09/03/2020

LP, el idioma universal del pop

De escribir para Backstreet Boys a tener su propia carrera solista.

Gentileza
LP

Es la historia de varios artistas queer en la industria pop: cantautores talentosos que por algún motivo no pudieron hacer despegar sus proyectos encuentran un modo de supervivencia componiendo para otros artistas populares, heterosexuales y, hablando mal y pronto, hegemónicos en todo sentido. A veces, el éxito en el detrás de escena abre el camino para volver a pasar al frente. LP lo consiguió y está saboreando el momento. “¿Viste lo que es el itinerario de mi tour? Me estoy preparando para no volver por un buen tiempo”, dice por teléfono desde su casa de Los Ángeles la compositora de 38 años (que en los papeles se llama Laura Pergolizzi, pero hasta su novia la trata de LP), antes de arrancar cinco meses de gira, que incluyen su presentación en el primer día de Lollapalooza y un sideshow en Córdoba el jueves 26.

Es su segunda visita después de tocar el año pasado en Vorterix durante lo que fue su primer tour latinoamericano. “No me explico haber tenido sold outs ahí. Me sentí tan bienvenida... no creo que haya mejor experiencia en vivo posible que Latinoamérica. Y ahora poder volver… denme más de eso”, dice y, sí, suena un poco a comentario de cortesía. Pero también se nota una gratitud real, que probablemente venga de haber pasado varios años en un limbo típico de la vieja industria: contratos que se caían, discos que no salían, oportunidades que no llegaban. ¿Cuántos de esos obstáculos tuvieron que ver con ser una mujer abiertamente lesbiana que se presenta con trajes masculinos y unos rulos dylanescos? “Y... el tema de por qué no uso vestidos fue una de las conversaciones que llegamos a tener con ciertos directivos. Fue un periodo frustrante. Pero creo que todo pasa por algo”. 

La puerta de salida para LP fue ponerse a componer decenas y decenas de temas y ponerlos a circular en el mercado. “No sabía si alguien los iba a querer o quién, pero tenía que ganarme la vida”, dice. Es fan de Led Zeppelin y se viste como un rockero de los 70, pero sus canciones -que muchas veces nacen de sus tardes en soledad tocando el ukelele y suelen tener partes silbadas muy pegadizas- hablan el idioma universal del pop: amores problemáticos, penas agudas, momentos de celebración. La primera que fue a parar a un nombre grande fue “Love Will Keep You Up All Night”, que los Backstreet Boys sacaron en 2007. Siguieron temas para Christina Aguilera, Cher, Leona Lewis y Rita Ora, entre varios otros. Tuvo un gran hit con “Cheers (Drink To That)” de Rihanna. “Trabajando con gente exitosa me di cuenta que muchos no son del todo conscientes de la suerte que tienen, del milagro que es que las cosas simplemente se den para ellos y puedan tener una carrera. Muchas veces las cosas casi estuvieron por suceder para mí y fallaron. Eso me da una perspectiva diferente de lo que realmente cuesta pegarla.”

En el oficio de componer, LP encontró también una nueva ética de trabajo. “Me dio esa disciplina que no tendría de otra forma. Cuando escribís para otros y con otros, no hay lugar para decir ‘Uh, hoy no tengo ganas, no estoy en el mood’. Es ‘Sentate y escribí.’” En un momento llegó a pensar: “Bueno, voy a hacer solo esto. No está tan mal”. Pero su voz -que llega a alaridos majestuosos y precisos, con un vibrato muy Stevie Nicks- fue hecha para ser escuchada, aunque algunos no hayan podido verlo. Antes de que le rescindieran otro contrato más en 2012, LP le mostró a Warner algunas canciones en las que venía trabajando. Una de ellas es “Recovery”, una balada sobre la adicción al amor, y es un highlight del último disco Heart To Mouth. “Esa estuvo sentada ahí por años y fue como: ‘Hey, ¿Alguien la quiere? ¿Nadie? ¿Seguro? Ok, listo, la voy a usar yo, entonces’”. 

En ese grupo también estaba su hit más grande, “Lost on You”, una de las canciones más shazameadas del mundo en 2016. Céline Dion cuenta que la escuchó en una clase de danza e inmediatamente buscó contactarse con LP para que escriba en su último disco. De ahí salió “Change My Mind”, un midtempo épico sobre una crisis de pareja. Se nota mucho cómo Céline toma más de un estilismo de las guías vocales que grabó LP, además de directamente usarla en coros. Ella es súper modesta al respecto: “Amo, amo, amo a Céline. Hizo un trabajo enorme con esa canción. Que haya tomado una o dos cosas de lo que hice yo es un elogio enorme.’’

Ahora LP dice que tiene “canciones como para dos discos” y va tener que reducir la lista para septiembre, cuando salga su próximo álbum. “No va a haber una gran ruptura con lo que ya escucharon de mí”, dice. “Estoy a favor de probar cosas nuevas y evolucionar, pero siento una responsabilidad con los fans que tengo. Estas canciones se sienten como yo. Así que si en todo este tiempo les gusté... bueno, tienen suerte.”