08/09/2020

CA7RIEL: "Es difícil ser aceptado siendo distinto"

La imaginación y la deformidad al poder.

Gentileza
CA7RIEL

"Antes que nada, me presento / ¿Te acordá' esos tiempo? / Andaba tan a pata que terminé rengo", canta CA7RIEL en "Polvo", su single más reciente, una mini suite en tres movimientos que es también el primer tema que publica en lo que va del año. Y los versos, autorreferenciales o no, plantean un punto de partida a la hora de hablar de él. ¿Necesita ser presentado un músico con más de 400 mil seguidores en Instagram, canciones que en Spotify cuentan visualizaciones por millones y que el año pasado agotó un Obras Sanitarias? Si la masividad es cuestión de números ¿cuál es el número que marca ese quiebre? ¿Puede considerarse a CA7RIEL un artista mainstream?

"Soy como un famoso nuevo", se ríe del otro lado del teléfono CA7RIEL, nacido en 1993 como Catriel Guerreiro. "Soy un chabón que tiene visibilidad hace muy poco tiempo, es raro para el cuerpo. No estoy acostumbrado a que me mire mucha gente al mismo tiempo. La cosa es cuando estás abajo del escenario y no podés dejar de ser CA7RIEL, eso es lo duro. Nunca dejo de ser, pero es difícil socializar con la gente porque se hacen un preconcepto de vos".

Pero la popularidad de la que goza es, como casi todo lo que rodea su vida, un tanto particular para CA7RIEL. Formado en la Escuela Superior de Educación Artística en Música Juan Pedro Esnaola, con pasado metalero, amante del rap y ahora parte de la escena de la música urbana, se hizo lugar a fuerza de temas que por momentos parecen contener todos esos ingredientes y a los que suma un complemento visual de alto impacto. Después de un 2019 meteórico, la pandemia lo obligó a bajar un cambio. Dejó de deambular por las casas de sus amigos, alquiló una a la que recién se mudó y aprovechó para "echar raíces".

"Todo el año pasado que fue una locura: no tuve casa, tuve una valija", cuenta CA7RIEL. "No me garpaba alquilar porque estaba afuera todo el tiempo y tampoco tenía tanta guita. Era un quilombo todo. Era lo que estaba transitando y no me importaba la comodidad porque era una vorágine tan loca que no te das cuenta, no necesitás ni dormir casi. Ahora sí, me curé de todas las cosas que no me había curado".

"La etapa de la merca está por terminar, eso es seguro. Y es porque la generación grande, todos los viejos, nos dicen a nosotros que no consumamos eso, que no seamos como ellos. Cuando me junto con Fito o con Dante, me cuentan cosas que pasaron en su época y lo miran con malos ojos realmente, como mucha traición, mucha manija"

¿Cuáles eran esas cosas?
Una data social re loca. La gente se te viene... Me di cuenta de que todo lo que va, vuelve. Y a mí me re vuelve mucho amor por que es lo que doy, pero también doy mucha intensidad y la gente se acerca con esa intensidad. No me miro mucho en videos porque me doy cringe, pero me veo que soy muy manija, medio colapso mental. Entonces los fans que se me acercan vienen con mambos así, viste, de colapso mental y me tiran sus mambos encima. Todos hacemos lo que podemos, eso es así. La gente está mas loca que yo. De eso me curé, de la gente.

Evidentemente hay un público que necesitaba de un artista así, con ese nivel de intensidad.
Sí, totalmente. Hay una energía que es real; yo no la imposto, no estoy actuando. Pero cuando camino por la calle, me quiero ir a comprar una ensaladita y me encuentro alguien que me conoce, y viste como es... Yo no soy famoso para mucha gente, pero para una persona que me ve todos los días la cara en Instagram, soy famoso. Me ve la cara mucho más de lo que yo se la veo a esa persona. Entonces, eso...

¿Te da miedo ese costado de volverte famoso?
Siempre me la voy a arreglar, soy un tipo que no tiene mucho miedo. Te lo digo ahora que soy joven, alto y tengo fuerza (se ríe). Soy convincente, no tengo problemas. Lo más que se me pueden acercar como multitud son 20 personas y puedo pararlas, pedirles que me dejen tranquilos después de la selfie, y ellxs entienden. Me pasaba que me volvía loco con eso de que la gente te pare por la calle, pero si camino distinto, cambio mi actitud y me disfrazo un toque, puedo caminar por la calle. Siempre voy a poder caminar por la calle; esa es mi condena, porque me encanta. Me gustaría tener dinero ser como esos empresarios que tienen un buen auto y no los conoce nadie, pero me dedico a hacer arte, que es lo mas hermoso del mundo. Es aprender el oficio del mainstream, que nadie te lo enseña, pero estamos en esa con mi equipo y mis compañeros.

Hablás de la popularidad pero lo cierto es que tus canciones no son de las más fáciles de digerir. ¿Te sorprende el nivel de aceptación que tiene tu música?
Es difícil ser aceptado siendo distinto, esa es la realidad. Pero es lindo, porque el calor de la aceptación lo tenemos, no a niveles mainstream porque el que te tiene que aceptar para eso es el dueño de la discográfica, el que maneja Apple Music... Qué sé yo quién carajo es. Ni llegué, porque no les interesamos, le interesamos más a ese publico que siempre fue distinto. Somos una comunidad de gente distinta. Y tampoco somos tan distintos: si tomás mate conmigo te das cuenta de que estoy loco pero tengo dos dedos de frente, no es que no podés charlar conmigo. Hay que aceptar lo que a uno le sale ser. Siento que soy un repostero con mucho talento para hacer tortas pero no sé qué torta hacer. Te digo la verdad, porque tengo tantas tortas para hacer, yo de chico me preguntaba "¿quiero ser rapero? ¿metalero?" Porque puedo ser todo junto pero, ¿a quién me parezco? Y un poco me puedo parecer a todos. Esa deformidad soy yo, lo acepté.

Además de aceptarla, ¿no hay algo de la deformidad que te seduce?
Claro. La deformidad es lo que no es común. Me aburren los patrones iguales, me aburro cuando entro a un departamento y es todo blanco, cuando veo gente que es toda igual, cuando me hablan de lo mismo, me aburro de dormir... Me aburro mucho y por eso necesito cambiar. Por suerte tengo imaginación y no me puedo quedar quieto. La deformidad es más empatía que otra cosa para mí.

¿Y cuál es el secreto para que haya un público que empatice con esa deformidad? Porque siempre es más fácil empatizar con una canción.
El secreto está en que la gente siente la energía en vivo. Si no la podés defender en vivo... Con Paquito hicimos temas que están buenos, pero la papa, donde de verdad terminás de creernos y te cierra todo, es cuando nos ves en vivo. Es tirar la energía y que la gente la reciba, estar en un festival y convencer a 15 mil personas. Siento que nos creés, que es verídico: esa es la fórmula. Y después, como decía mi viejo, "patear al arco": en algún momento va a entrar. Pateé tantas veces que algunas entraron. A mí me cuesta lo que son visitas y likes... A ver, no es que me cuesta, tengo más que mis amigos under, que es la gente con la que me junto y hago música. Pero desde una mirada mainstream, me cuesta mucho. Igual, no paro de patear al arco porque sé que soy deforme y en algún momento va a entrar. Vengo del indie y del rock y de tener un instrumento colgado y no sé vender mi producto, recién a partir del año pasado aprendí. Tengo un equipo de gente. Tener gente que haga cosas que vos no podés hacer... eso es clave. Entonces, para mí la fórmula es patear al arco y de a muchos. Parece que sé un montón de fútbol pero no sé una mierda (se ríe).

"Polvo" es un tema de tres partes bien distintas entre sí. ¿Cómo llegaste a esa idea?
Todo salió de la deformidad musical y después le agregué toda la vaina lírica. Me junté con Tomy Sainz, que es el baterista y productor de "Polvo". Cuando yo era guachín y pobre iba a las jam de jazz y él estaba ahí, la tiene tan clara que mamé todo de simplemente verlo durante esos años. Cuando el año pasado me fui para el lado del trap nos juntamos a tocar antes de la pandemia y flasheamos una conexión tan grande... para mí era tocar con mi padre musical. Una de las cosas que improvisamos terminó siendo este tema. No paramos de cambiar, teníamos una hora y pico, y lo resumimos así. Recién después le metí la letra. Me costó: es tan raro, tan deforme, que le tuve que poner huevo. Después me imaginé el video a medida que iba haciendo la letra. El video es una adaptación de algo que se me ocurrió pero que era horrible. Así que se lo pasé a Kevin (Ibupirac 666) y adaptó mi flash a algo superior.

Hay algo llamativo en "Polvo" y es que la parte más melódica la canta la Parca.
Puede ser muchas cosas, eso me gusta. Es lo que me gustaba de Los Redondos: no sabés si le hablaba a la merca, a una mujer o a sus dolencias, cada uno le da el significado que quiere. Por eso le doy tanta vuelta de rosca a las letras, para que la gente se pelee en sus casas y hable de mí. Puede ser la Parca, mis amigos, mi familia, la gente en la calle... o que al final no me lo dijo nadie y estaba solo en mi inconsciente.

¿Te proponés deliberadamente que haya una parte coreable en tus temas entre tanta deformidad y rimas que por ahí no se entienden tanto?
Para asimilar cosas, la gente necesita escuchar algo amigable. Si vamos a hablar de lo popular, la gente aprueba algo que le suena a algo que ya haya escuchado. Soy muy deforme y me puedo ir para cualquier lado, pero las melodías de CA7RIEL que son recordables son las que no que me costaron. Te juro que de algún lado las saqué. No sé a quién le robé: escuché tanta música en mi vida... Aplico esa cosa popular a mis melodías porque son medio deformes. Siempre busco ir por otro lado pero sé que si hago cosas muy deformes me voy a cagar de hambre, como me dijeron toda su vida mis padres, que son artesanos. No es venderse, es vender lo que uno sabe hacer. Y yo sé cantar. Hay fórmulas para que eso sea más amable. Es como la hamburguesa de McDonald's: ¿por qué venden? No sé qué carajos pasa con esa mierda, pero la gente la ama y funcionó. Con la Coca-Cola también: todos conocemos el gusto de la Coca-Cola, pero probás Pepsi y por ahí ponés cara de orto. Me encantaría hacer cosas más deformes todavía pero las voy a hacer cuando sea más viejo y todo me chupe un huevo. No estoy al 100% de mi deformidad ni tampoco al 100% de mi mainstream. Bueno, es que no me conozco tanto como pienso, eso es lo cierto: no conozco mi 100% de nada.

¿Y eso es algo que te preocupa?
No, porque nos pasa a todos, nadie se conoce una mierda. Yo lo acepté, acepté que estoy re loco. No loco malo, sino que hay piezas de mí que no entiendo. No entiendo cómo reacciono a determinadas circunstancias. Ni a una base: me ponés un boom bap rapero y por ahí reacciono distinto al resto, por eso me respetan mis pares.

¿Ellos sí te conocen?
A eso no tengo ni puta idea, a los otros ni cabida. Yo hago mi cumpleaños y el que quiere venir a mi cumpleaños, que venga. El tema es que no sé, siento que poca gente en la movida me comprende. Para mí que nadie me entiende pero me respetan porque tengo mi camino. El otro día hablaba con Ysy A de eso. Nos hicimos amigos en pandemia porque antes estábamos a pleno los dos y ahora nos conocimos. Él tiene una búsqueda extraña también; no es lo mismo que todos, no todos pueden digerirlo fácil. Es de mis artistas favoritos, pero se lo muestro a mi mamá o mismo a gente de mi edad y para ellos es ruido.

CA7RIEL

Desde "Jala jala", tus videos se volvieron algo importante en tu propuesta. ¿Te ayudan a encausar esa deformidad?
Depende del tema. "Polvo" sí o sí tenía que estar acompañado de algo visual, porque es tan conceptual que necesita un refuerzo visual. No es fácil entrarle sin ver un video, porque el video te muestra colores. La primera parte es oscura, la segunda más oscura y perturbadora, y la tercera es la más colorida, pero no todos tienen el oído entrenado para escuchar los colores. Por eso me parece sano y constructivo: el mensaje tiene el triple de fuerza cuantos más sentidos se puedan abarcar.

Pero igual el tema tiene que sostenerse por sí solo: no siempre van a escuchar tus canciones mirando el video.
Claro. Y también pasa que hay temas a los que no le hacen falta videos, porque desde el vamos, desde la creación, desde el piano, ya siento que es muy emocionante... Si me emociona con solo escuchar las notas o lo que verga esté pasando por ahí, no hace falta refuerzo visual. También lo ves en temas de pop o trap, que el video es la gente cantando y atrás un escenario, porque es otro empuje, otra fuerza. Por ahí es todo muy simple, es otra cosa, pero yo no soy simple. Ese es mi problema.

Hablás mucho de ser deforme y no ser simple. ¿Desde cuánto notaste que tenías esa cualidad?
Desde siempre. De guachín me daba cuenta de que era el único nene que tenia los padres que estaban juntos, entonces mis compañeritos flasheaban cuando iban a casa porque había más amor que lo habitual en sus casas. Me di cuenta de que había algo muy distinto en mí que era eso: un pibe lleno de amor. No tengo trauma de niño, los traumas me llegaron de más grande y me hicieron re mierda. Yo era muy libre, muy creativo, mis compañeros me lo decían. Cuando tenía 6 años no era el más popular pero les encantaba estar conmigo porque tenía mis habilidades musicales, que es como tener un súper poder para otros seres humanos. Sos distinto solo por eso. Yo iba a la escuela con un bombo legüero y me creía un rockstar. Mis papás me enseñaron mucha humildad, pero yo tocaba un tema de Queen a los 7 años y las directoras del colegio me amaban. Lo tengo re aceptado que soy raro, la gente me lo dice todo el tiempo. Cada vez que me dicen "Ay, sos CA7RIEL", me recuerdan que soy un deforme. La sociedad me construyó así más que yo mismo.

¿Cuáles fueron los traumas que te llegaron de grande?
Poné esto: la muerte de mi padre. La muerte de seres queridos, tener que ponerme al hombro mi familia... Porque cuando a una familia la inunda la tristeza, te hace estar inmóvil y tenés que destrabarte. Y tuve que ponerme al hombro eso de guachín. Haber perdido a mi padre llenó de tristeza mis días y tampoco tenía dinero. Era horrible porque tenía que ir a laburar en trenes, bondis... Hice de todo. Como todo el mundo, ¿eh? no es que soy distinto. Todo el mundo sufre, pero CA7RIEL sufrió en la adolescencia, un poco más grande... Hablo en tercera persona como el Diego (se ríe), porque CA7RIEL vino y un poco mato a Cato, no te voy a mentir. Son como lo mismo pero no.

¿Cuántos años tenías cuando murió tu papá?
Hace seis años, cinco... No tengo muy claro, soy malo con la línea temporal. Vivo tanto el presente que recién ahora aprendí a mirar el futuro. Nunca supe bien qué zanahoria correr pero siempre corrí. Así que eso, CA7RIEL, padre muerto y tener que buscar el pan en la calle. Mucho tiempo perdido en la calle buscando dinero: eso es lo que me destruyó, la calle. Nunca me faltó el plato de comida, ¿eh? Todo lo que me pudieron dar mis padres, me lo dieron, pero cuando tenés que pagar un alquiler y sos un guachín es todo una mierda. Y me volví loco y las personas que te encontrás en la calle... y todas esas cosas te hace tan mal... Como también aprendí de ángeles que se me cruzaron. No es todo malo. La calle es como la selva: sobrevive el que puede. Y por suerte sobreviví piola y bastante bien me va.

¿Y cómo te reconstruiste?
Me reconstruí como todos: lo único que reconstruye es el amor. Siempre me rodeé del amor de mis amigos y de mi madre. Eso, y música hecha con amor y sinceridad. El amor y la no mentira es lo que sana todo. Se te rompe un jarrón, lo reparás con poxipol y amor. A todos nos repara el amor.

¿Sentís que hay algo de terapéutico en descargar toda esa energía en las canciones y en el escenario?
Al tema lo saco una sola vez y es terapéutico, pero después, lo realmente terapéutico es cuando todo lo que pusiste en esa canción lo recibís en la energía del público. Es el amor de una masa de gente cantando tu creación. No sé cómo es tener hijos, pero si la gente escucha mi canción y le encanta, me siento como un padre que su hijo la rompe jugando a la pelota. Estoy orgulloso de mis creaciones. Ahora, en pandemia, no recibo ese amor. Es más ansiedad que otra cosa, porque veo los números y esa mierda que sucede con el capitalismo, que todo está medido en números y veo que no tengo los números a los que apunto, entonces me vuelvo loco, siento que todo es una mentira. La verdad es que me estoy volviendo loco acá encerrado. Necesito tirarme como antes de cabeza al público y cagarme a trompadas. Eso necesito.

Pero para llegar a esos números vas a tener que hacer canciones de estructuras más simples...
La simpleza es algo que estoy aprendiendo ahora que soy más grande. Me adapto a lo que necesito y ahora necesito la simpleza.

CA7RIEL

¿Y estás dispuesto a renunciar a la deformidad?
Eso es algo tremendo también, porque lo deforme, lo raro para la gente, es la profundidad, lo real y lo cálido. Hay gente que no habla profundo, que es superficial, pero porque nunca le enseñaron a charlar con profundidad, a irse por las ramas y a imaginar. Y siento que mi público, el público que me entiende, es profundo, tiene la capacidad de etender ese mensaje que está medio encriptado, aunque no esté tan encriptado para mí. Cuando hablo con gente que me quiere pero no me entiende, que hay una bocha, me doy cuenta de que estaba encriptado el mensaje (se ríe).

¿Cuál es el mensaje de CA7RIEL como proyecto artístico?
Muchos mensajes. Hubo un mensaje muy parecido mucho tiempo. Cuando me costaban las cosas, el mensaje era que las cosas me cuestan; ahora que me cuestan menos que antes, el mensaje es ese, que las cosas me cuestan menos. Si estoy enojado, es un mensaje de enojo. En esa profundidad que tengo pueden aflorar todos mis sentimientos, la paleta de colores. Me interesa que mi cuadro tenga muchos colores y si tiene un color solo, que sea muy fuerte.

En tu propuesta hay un exceso de estímulos, desde sonidos hasta referencias en las letras y los colores de tus videos. Y eso a veces es entendido más como escapismo que como profundidad.
La persona que piensa eso simplemente no me entendió. Vos te podes juntar con una persona en la panadería, te la cruzás y puede haber la mejor onda de una o la peor, pero conocer en profundidad puede llevar horas de charla. Y comprar otra personalidad es todo un flash, porque ahora yo soy un producto. Me podés buscar en YouTube así como buscás un paquete de arroz de tal marca en el supermercado. Es fácil acceder a mí música, pero no tienen por qué comprarla todos. Es la realidad, hay productos que son hits y otros que son esenciales que no son hits. Marcas de arroz hay un montón, pero ninguna está re pegada como la Coca-Cola. Yo me siento un paquete de arroz premium. Y también hay gente que me come con mucha hambre, eso es muy bueno. La gente que consume a CA7RIEL me devora; eso me llena mucho. No es la media. La gente que me disfruta, me disfruta mucho, me lo comunica, así como comunico yo. Algunos me dicen que abrieron los ojos gracias a lo que escribí... Es una buena forma de cambiar el mundo, una pequeña semillita.

¿Cuánto te costó aceptar qué sos un producto más de la cultura de masas aunque hagas arte?
Y... Eso un análisis social del que un día te cae la ficha. A mí me pasaba a raíz del sufrimiento que viví primero. Me preguntaba "¿Cómo que no tengo plata?". Cuando era niño tenia que ir a buscar el dinero, hasta que empecé a darme cuenta de que con mis canciones ganaba lo mismo que juntando mierda en un geriátrico. Porque esa es la realidad: yo levantaba mierda en un geriátrico. Y cuando me llegó mi primer sueldo de músico, que era igual al que ganaba en el geriátrico, me dije "A partir de acá soy invencible. Si con mis canciones me puedo comprar la comida y pagarme esa casa de mierda, soy yo". Y ahí no paré hasta el lugar donde estoy ahora, que estoy re piola. Pero bueno, el ser humano tiene esa maldita mierda de que siempre quiere más. ¿Qué es más? No sé qué es más, pero quiero saber adónde me lleva todo esto.

Hasta ahora te llevó a un lugar de aceptación extraño: te quieren los rockeros y los traperos también. ¿Por qué creés que ocupaste ese lugar?
Porque soy un chamuyero. Puedo hablar con cualquiera: con las señoras, los señores, los niños... les saco data a todos. Soy como un espía de los seres humanos, porque los espío y me sirve para entenderlos. Soy hijo de la generación del rock, por eso lo entiendo y puedo entender ese idioma, pero me queda corto porque esa generación muere, es la generación de la merca y ahora estamos en la generación del porro. Estamos todos unidos. La merca divide y el porro une. Entonces, todos los viejos me avalan diciendo que ven en mí algo muy puro y los niños jóvenes también. Yo estoy en el medio, tengo 26, y me puedo comunicar entre los dos mundos. A todos los chamuyo, los compro para que me compren a mí.

¿Decir que esta es la generación porro no es un poco naive? Hay más cosas que el porro...
¡Hay un montón más! Pero la etapa de la merca está por terminar, eso seguro. Y eso es también porque la generación grande, todos los viejos, nos dicen a nosotros que no consumamos eso, que no seamos como ellos, cuentan pestes. Cuando me junto con Fito o con Dante, me cuentan cosas que pasaron en su época y lo miran con malos ojos realmente, como mucha traición, mucha manija... Era la época de los managers que hostigaban a los artistas. Y ahora no es tan así. De a poco está muriendo todo eso y es una generación más del amor, más unida, porque los tiempos cambiaron, guacho. Nos damos cuenta de que el ser humano está destruyendo todo y no queda otra que ponerle la mejor. No se puede hacer mucho más que vivir la vida de uno con el mayor amor posible, los jóvenes y los viejos.

Volvemos a lo de hacer música como semillita para cambiar el mundo. No es algo menor.
Hacer canciones no es algo menor. Lo único que sé hacer es música y me siento blessed. Es algo a lo que le metí y me va piola, pero todo es muy importante. Un médico que salva vidas, el que hace edificios salva vidas... todos tienen su poder. También podés destruirlo si haces cosas... No quiero tirar la pálida, pero si hacés cosas muy simples, aspirás a que la gente sea muy simple, fácil de engrupir y de manejar. Entonces, es un granito de arena para que todos sean iguales y del mismo color, identificables, como piezas de un rompecabezas. Cuanto más simple sea lo que consumís, más simple vas a ser vos. Y hay una trama, algo macabro ahí atrás de la industria, que para vender más hay que hacer cosas simples. Cuánto más simples, para mí, menos pensás y menos imaginación tenés; cuanto menos imaginación tenés, menos te imaginás que te están cagando, y sos más boludo y te cagan de todos lados. Desde un gobierno hasta el que te caga en la panadería porque te da mal el vuelto, es porque sos simple y no pensás. Podés ser una semillia buena o una semillia mala. Una misma herramienta la usás para consutruir o para destruir.