ‘Qué lindo era el mundo con todos esos problemas, no estaba tan mal’”.

Creo en que tenés que hacer lo mejor que puedas en la vida diaria, pero eso no significa que hacer una canción sobre eso le vaya a hacer algún bien al mundo

¿Y no pensás que también esas canciones se vuelven a lo que aferrarse?
Sí, al menos así lo siento yo. Quizá puede ser reconfortante escuchar algunas de estas canciones. La canción que escribí después de la pandemia, "Are We Alright Again?", estuvo directamente inspirada por ella. Tuve una suerte de sueño estando despierto sobre cómo será todo cuando esto termine y las cosas se parezcan más a lo que consideramos normal, porque quería darme un poco de esperanza y alivio. Ese día llegará, no sé cuándo va ser. Mientras tanto están las otras canciones para aliviar un poco a la gente. Quizás alguien durante el encierro está lidiando con un montón de cosas que atraviesan esos temas. 

O sea que recién tu próximo disco va a ser el que tenga las canciones que hablen de la pandemia…
Sí, quién sabe. Por lo general, trato de despegarme de lo que se supone que sería una decisión obvia. Ahora tengo un hijo de tres años y activamente decidí que no quería hacer el “álbum del padre primerizo”, así que no hay canciones de eso en el disco. No significa que el próximo no sea así, pero tengo que descifrar qué tengo que hacer, y si hago un disco totalmente dedicado a la cuarentena, tendría que pensar una manera de hacerlo bien.

Al momento de promocionar el disco anterior nos dijiste que querías contarle al mundo que no todo estaba perdido y que todavía había cosas bellas por las que vivir. ¿Sentías una necesidad de continuar con ese espíritu?
Bueno, sí. Desde que esto empezó, siempre trato de pensar positivo. Un día me empecé a sentir medio deprimido sobre la pandemia en California, donde vivo. Esa noche, mientras dormía, hubo un gran terremoto y fue bastante aterrador. De repente pensé: "Ayer era solo una pandemia, ahora es una pandemia y un terremoto, así que cuando vuelva a ser solo una pandemia voy a estar agradecido porque no es más que eso". Siempre trato de ser agradecido porque las cosas podrían ser peores. 

Al momento de anunciar Earth to Dora, publicaste en la página de Eels una falsa entrevista que te realiza John Lennon. ¿Por qué decidiste promover el disco de esa manera?
Es el único tipo que realmente me entiende (se ríe). Es mi fantasía. Hay un montón de fantasías acá: salir de la pandemia, que John Lennon está vivo y es mi amigo... Soy amigo de muchos iconos rockeros y gran parte de ese material sale de conversaciones que tuve con ellos. Pensé que sería entretenido para la gente y que también sería reconfortante pensar que sigue vivo.

Más allá de su título, ¿de dónde viene la inspiración para una canción como “Are You Fucking Your Ex?”?
Cuando escribo, siempre tengo las orejas abiertas a lo que pasa a mi alrededor para inspirarme. Eso fue una conversación que estaba teniendo con una amiga con la que estábamos hablando sobre frustraciones sexuales y me dijo que ella lidiaba con eso cogiendo con su ex. No estaba esperando escuchar una respuesta así y me dije "wow, no creo que nadie haya escrito una canción sobre eso", así que entendí que ese era mi trabajo (se ríe). 

En “Letter to Dora", te referís a su protagonista como tu musa. ¿A quién le hablás?
Dora es una gran amiga mía que solía trabajar en el equipo de gira de Eels. Se encargó de las luces en nuestros primeros discos y todavía somos amigos. Una noche nos estábamos texteando, ella estaba bajoneada por algo y yo estaba intentando levantarle el ánimo. Después miré algunas de las cosas que le mandé y pensé "esto podría levantarme el ánimo a más gente si lo convirtiera en una canción".

¿No te resulta problemático lidiar con la vida de otras personas en tus canciones?
Bueno, ya nos vamos a enterar (se ríe). Veremos cómo reaccionan Dora y mi amiga que se coge a su ex. “Letter to Dora” es una linda canción, así que debería estar ok, y en la otra no digo el nombre de la persona y no voy a decir a nadie de quién se trata, así que también está bien. Por lo general me uso a mí mismo, principalmente.

¿Ponés algún límite entre vos como Mark Everett y E, el cantante de Eels?
Depende del tipo de canción, pero para muchas de ellas no, trato de sacar el filtro y ser lo más real y sincero conmigo mismo que pueda. También hay otras canciones, como muchas de las de Hombre Lobo, en las que estoy cantando en la piel de otros personajes, y es otra situación distinta porque no es autobiográfica. Por lo general, si es efectiva es porque puedo relacionarme con algunos aspectos de la historia mientras haya partes mías en el relato.

En la falsa entrevista con Lennon, en un momento él te pregunta por qué tus canciones no son políticas. Y es loco, porque si bien ahí dejás en claro varios de tus puntos de vista, no los incluís en tus canciones.
Es fácil: no lo hagas. Creo en que tenés que hacer lo mejor que puedas en la vida diaria, pero eso no significa que hacer una canción sobre eso le vaya a hacer algún bien al mundo. No creo que sea bueno en eso y es un desperdicio, porque no hay muchos seguidores de Trump entre mis fans, y si hiciera una canción anti Trump o algo por el estilo, sería lo que se conoce como "aplauso fácil", porque estás predicando para los conversos. Sí creo que hay valor en que lo haga alguien como Bruce Springsteen, que es muy grande y seguro tiene seguidores de Trump también porque es muy mainstream. Y que él lo haga probablemente sí haga una diferencia, pero no creo que tenga sentido que lo haga yo. Incluso las canciones políticas de John Lennon no son las mejores y él lo admitía. En ese texto él me pregunta si no me parece que “Attica State” es su mejor canción y le respondo “Mmm, no, me gusta más ‘Jealous Guy''' (se ríe).

En 2008 tuviste un gran éxito con tu autobiografía. ¿Pensaste en escribir una secuela en todo este tiempo?
Se me ocurrió un par de veces porque transcurrieron más de diez años y pasaron demasiadas cosas locas en mi vida desde entonces, que tranquilamente podrían llenar un libro bastante interesante. El problema con el primer libro es que muchos de los personajes principales de los que hablé ya habían muerto y la gente de la que podría escribir en el segundo libro todavía está viva, y es algo bastante difícil de escribir, porque mucha gente se puede enojar por las historias que puedo contar. Tengo que esperar a que se mueran todos.

¿Esperabas ese nivel de éxito?
No, no esperaba nada. No tenía ni una oferta editorial ni nada por el estilo. Me tomé un año libre y lo escribí por mi cuenta, como un experimento. Un amigo me dijo "Tu vida es loquísima, deberías escribir un libro acerca de eso", y justo necesitaba un descanso con la música, así que me pasé un año escribiendo. Cuando lo terminé, mi amigo lo leyó y dijo "Acá hay algo con lo que la gente por ahí se puede relacionar", y fue una gran sorpresa para mí cuando se publicó. Me pasa lo mismo con la música. No lo puedo creer, lo pienso todo el tiempo y estoy muy agradecido. Cada tanto me pellizco porque puedo hacer lo que me gusta. No tenía ninguna esperanza cuando era joven, no veía un futuro para mí. Poder mantenerme creativo haciendo esto es un milagro.