15/11/2018

Gigio&Spiker, o el resultado de la complicidad cancionera

Un Cadillacs y un ex Cienfuegos dan instrucciones para ver el sol.

Gentileza
Gigio&Spiker

Pese a que los Fabulosos Cadillacs permanecen en pausa por tiempo indeterminado, Mario Siperman está más ocupado que nunca. “Tenemos muchos ensayos, recién fui a buscar los vinilos a la fábrica… Tengo que encargarme de todo: así es el mundo independiente”. El tecladista habla de Instrucciones para ver el sol, el álbum que lo encuentra en dupla con Gigio González (ex Cienfuegos). Más precisamente, como Gigio&Spiker, atendiendo al apodo que Siperman carga desde la adolescencia.

Las ocho canciones de Instrucciones para ver el sol viajan a través de diferentes géneros, pero siempre transmiten una sensación de complicidad que se extiende a los invitados: Vicentico, Sergio Rotman, Flopa, Hilda Lizarazu, Daniel Melingo, Ariel Sanzo y María Ucedo. “Son nuestros amigotes”, dice Siperman. Y es por eso que muchos de ellos estarán en la presentación del disco, mañana viernes 16 de noviembre en el Teatro Monteviejo, con Kanu como apertura. “Tocamos los dos solos, pero en todos los temas hay algún invitado, en voces o distintos instrumentos. El disco tiene algo íntimo que estamos manteniendo muy bien en este formato”, dice el tecladista y productor.

Que los dos músicos terminaran trabajando juntos parecía estar escrito en sus destinos. “Gigio es compañero de las primeras bandas de punk rock que tuvieron Sergio Rotman y Fernando Ricciardi; eran punks de zona norte. Estaban ellos, Gamexane, Félix Gutiérrez (bajista de Todos Tus Muertos)…”, explica Siperman. “A Gigio lo conocí en esa época y siempre me gustaron sus canciones. En el primer disco de Cienfuegos hay una canción de él, ‘Celoso’, que es una de mis favoritas. Hace dos años me dijo que quería grabar unas canciones y a mí me habían regalado un instrumento que se llama Push, que es un controlador para el (secuenciador de audio y midi) Ableton Live, y como quería aprender a usarlo, pensé ‘Bueno, ideal: que venga al estudio un pibe amigo y si yo hago agua con el Push, le explico, no es un papelón’”.

Pero la grabación de una canción llevó a la siguiente, y el entusiasmo de Gigio&Spiker creció: “Él encontraba en mí el complemento de lo que le faltaba y a mí, además de que me gusta mucho su música, también me pasa con sus letras”, recuerda Siperman. “Ahora estoy en un momento en el que estoy grabando con otro amigo, Gustavo Roca, un disco de canciones de Leonard Cohen traducidas al español, que es muy lindo. Ya participaron Nito Mestre, Manuel Quieto, Richard Coleman, Claudio Kleiman, Adrián Yanzón, Cucuza Castiello… Yo siempre fui muy fanático de la música y nunca le prestaba demasiada atención a la poesía en las canciones, pero con lo de Cohen empecé a buscar ese otro lado. Y Gigio es un poeta aparte de un músico, entonces terminamos de conformar lo que nos interesaba a los dos”.

“No hago nada que no me guste”, se planta Siperman en esta etapa de su carrera. Y una de las cosas que no hizo fue “tocar las puertas en las compañías multinacionales”. “Me dio mucha fiaca que me atiendan con una sonrisa porque soy de los Cadillacs y que me digan ‘No, para este período no se puede porque los balances no sé qué cosa, capaz en seis meses…’ Y yo en seis meses quiero estar haciendo el segundo disco, así que es ahora”. ¿Para tanto? “Gigio ya trajo un tema nuevo que me encantó, así que después del show vamos a empezar a grabarlo…”, se ríe el tecladista.