28/12/2017

Habeas Pornus y el metal de amplio espectro

Hernán García se reinventa después de O'Connor.

Hasta el 10 de enero de 2017, Hernán García era, como desde hacía 20 años, el socio compositivo y creativo de Claudio O’Connor en su proyecto solista. Pero algo se rompió y el bajista decidió poner fin a la dupla más importante que había forjado el heavy metal argentino en el siglo XXI.

Al igual que García, Iván Íñiguez, guitarrista, también decidió apartarse de Oconnor. Al mes siguiente, junto a Cristan Vai en batería y Matías Díaz en voz, habían formado Habeas Pornus, un cuarteto de rock pesado que el 30 de septiembre ya tenía publicado su disco debut y que este viernes 29 de diciembre hará su debut en Uniclub. “Todo fue movilizador”, dice García, bajista, compositor y productor de los 10 temas que conforman Acuario. “Nos propusimos hacer un álbum y que eso fuera el eje conductor, que todo girara a su alrededor”.

Con una clara impronta heavy, Habeas Pornus maneja la cintura suficiente para ir del thrash al hard rock, y de ahí a algún riff stoner o un estribillo con gancho pop. “Las canciones pueden llegarle a un abanico de público extenso y esos son los discos que pueden gustar de verdad”, sostiene Díaz. Sin embargo, toda esa variedad tiene que sostenerse desde una identidad propia. Y cada uno de los miembros es consciente del rol que ocupa en el engranaje que comanda García. “Siempre tiene que haber un guía y un eje”, explica Vai. “Para formar un grupo de trabajo, uno tiene que tener en claro su función”.

A la hora de analizar la escena, de la que son parte desde hace años pero a la que ahora se sumergen desde un proyecto nuevo, el baterista afirma: “Creo que, sin desprestigiar a los que ya están desde hace años, se necesitaba una banda así para que refresque la escena”. Para García, la experiencia es un factor clave para saber que hay etapas que no deben quemar: “que uno venga tocando desde hace años sirve por una cuestión de conocimiento, pero la parte más engorrosa es cuando uno tiene que expandirse para dar a conocer lo que hace, los discos, los videos, los shows en vivo… pero hoy disfrutamos hasta de las contras”.

Sobre su salida de Oconnor después de haber grabado diez discos de estudio, explica: “La respuesta no puede ser muy puntual… Todas las personas tenemos ciclos en la vida, me puedo arrimar a eso. Uno ya no tiene ni 15 ni 18, está más grande y va pretendiendo cosas. Siempre voy a agradecer lo mas lindo. La parte fea es fea de cualquier manera y también sirve porque uno aprende. Y algunos no aprenden de nada, mirá que relativo será. A veces las cosas llevan más tiempo o menor tiempo; fueron 20 años en mi vida de los que siempre voy a ser un agradecido”.

Pero decidieron irse en medio de una gira: evidentemente había una urgencia.
Hernán:
Es que uno veces tiene tiempos que puede programar y a veces no, tal vez esta fue una ocasión de no poder programar mucho. A veces sentís que las cosas tenés que hacerlas en ese momento para no quedar cruzado, y fue para bien, desde todos los aspectos. Lo viví de esa manera. Obvio que uno sufre cambios en la vida, que le repercuten, pero todo tiene su tiempo, para ponerse mal, para recuperarse y para madurar. En este caso, no fue programado pero si hubo tiempos internos. Fue como “tal vez no era el momento más adecuado pero me tengo que ir, ojalá hubiese podido avisarte antes pero tengo que irme ahora”. No era una idea que ni Iván ni yo veníamos programando.
Iván: Yo no sabía que el había renunciado hasta que me avisaron, no lo habíamos hablado.
Hernán: Obviamente, sí, el impulsor fui yo, y eso trajo sus consecuencias para cualquiera. Lo vemos de esa manera, ya uno tuvo el momento para velarlo y ahora estamos en otra etapa y sumamente entusiasmados.