05/11/2018

Jonathan Wilson, mucho más que el ladero de Roger Waters

Pájaros raros y nueva canción psicodélica.

Shelby Duncan / Gentileza
Jonathan Wilson

Aunque su nombre no sea tan conocido como el de sus compatriotas The War On Drugs, Jonathan Wilson lleva un largo tiempo trabajando la canción con componentes psicodélicos, que encuentra un cálido refugio en el disco Rare Birds. El cantante, compositor, guitarrista y productor mostrará sus creaciones el jueves 8 en Bebop Club, aunque su llegada a la Argentina dependió de un factor “externo”: es el violero de Roger Waters en la gira Us + Them, que mañana y el sábado tendrá sus paradas en el Estadio Único de La Plata.

“Esta es una hermosa oportunidad para mostrarles qué hago, porque no es fácil para un músico como yo poder viajar a Sudamérica”, dice Wilson a través del teléfono. La conexión con Waters, cuenta, se dio a través de uno de sus amigos, el productor Nigel Godrich (Radiohead, Beck, Paul McCartney). Como el guitarrista tiene un estudio, allí comenzó el trabajo de lo que después se convirtió en Is This the Life You Really Want?. “Creo que era el segundo día en el que trabajaban en algo que todavía ni siquiera era un proyecto. Estuvieron así durante seis meses, hasta que un día Roger me dijo: ‘¿Qué te parecería ser parte de la banda?’ Ciertamente, no era algo que hubiera esperado”.

Por más que tengas tu propia carrera, ¿cómo le decís que no a una oferta así?
Y… Es uno de los grandes, una de las pocas personas por las que pondría en una pausa mi carrera para experimentar esta gira, que es de esas que se dan una sola vez en la vida. Es sencillamente genial.

El contraste más evidente entre las canciones de Jonathan Wilson y las de Roger Waters pasa por el mensaje político que transmite el ex Pink Floyd, pero el guitarrista no tiene problemas con eso. “Lo bueno es que nadie puede transmitir esos mensajes mejor que él -asegura-. Lo escuchaba aparecer con ciertos versos y era como aprender de un maestro. Sus observaciones son súper certeras. Y para mí es un orgullo estar a su lado y ayudarlo a transmitir ese mensaje. Creo que todos en la banda te dirían algo parecido, todos compartimos una profunda admiración por él. Está bueno hacer música y divertirse, pero si encima tiene un mensaje como el de Roger, hay un sentimiento muy diferente”.

Más allá de que al ser parte de la banda de Waters tiene que meterse en los zapatos de un colega célebre como David Gilmour, por ejemplo, Jonathan Wilson está acostumbrado a trabajar con músicos de diferentes generaciones y estatus estelar, desde Lana Del Rey y Lauryn Hill hasta Conor Oberst y Jackson Browne: “Supongo que en parte tiene que ver con el modo en que toco, pero también mi forma de ser, mi personalidad. Eso finalmente es lo que hace que quieran contratarte para un trabajo. Yo me he dedicado a hacer lo mío y no me he limitado a un género específico ni le hablé a un grupo etario en particular. Para mí es mucho más divertido cruzar diferentes generaciones”.

Aunque en trabajos anteriores invitó a Graham Nash y David Crosby, en Rare Birds Wilson no buscó “unirse a las generaciones anteriores” sino lograr “la verdadera representación” de su personalidad. Y debe ser un tipo afable, porque las canciones suenan como si te estuviera hablando un amigo.

Uno que le da nueva forma a la canción psicodélica, eso sí: “Creo que la gente viene a mis shows a buscar eso y es algo que mi banda puede hacer. Creo que podemos expandir el territorio psicodélico, que es algo que también generan las visuales de mi show. Pero, si bien tienen un costado psicodélico, sobre todo son canciones. Son como dos caras de la misma moneda”, afirma Wilson.