15/01/2019

Como Asesinar a Felipes, experimentación chilena de exportación

El quinteto de Santiago viene de grabar con Chino Moreno y va por más.

Ignacio Gálvez / Gentileza
Cómo Asesinar a Felipes

“En la escena chilena siempre hemos sido los bichos raros”, dispara Felipe Salas, baterista y fundador de Como Asesinar a Felipes. “Siempre estuvimos rodeados de gente que hace música totalmente comercial, representando un poco a la experimentación. Muchas bandas tal vez se cierran puertas cuando hacen algo que no es popular. En cambio, nuestra filosofía siempre ha sido mover nuestra música como si fuéramos la banda más popular del planeta, tratando de que la escuche la mayor cantidad de gente posible y de llegar a todos lados. Algo ha funcionado…”

¿Algo? El quinteto formado en Santiago en 2007 lleva a la fecha seis discos de estudio, ha girado por buena parte del planeta (su último tour fue por Rumania y Serbia), es parte del sello de Billy Gould (bajista de Faith No More) y acaba de publicar un tema junto a Chino Moreno (Deftones). “Si hace diez años me hubiesen dicho que iba a grabar una canción con Chino, no lo habría creído”, asegura Salas. “Disparan (Fill the Skies)” encuentra la amalgama perfecta entre la voz susurrante del estadounidense y la mezcla de hip hop, jazz experimental, rock y vaya a saber qué más que proponen los chilenos.

La conexión entre el líder de Deftones y Como Asesinar a Felipes se gestó a través de Gould, que se hizo fan del quinteto cuando recibió Un disparo al Centro, un trabajo en el que el grupo se cruzaba con una orquesta sinfónica. “Quizá le llamó la atención el experimento que estábamos haciendo”, arriesga Salas. “Esto es como el punto máximo de ese trabajo después de años de estar con él, porque giramos por California, abrimos shows de Faith No More, incluido el último de ellos en el Luna Park… Billy es un personaje increíble, siempre está dispuesto a ayudarnos”.

Gould fue el invitado estelar de CAF durante su set en Lollapalooza Chile 2018, ocasión que el grupo aprovechó para grabar con el bajista como productor. “Mientras pensábamos qué hacer con esa música, él sugirió la idea de tener invitados en las canciones. Mencionó que tenía buena onda con Chino y nosotros felices, porque siempre nos ha gustado Deftones y todo lo que hace Chino. Es una gran influencia y además calzaba perfecto con la música que estábamos haciendo en ese momento. Billy le mandó nuestra música y cuando Deftones pasó por Chile nos conocimos, nos juntamos, le mostramos la letra, y él nos contó también sobre lo que estaba escribiendo. Pudimos tener una relación un poquito más cercana”, continúa Salas.

¿Qué les llama la atención a músicos como Gould o Moreno sobre CAF? El batero arriesga que “al principio les resulta divertido el nombre de la banda, pero una vez que se meten en la música, la mezcla de estilos no es tan usual”. “Hay un rapero, pero hemos hecho discos con música clásica… Entonces, me parece que este experimento musical les llama la atención. No sé si Chino alguna vez había cantado con un saxo por atrás, por ejemplo. Y también, el hecho de que venga de Sudamérica, porque no están acostumbrados. Casi siempre es al revés, ¿no?”

Esa mezcla inusual distingue a la banda de cualquier otra en el planeta, lo mismo que su formación: Koala Kontreras no es el rapero promedio, sino que se mueve con insólita soltura entre el flow hiphopero y la spoken word; Cristián Gallardo lleva a su saxo alto y su flauta traversa en un viaje “free”, y  se cruza con el arsenal que DJ Spacio descarga sobre la base aventurera que conforman Salas y el bajista Sebastián Muñoz. Las canciones, cuenta el baterista, surgen de la improvisación, una parte crucial de su estancia en la sala de ensayo. “Somos bien fanáticos de estar encerrados ahí durante horas, creando y también escuchando mucha música”, explica.

“Creo que estuvimos en el momento justo”, arranca Salas a explicar las razones para el notable recorrido de Como Asesinar a Felipes. “Pero uno también tiene que estar ahí atrás, empujando para que las cosas se muevan. Tiene que ver con la determinación y la convicción, con creer en la música que uno hace y trabajar mucho. A veces las cosas nos cuestan más porque nos autogestionamos. Nos gustaría ir más a la Argentina, por ejemplo, donde ya estuvimos cuatro veces y tenemos una conexión bien fuerte con el público. Cuando nos ponemos a revisar estadísticas y eso, notamos que allá tenemos muchos seguidores que escuchan nuestra música, entonces siempre queremos volver”.