28/08/2020

Wallows: "Lo que vivimos mientras crecíamos está en nuestras canciones"

13 razones por las que escuchar al trío de Los Ángeles.

Anthony Pham / Gentileza
Wallows

Si 2020 hubiera sido como todo el mundo deseó cuando levantó su copa a principio de año, Wallows ya habría debutado en la Argentina -como parte de Lollapalooza- y el público habría descubierto que el trío es más que "la banda del protagonista de 13 Reasons Why". Pero, claro, tocó una realidad diferente y entonces a los fans sólo les queda seguir de manera virtual los movimientos del grupo formado en Los Ángeles. Que incluyen, entre otras cosas, un cover de "With a Little Help from my Friends", de los Beatles, destinado a recaudar fondos para la ONG Feeding America.

"Cuando pensamos en hacer un cover para colaborar en algo como esta pandemia vimos que había muchas canciones sobre rupturas amorosas o cosas así, pero empezamos a pensar en los Beatles porque ellos simbolizan al amor, la amistad, y muchas de sus canciones son inclusivas", explica vía Zoom el guitarrista y cantante Braeden Lemasters. "Y pensé en 'With a Little...' por la cuarentena, porque podés arreglártelas con una llamada telefónica, un facetime, simplemente para ver cómo está el otro".

"Por eso, también, el arte de tapa son unos avatares virtuales nuestros de un juego animado berreta...", apoya Dylan Minnette, cantante y guitarrista. Pero quien realmente puso manos a la obra en la versión fue el baterista Cole Preston, quien grabó toda la música en su habitación "con un microfonito y la computadora" y luego agregó las armonías vocales de sus compañeros.

La versión (y su elección) dice bastante sobre Wallows, especialmente para quienes aún no los conocen: el trío surfea entre el presente y el pasado con solidez, con un pop rock que por momentos se pone un poco oscuro y en otros hace mover el piecito como si Vampire Weekend tocara temas de Franz Ferdinand. Las letras de las canciones de Nothing Happens, el álbum debut de la banda, reflejan las sensaciones que los tres músicos atravesaron en su transición de adolescentes a adultos jóvenes, una suerte de coming of age que encontró inmediata adhesión en público que pasaba por lo mismo.

"Componemos desde que éramos chicos y muchas de las canciones de Nothing Happens habían estado dando vueltas durante años, algunas más viejas que otras, así que creo que es natural que todo lo que experimentábamos mientras crecíamos esté en las canciones", explica Preston. "Teníamos 21, 22 años, así que recién salíamos de ese momento, entonces esa era la vida que teníamos que reflejar. Pero también diría que en alguna parte de nuestro subconsciente teníamos un pequeño plan porque desde chicos hemos amado a bandas como Arcade Fire, The Strokes o Arctic Monkeys, y siempre habíamos hablado de que más allá de cómo terminara siendo nuestro álbum debut, queríamos que tuviera esa importancia, esa suerte de catarsis para la gente de la edad que teníamos en ese momento".

Aunque "Pleaser", el primer single de Wallows, recién apareció en 2017, los integrantes tocaban juntos desde una década antes (bajo otros nombres), desde que se conocieran en un programa de educación musical para niños. Minnette y Lemasters tienen además carreras como actores, en la cual el primero destacó gracias a su rol en la serie de Netflix.  "Obviamente, esa exposición nos ayudó a llegar a los medios y a las plataformas, porque había gente dispuesta a escuchar a la banda cuando sacamos nuestra primera canción. Pero ahora Wallows ya es una entidad en sí misma, y cuando alguien escucha a Wallows es por Wallows", explica el cantante.

"El programa en el que estuve -continúa Minnette- hizo que me dedicara a eso durante siete meses por año, así que naturalmente interfirió con cosas de Wallows porque yo estaba muy ocupado, pero no cambiaría nada porque todo eso nos llevó al lugar en el que estamos ahora, todo salió bien. Yo me aseguraba de dedicar mi otra mitad del año a Wallows, creo que nos las arreglamos para manejarlo bien".

Entre algunas de las cosas que el trío maneja bien están las armonías vocales, que lo destacan en el panorama actual. "Cuando empezamos la banda, Dylan cantaba casi todo...", recuerda Lemasters. "Teníamos 14 o 15, y él cantaba agarrado al micrófono, sin guitarra, y tratábamos de tener una onda tipo Led Zeppelin. Pero después yo descubrí que también amaba cantar, así que con Dylan peleamos durante bastante tiempo por eso, hasta que empezamos a cantar juntos. Y entonces fue como si Cole floreciera con su voz", se ríe.  "Tuve que entrar golpeando la puerta", tercia Preston, antes de que el guitarrista continúe:  "Es cierto que la mayoría de las bandas no tienen mucha gente a la que le guste cantar, así que como nosotros podemos hacerlo, decidimos armonizar. Obviamente, también tenemos una gran influencia de los Beach Boys y del soul, así que simplemente usamos todo eso".

Preston duda sobre si haber cambiado el nombre de la banda fue la simple evolución de su camino juntos o si tuvo que ver con un viraje musical, hasta que concede que "hay un poco de ambas cosas". Cuando crecimos, tuvimos más experiencias y escuchamos más música, nuestra música también cambió. Y creo que cambiar el nombre de la banda y rehacer todas las cosas que ponemos online fue como hacerlo más real para nosotros. Fue como decir: 'Esto es nuevo, a pesar de que haga mucho que lo hacemos. Las canciones suenan distinto, esto va a ser un comienzo nuevo para nosotros'. Así que por eso cambiamos el nombre de la banda. Y también está el hecho de que asociábamos los nombres anteriores con ser unos pibitos y necesitábamos como un lienzo en blanco desde el cual comenzar a construir algo nuevo".

Lo que no se esperaban, según confiesan los tres, era que el público les prestara atención tan rápido. "Para nosotros, el sólo hecho de salir de gira fue un logro que nos enloqueció porque era algo con lo que soñábamos desde chicos", memora Preston. "Y después hubo momentos de esa gira... Tocamos en un festival llamado Tropicalia, en Los Angeles, y era la primera vez que tocábamos de noche en un festival y estábamos en el escenario principal. La cantidad de gente que vino nos voló la cabeza... Si hubieran podido proyectar astralmente lo que vi en ese show hasta mi yo de 13 años, habría muerto en ese momento (risas). Es cierto que nosotros hicimos un gran esfuerzo durante mucho tiempo, pero aún así es inimaginable todo lo que nos está pasando. Y estamos muy agradecidos".

Lemasters compara el presente exitoso con "el efecto del centro de la tormenta". "Mientras estás haciendo las cosas, simplemente seguís adelante, pero cuando lo proyectás pensando en lo que imaginabas a los 15, te vuela la cabeza", dice. Y el baterista completa: "Nuestra mentalidad respecto a lo que significa la banda y nuestra música no ha cambiado; nuestra ética de trabajo tampoco. Hacemos lo mismo que antes, sólo que se ha convertido en algo a mayor escala. Es muy extraño..."

"No puedo esperar para salir de gira nuevamente", confiesa Minnette. "El sólo hecho de poder hacer música y cantar tus canciones es gratificante de por sí, pero cuando ves que crece el número de gente que le presta atención, sentís que es una locura. Es difícil entender que estamos creciendo y cambiando porque seguimos haciendo lo mismo que antes, pero cuando tocamos para públicos más grandes, como nos pasó a principios de año, eso se siente loquísimo. Por eso no puedo esperar para volver a hacerlo. Teníamos tantas ganas de ir a la Argentina... Todavía se supone que tendríamos que estar ahí en noviembre, aunque obviamente no va a suceder".