21/06/2019

The Raconteurs, haciendo lo que más les gusta

Jack White y Brendan Benson vuelven a electrificar el horizonte de Nashville.

Olivia Jean / PIAS - Third Man / Gentileza
The Raconteurs

Cuando Jack White anunció por primera vez la existencia de The Raconteurs, algún desprevenido habrá pensado que, recién salido de The White Stripes, el hombre había armado una banda para seguir únicamente sus dictados musicales. Pero repasar el nombre del resto del cuarteto hacía desechar esa idea de inmediato: ahí estaban el cantante, guitarrista y compositor Brendan Benson, suya carrera ya tenía peso propio, y la base de The Greenhornes, el bajista Jack Lawrence y el baterista Patrick Keeler.  "Nunca sentí que fuéramos parte de un proyecto de Jack, siempre fue una banda", aclara los tantos Benson. Lo que hicimos fue empezar una nueva banda. Nunca fue Jack White & The Raconteurs".

La historia del cuarteto duró poco: tras la publicación de dos muy buenos discos -Broken Boy Soldiers y Consolers of the Lonely-, cada uno volvió a dedicarse a lo suyo... hasta el presente. Porque hoy, a más de una década de su antecesor, acaba de aparecer Help Us Stranger, un álbum que destila vitalidad rockera como para sacudir espíritus agoreros respecto del futuro del género. "Esto es lo que hacemos", se planta Benson. "No podemos cambiar en mitad de camino, así que seguimos haciéndolo y tratamos de que sea cada vez mejor. La buena música es buena música, no importa demasiado si es rock and roll, hip hop o lo que sea". Y esta vez, además, la gira llegará a Buenos Aires: ya están a la venta las entradas para el show de noviembre en el Gran Rex.

El panorama de la música ha cambiado desde que The Raconteurs publicó su trabajo anterior, incluso en el modo en que se escucha en la actualidad y cuánto dura el interés masivo de un álbum, pero Benson dice que si le hubiesen prestado atención a eso, jamás habrían terminado un disco. "Lo hacemos para nosotros, no podemos predecir lo que la gente quiere o le gusta. No podemos pensar en una especie de oyente imaginario, así que buscamos que nos guste a nosotros. Y con suerte le gustará a la gente. No estoy tan seguro de que la situación haya cambiado tanto, creo que siempre hubo un rango de atención bastante corto. Pero no me preocupa porque por suerte nosotros tenemos muchos fans leales y dedicados que esperaron mucho tiempo a que hiciéramos otro disco", afirma.

Esos fans debieron esperar a que el encuentro entre los músicos volviera a darse de modo natural, como al principio. "Patrick se había mudado a Los Ángeles, así que no había realmente un modo de que siguiéramos. Nos llevó un tiempo...", reconoce Benson. "Él volvió a Nashville de visita y pensamos que sería divertido juntarnos a tocar un rato. Hicimos eso y lo pasamos bárbaro, nos encantó. Creo que esa vez grabamos 'Hey Gyp (Dig the Slowness)', de Donovan... y medio que eso hizo que todo arrancara. No hubo grandes planes, nunca los hay con The Raconteurs: todo pasó de modo muy espontáneo, sin aviso".

Según el cantante y guitarrista, nunca hubo un momento exacto en el que se hablara de que la banda se había reunido: "Como esa primera vez lo pasamos bien, dijimos 'Hagamos que suceda de nuevo'. Y las cosas siguieron así, nadie se planteó en ningún momento 'Ey, ¿qué estamos haciendo?' o '¿Estamos haciendo un disco?' Era bastante obvio, de todos modos, pero es gracioso porque nunca se habló al respecto".  ¿Y habrá vida para The Raconteurs después de la gira con la que presentarán Help Me Stranger? "Sí, seguiremos haciéndolo mientras tengamos ganas. Continuamos adelante basándonos en lo que sentimos", afirma Benson.

Los dos cantantes volvieron a componer juntos, como en los discos anteriores. "Ambos aportamos ideas que en algún punto empezamos a trabajar juntos. Aunque los dos somos compositores de modo individual, la esencia de esta banda es el trabajo que podemos hacer en conjunto", dice Benson. "'Only Child' era una idea que tenía para mi material solista, pero pensé que The Raconteurs iba a ser un mejor lugar para ella. 'Some Days (I Don't Feel Like Trying)' y 'Now That You're Gone' son otros dos ejemplos".

El cover de Donovan que la banda registró en su primer encuentro finalmente quedó en el álbum. "Nos gustó mucho cómo quedó; tiene una energía copada y es una gran canción. No sé, fue una de esas cosas que pasan... Teníamos un puñado de canciones más, pero decidimos dejarlas afuera del disco y meter esa, no sé exactamente por qué. Todos estuvimos de acuerdo en que la versión estaba buena y en que debía ser parte del disco", explica Benson.

La idea de la versión y la intro de "Help Me Stranger, que suena como una vieja balada en disco de pasta antes de que la canción se electrifique, hacen pensar en la cantidad de vidas diferentes que puede tener una canción: "Creo que son muchas, especialmente cuando tocás en vivo. Hay muchas canciones que toman su mejor forma sobre el escenario, puede cambiar su onda, convertirse en algo diferente". Pero Benson no quiere ir mucho más allá a la hora de explicar sus letras. "Siento que le arruino las canciones a un montón de personas. Está abierto a la interpretación, porque significa diferentes cosas para diferentes personas. Esa es la parte artística que tienen y no quiero arruinarlas", cierra.