19/06/2019

The Neighbourhood, creciendo en público

La banda californiana pasó por Buenos Aires viviendo su sueño.

The Neighbourhood


Cuando se le pregunta a Jesse Rutherford, cantante de The Neighbourhood, por qué la banda eliminó de las plataformas digitales todo el material que lanzó el año pasado, responde que no sabe, pero que “no fue la mejor idea del mundo”. Es que entre 2017 y 2018, la banda de indie rock y rap que completan Zach Abels, Jeremy Freedman, Brandon Fried y Mikey Margott lanzó una serie de EPs que más tarde desapareció del mundo digital. “Fuimos presentando pequeños proyectos a lo largo de todo el año pero al final decidimos combinarlos todos”, expresa el vocalista.

Para Rutherford es mejor cuando los trabajos “viven por separado” y el resto de los miembros de la banda coinciden con su postura. Para el guitarrista Jeremy Freedman, cuando abrís un álbum y ves más de 15 canciones, te aburrís y lo cerrás porque “es demasiado”. Eso es, dicen, lo que sienten que sucedió con su último disco, Hard to Imagine The Neighbourhood Ever Changing. Ese mismo que la banda californiana presentó en Buenos Aires hace unos días

“Creo que pusimos demasiado esfuerzo en hacer algo cool y creativo que al final no funcionó y chocó contra la Tierra”, agrega Jesse. A pesar de esta mirada negativa frente a su trabajo más reciente, el cantante pone énfasis en que la carrera de la banda es un proceso del que uno “aprende a medida que va viviendo”. En Hard to Imagine…,  por ejemplo, The Neighbourhood se alejó por primera vez del clásico blanco y negro que tanto caracterizaba a su estética. Para la banda, el cambio de imagen fue surgiendo al tiempo que componían las nuevas canciones.

Foto: Juliana Wainsztein

A modo de adelanto de esta nueva era, los californianos lanzaron “Scary Love” como uno de los primeros singles. “Ese era el hit, ¿no?”, plantea Rutherford. “Se sentía como una canción de pop poderosa que mostraba una evolución con respecto a lo que veníamos haciendo”. Frente a la cronista, el cantante le pregunta al resto de la banda si le pareció una buena idea lanzarla como adelanto y Jeremy Freedman no duda en afirmar que, efectivamente, es un buen tema.

En el disco, The Neigbourhood contó con la colaboración de Denzel Curry en “Kill Us All”, Nipsey Hussle en “Livin’ in a Dream” y Ghostface Killah en “Beat Take 1”. Si bien muchos de estos feats se dieron de “forma orgánica” (Curry que compartió un tiempo con The NBHD en Inglaterra), otras se produjeron gracias a sus representantes. “No pude conocer a Ghostface ni tuve la oportunidad de conocer a Nipsey antes de que muriera. Estas colaboraciones se dieron a través de nuestros managers y no se sintió bien, porque nosotros preferimos sentarnos con alguien y componer, escribir juntos”, explica el cantante. Otra vez: vivís y aprendés.

Si bien hace ya varios años que The NBHD está expuestos a los medios y el público en general, una parte de ellos todavía no se acostumbra a esta exhibición constante. “Creo que siempre escribí sobre lo que quise, cuidando mis sentimientos e intentando que las cosas del afuera no afecten mucho todo eso, pero es difícil porque ser figuras públicas también es parte de lo que hacemos”, reflexiona el cantante.