02/02/2018

Ciro Pertusi vive su verano del amor

Volvió a las calles.

Mala Difusión / Gentileza
Ciro Pertusi

La noche del 30 de septiembre del año pasado sirvió como impulso para que Ciro Pertusi retomara su vida como músico activo arriba de un escenario. Esa noche, Die Toten Hosen se presentó en Museum y, al reconocer al flaco de casi dos metros entre los invitados, le propusieron unirse a ellos sin saber que Ciro no había cantado en público en todo el año. Los alemanes dejaron en claro que la oferta no era negociable, tenía que subir. Y subió.

“Hace unos años me enteré que Die Toten Hosen quería versionar ‘Donde las águilas se atreven’”, dice Ciro. “Sin dudas que es gratificante que una banda tan grande y emblemática a nivel internacional se digne a tal gesto para con una banda sudamericana. Hacía más de un año que no subía a un escenario por algunos inconvenientes de salud. Me presentaron como ‘el hombre que compuso esta canción’… sin palabras. Me honraron de modo único e inolvidable”.

A partir de ese día, Ciro Pertusi preparó su verano como si fuese una película de amistad y aventuras adolescentes; esas donde todo lo que sucede durante ese período termina siendo irrepetible y con final feliz.

Romanticistas Shaolin’s

Para comenzar la tarea, Ciro se puso al hombro la vuelta de De Romanticistas Shaolin’s, la banda de su hermano, Federico. Allí Ciro co-dirige un grupo rotativo de All Stars punks cuyo único horizonte es repasar las canciones de una banda tan particular que desde sus inicios fue concebida prácticamente para tocar lo menos posible.

“Mi hermano es uno de los artistas y humanos que más he admirado y de los cuales me he nutrido e inspirado tanto en lo artístico como en la vida” cuenta Ciro de Federico Pertusi. “No es fácil coincidir en un proyecto con él, es un hombre de estudio, ama esa forma de expresión. Que Federico haya aceptado volver a tocar con su banda es casi un milagro, un evento del cual no podía dejar de ser partícipe. No me podía perder la oportunidad de compartir escenario y ensayos con él y vibrar más de cerca sus composiciones”.

Un recreo con Attaque 77

Luego de una serie de shows relámpago con Romanticistas, casi sobre fin de año, ocurrió una pequeña cumbre entre Ciro Pertusi y Mariano Martínez, las mentes maestras de Attaque 77. El lugar donde se dio fue el más impensado: un show de Valeria Lynch. Tras una charla de amigos, acordaron que Ciro se sumaría a la dulce Navidad que estaban preparando sus excompañeros para una seguidilla de recitales en Niceto. Fueron tres fechas en las que se los pudo ver en su formato clásico, con Ciro como líder y cantante principal.

“Son mi familia artística y de vida” resume Ciro sobre el reencuentro con Attaque 77. “Si bien el público de Attaque y el más ocasional que se ha sentido identificado con la banda lo toma como algo ‘especial’ o ‘imperdible’, yo lo veo más natural. La banda nació en el 87, hemos vivido mucho juntos. Hoy seguimos ese camino que iniciamos pero por separado, sin dejar de predicar con el ejemplo eso de ‘Podrán pasar mil años, verás muchos caer, pero si nos juntamos no nos van a detener’. Somos como una familia y como tal debe estar unida. Por suerte lo logramos.”

La vuelta de Jauría

De manera inesperada, en el medio de todos estos reencuentros, Ciro tuvo tiempo para sumar horas de estudio y el resultado quedó registrado en un 7 pulgadas editado bajo el nombre Obrero, donde versiona dos canciones de Bad Religion acompañado por amigos y algunos de sus compañeros de Jauría, ese proyecto que lideró post Attaque 77 y que piensa retomar este año luego de más de un año de inactividad culpa de una operación en la garganta que requirió de un proceso de rehabilitación extenso y delicado.

“Todo lo que estoy haciendo: subir con los Hosen; tocar con Romanticistas; cantar de invitado con Attaque, y cada cosa que hago en colaboración con otros artistas es algo que me brinda alegría en lo personal y me da combustible para seguir adelante con más inspiración e ideas”, dice Ciro sobre su actualidad creativa y su salud, “pero téngase en cuenta que sigo, poco a poco, rehabilitando mi voz y poniéndome fuerte para este año que demanda un trabajo muy arduo de cara al próximo disco de Jauría, que abunda de canciones que van a requerir mucha atención, ensayos y futuras presentaciones. A partir de marzo, me meto de lleno en la preproduccion del disco nuevo y la vuelta de Jauria”.

De Romanticistas Shaolin’s se despide (¿para siempre?) esta noche en Uniclub con más de una docena de músicos invitados y con la presunción de que Ciro será el último en irse: entre los invitados estará todo el elenco de Jauría. Habrá entradas en venta en la puerta del lugar.