05/02/2019

IZAL, indie español en movimiento constante

La "Autoterapia" llega a The Roxy Live y Cosquín Rock.

Gentileza

“¿Tú qué sabrás, si no vives dentro de esta jaula?” se pregunta IZAL en “Pausa”, de su reciente disco Autoterapia. Parece difícil imaginar dentro de una jaula a una banda que ha agotado todas las instancias posibles por las que debe pasar un grupo que se perfila como referente del indie en su España natal. Pero Mikel Izal, cantante y compositor, lo explica con un dejo irónico: “Toda nuestra vida es una jaula y los inconformistas siempre peleamos por estar en una nueva”.

El encierro vuelve a aparecer en “Bill Murray”, canción que hace referencia a la película El día de la marmota y a la sensación de que un mismo día se repite sin fin. “Hay un peligro a aburrirte de todo. Lo mejor del mundo, si lo repites suficientes veces, te deja de gustar. Por eso intentamos siempre movernos por sitios nuevos”, afirma Mikel.

Ahora mismo, el movimiento es transatlántico, porque los madrileños se preparan para un nuevo desembarco en la Argentina: el miércoles 6 de febrero tocarán en The Roxy Live y el sábado 9 en Cosquín Rock. ¿Tienen la ambición de replicar aquí el mismo fenómeno que han generado en España? “Ilusión más que ambición”, responde el líder de IZAL. Queremos abrir nuestra música a otra cultura, ir a la Argentina y ver qué pasa en el Cosquín Rock. Nos han puesto en un escenario muy grandote a una buena hora, vamos a poder tocar presumiblemente ante muchas personas”.

De eso ya sabe IZAL, a quien en España se ha definido como una banda “festivalera”: gracias a su participación en encuentros masivos, llegaron a logros propios como meter 15 mil personas en el Palacio de Deportes de Madrid. “Afortunadamente muchas personas se anotaron nuestro nombre en sus agendas y empezaron a seguirnos a raíz de escucharnos en un festival. Por eso hay cierta esperanza extra en este viaje”, reconoce Mikel.

En Cosquín Rock, IZAL formará parte de la grilla del sábado 9 en el Escenario Sur, junto con referentes del indie local. Si bien en España son los grandes representantes de esta escena, hay pocas similitudes entre sus toques folk progresivos a lo Mumford and Sons y el sonido de Él Mató un Policía Motorizado, Usted Señálemelo y Los Espíritus, con quienes comparten cartel. “Creo que la Argentina y España están algo desconectadas en los últimos años. Quizás hay pocos puentes tendidos musicalmente”, teoriza Mikel. “Siempre intentamos aprovechar los viajes para conocer nueva música. Vamos a estar atentos en el festival para escuchar nuevos grupos”.

“Hemos crecido con el público, única y exclusivamente a través del boca a boca de la gente. Hoy en día la gente manda, el público decide qué quiere escuchar y nosotros hemos tenido la suerte de conectar con muchas personas”, explica el cantante. Por este motivo, los IZAL consideran su enorme salto en la escena española como fruto de un proceso orgánico, “algo que parecía imposible hace unos años sin un apoyo discográfico detrás”.

Desde un principio el proyecto IZAL es autogestionado. Lejanos parecen hoy sus primeros trabajos de estudio, posibles gracias al apoyo de su público a través de crowdfunding. Hoy las condiciones son otras y Mikel da cuenta de ello: “Grabar los discos hoy no tiene nada que ver con cómo grabamos el primero, que tuvimos que hacer en ocho días a toda velocidad. Este lo hemos disfrutado mucho más. Nos hemos podido permitir un mes y medio de experimentación en un estudio de grabación muy grandote en Cataluña. Antes no teníamos recursos, ahora los tenemos y es más fácil. Por ejemplo, contar con uno de los mejores violines del mundo (muchos dicen el mejor) que es Ara Malikian, que de repente se te planta en tu estudio y te hace una línea increíble para el tema que da nombre a tu disco. Eso es algo espectacular que buscamos constantemente”.

Autoterapia es una vuelta a ellos mismos, una forma de procesar todo aquello que han vivido en estos últimos años: “Las letras de este disco son muy personales. Creo que más que nunca he hablado en primera persona del singular”, admite el vocalista. Para IZAL hoy el gran desafío es no perder aquel instinto experimentador y la dinámica de juego a la hora de la composición. ”En todos nuestros discos lo que intentamos es intentar tomar caminos nuevos. Al final es eso, jugar y no aburrirte a ti mismo”.