06/12/2017

Falsa Cubana y sus diez años de picante mezcla patagónica

Ska, reggae, rock, cumbia y cordero a la parrila.

Falsa Cubana

Para celebrar sus primeros diez años de trayectoria, Falsa Cubana publicó el DVD En vivo con grabaciones hechas en Niceto Club y en el Club Huracán de Trelew, de donde es originaria la banda. “Fue la oportunidad para agarrar temas viejitos y darles una lavada de cara, una tuneadita como para que salgan a la cancha de nuevo”, asegura el bajista y cantante Denis Davies. Para el grupo, mañana será la oportunidad para volver al escenario en Buenos Aires, esta vez en Ciudad Konex, junto a Parapipou y No Pares.

“Vamos a hacer una lista bastante ajustada y para mover el cuerpito”, dice el trompetista Juan Fantaguzzi. Y Davies apoya: “Al tocar tanto el En vivo durante todo el año, ahora queremos agarrar los temas que quedaron afuera”. ¿Y qué se escuchará? La “picante mezcla” con sabor patagónico que maneja la banda: “Agarramos lo que venga; una noche de reggae, una noche de ska, una de cumbia, una de rock and roll. La diversidad que tiene el estilo que hacemos juega un poco con eso”, explica el guitarrista y cantante Rodrigo Paz.

La variedad se asienta en la horizontalidad de Falsa Cubana a la hora de componer, como puede apreciarse en sus cuatro discos de estudio (Marlon Bransen, Picante, Pibe Salamandra y Bajo los huesos). “Todos componemos, todos escribimos”, suelta Davies. “Por ejemplo, Cepi (Funk, saxofonista) trae una melodía, Rodri la armoniza, otro le pone la letra, después Juancho termina cambiando el ritmo drásticamente. Así, de repente, termina un tema que, literalmente, pasó por todos, y está buenísimo porque es horizontal”.

El origen de los integrantes de Falsa Cubana también define su relación. “El viento, el frío, la montaña, el mar, la meseta, el río”, enumera Paz las características de la Patagonia. Pero, más allá de ese carácter melancólico y solitario que impone el paisaje, hay un placer compartido: el cordero patagónico. “Nos complementamos en lo gastronómico”, remarca el guitarrista. “Si algo sabemos, es morfar”.