09/10/2018

Vance Joy quiere cantarte un cuento

Folk australiano para celulares sensibles.

Justin Bettman / Gentileza
Vance Joy

Casi sin querer, Vance Joy se metió en una difícil: hacerse un lugar en el mapa global del indie folk, un género que presenta artistas nuevos, a veces no tan distintos, como una cantera inagotable.

Mumford & Sons en el Reino Unido, Bon Iver en Estados Unidos podrían considerarse en el epicentro del estilo, sí, pero los ecos, con sus correspondientes deformaciones, pueden extenderse hasta Feist en Canadá o incluso Devendra Banhart en Venezuela. Nacido en Melbourne en 1987, y con su reciente segundo disco editado (Nation of Two), Vance Joy sería algo así como la pata australiana de la diáspora.

“Australia siempre tuvo muy buena música”, dice el cantante y guitarrista, que se presentará el miércoles 10 de octubre en el Teatro Vorterix. “El streaming le dio a los artistas de todo el mundo la posibilidad de llegar a una audiencia global y por eso la música australiana ha viajado tan lejos”.

Y si bien esta será su segunda visita a la Argentina (la anterior fue para el Lollapalooza 2017), asegura que en este año y medio ha consolidado su confianza sobre el escenario: “Me siento más cómodo para hablar entre cada canción. Creo que los shows fluyen de una manera muy linda, con momentos de éxtasis y otros más íntimos”.

Pero desde el punto de vista compositivo, las ambiciones de Vance Joy son mucho más modestas. Sus canciones despojadas y con melodías simples hacen foco en la belleza de la vida cotidiana, sin pretensiones de ir mucho más allá. “Creo que hay una fuerza emocional enorme en las experiencias del día a día y los recuerdos”, sostiene. “Es muy importante encontrar lo hermoso de las cosas comunes. A veces, sólo alcanza con mirar el cielo para que te dé esa chispa que necesitás para seguir tu día con alegría”.

A partir de ahí, Vance Joy confía en el poder de una buena melodía para contar relatos: “Creo que la gente se siente atraída por las historias y las canciones bien escritas, que son las que me esfuerzo por escribir, no importa en qué estilo sean”.