22/06/2018

Sentidos Alterados, música incómoda para tiempos incómodos

Punk con ritmos africanos para compartir el trance.

Gentileza
Sentidos Alterados

En un momento en el que se necesita salir y gritar para ser escuchado, Sentidos Alterados parece una propuesta ideal para surfear la crisis: música incómoda para momentos incomodos. La banda integrada por Gonzalo Rainoldi, Marcela Lasbats, Octavio Bermejo, Nacho Noceti y Coco Rainoldi se mete en un combo tan improbable como efectivo: combinar su formación punk con ritmos africanos. Por eso, el grupo no tiene la formación punk clásica y la percusión ocupa un lugar importate, especialmente en vivo. El percusionista Coco Rainoldi suele ocupar el centro de la escena, donde iría el cantante en el resto de las bandas. “Un término que nos gusta utilizar para definir a la banda es soul-punk”, cuenta Gonzalo “Pájaro” Rainoldi.

Si bien Sentidos Alterados es una banda que comenzó su camino en 2016, sus integrantes vienen acumulando rodaje juntos desde 1995, cuando Lasbats junto a los hermanos Rainoldi compartieron banda por primera vez en Flores del Sol. Más cerca en el tiempo, sin Coco, el combo de bajo y guitarra de Lasbats y Rainoldi coincidió en Tirapiedras, una banda de punk poderoso con fuerte influencia de Fugazi y sus derivados de la escena hardcore de Washington. De Tirapiedras quedó la base musical, incluido Bermejo en batería, hasta que Nacho Noceti (sonidista de Tirapiedras) se sumó a un ensayo en la percusión. “Al próximo ensayo Nacho volvió pero con la guitarra, pero nos había copado lo que salió con la percusión, así que llamé a Coco, mi hermano, que venía de The Tormentos”, dice Gonzalo sobre la génesis del combo.

En Vibró, su flamante EP, Sentidos Alterados se vio en la compleja tarea de hacer encajar un set en vivo incendiario en un estudio de grabación. El estado de trance que logran arriba del escenario está presente en el disco con paisajes sonoros tribales sostenidos en una base de bajo mántrica, bien gorda, que son surfeados por guitarras estridentes y voces primales. “Es difícil traducir todo lo que pasa en una banda como la nuestra, que es súper sanguínea, para que después suene lindo en Spotify”, dice Rainoldi. "Para el EP fuimos y grabamos todos en vivo, y al otro día agregamos unas guitarras y voces. No hubo pinches ni nada. Las canciones tienen una vueltita de rosca desde la base y la percusión que genera una especie de loop con raíces negras, y después nosotros, desde la voz y las guitarras le damos el toque más punk. Pero siempre pensamos que las canciones tienen que gustar por más que no haya voz”.

El quinteto presentará Vibró este sábado 23 en el Espacio Cultural Mi Casa, junto a Los Muchachos de la Secta, otra banda que practica el punk espiritualmente, más que de modo tradicional. “Queríamos que la banda mantuviera la impronta punk", dice Gonzalo sobre Sentidos Alterados. "Las letras son contestatarias, como las que hice siempre. Este es un momento buenísimo para la contracultura, aunque para el país es lamentable. No son linealmente contestatarias, como una letra de La Polla Records, que al toque sabés que le están tirando un palo a alguien. A veces incluyo ideas de los libros que estoy y después le sumo algo de lo que pienso cuando estoy solo en la pista de skate”.

El show del sábado, además, será la excusa perfecta para presentar la edición en vinilo del EP y pasar luego a un plan de fiesta, donde los músicos y DJs invitados servirán en bandeja las influencias del grupo: “La idea es que una vez por mes, más o menos, se lleven a cabo estas ‘Noches Alteradas’, donde además de tocar con bandas amigas, podamos pasar música y reunir a nuestros amigos”, dice el cantante y guitarrista. Si los tiempos son difíciles, nada mejor que compartir el trance.