06/12/2016

Santiago Motorizado prepara su primer disco solista

Tranquilos, fans de El Mató, que hay novedades para todos.

Cecilia Salas

“En diciembre voy a grabar mi primer disco”. En bastante menos que 140 caracteres, Santiago Motorizado anunció en Twitter el fin de semana pasado lo que será su primer trabajo por fuera de El Mató a un Policía Motorizado. “En realidad nació en un momento que no me acuerdo bien cuándo fue, pero fue una temporada en la que empecé a hacer muchas canciones para El Mató. Empecé a encarar la canción por otro lado, un poco por ganas y también por ejercicio”, explica el cantante y bajista de la banda platense sobre cómo empezó a dar forma al repertorio propio que grabará a fines de mes en Romaphonic con los músicos que lo acompañan en sus presentaciones en vivo. Antes de que nadie se asuste, nada de esto pone en peligro a los creadores de La dinastía Scorpio, como podrán terminar de entender más abajo...

Reducido  a un formato intimista de guitarra y voz, Santiago empezó a encontrar que su nuevo método compositivo le abrió una serie de posibilidades que hasta ahora le resultaban ajenas. “A veces está bueno irte de ese lugar que es más o menos conocido y empezar a inspeccionar otras cosas, no para llegar a un lugar totalmente diferente, sino como ejercicio para ir explorando, algo que tiene que ver con la composición de las canciones en su estado más simple y básico”. Aunque ese formato acústico pueda desorientar a algún escucha desprevenido, Santiago asegura que no dista demasiado del espacio de dónde surgieron las canciones que compuso y compone para El Mató. “Había una canción que tenía un tono entre folclórico y rock, que era ‘Mujeres bellas y fuertes’. Después, al meterle otro ritmo, cambió un montón y eso estuvo buenísimo”, explica.

Pero si bien algunas de esas canciones se reformularon para sumarse al repertorio de la banda platense, la gran mayoría parecía no cuajar con la propuesta del grupo. “De las que quedaron más para el universo mío en solitario, la diferencia más grande, más allá de la estética, está en las letras. Son muy personales, es una cosa medio irónica, de juego, un chiste muy personal mío, con mucha ironía sobre las canciones de amor y exagerando un poco eso”,detalla. Para grabar el álbum, Santiago acudió a los músicos con los que suele presentarse en vivo: su novia, Mora Sánchez Viamonte, en teclados (también integrante de 107 Faunos) y Tom Quintans, cantante y guitarrista de Bestia Bebé, en batería (puesto que supo ocupar en Go-Neko!). “También quiero invitar a Pipe, baterista de los Faunos, para que grabe algunos bajos. La formación en vivo no tiene, pero quería probar porque la dinámica de grabación es otro universo. Quería probar arreglos para darle otro volumen a las canciones”, dice Santiago.

Aunque la banda ya tiene pautados cuatro días para grabar en Romaphonic, Motorizado no siente una urgencia real para completar su debut como solista. “Vamos a tratar de grabar todo lo que podamos en esas cuatro sesiones, y después vemos. Si no llegamos, seguiremos grabando en otro lado”. Antes de completarlo, Santiago tiene otra prioridad en vista: en enero, El Mató viajará a Texas para grabar su nuevo disco en Sonic Ranch, un estudio emplazado en una hacienda en el medio del desierto, por el que pasó una lista de artistas que va desde Beach House y Animal Collective, pasando por Enrique Bunbury, Plastilina Mosh y Utopians.

La elección del lugar responde a la necesidad de El Mató de afrontar nuevos desafíos. “La primera idea era alquilar un estudio por mucho tiempo, que era algo que nunca habíamos hecho. La dinámica de la banda en los últimos años cambió mucho, entonces empezamos a tocar más seguido y a hacer más giras, entonces nunca teníamos el tiempo para ordenarnos”, cuenta Santiago. El plan inicial de la banda es instalarse en Sonic Ranch una veintena de días junto al ingeniero Eduardo Bergallo para volverse con el disco terminado bajo el brazo para publicarlo en la primera mitad del 2017. “Nos entusiasmaba la idea de vivir esta experiencia y estar encerrados en un estudio mucho tiempo, como concentrados. Además está en el medio del desierto, no hay nada ahí que te distraiga, estás en la burbuja del estudio. Suponemos que está bueno, así que ojalá que así sea”, dice.

Para el sucesor del EP Violencia, la banda trabajó sobre una serie de veinte canciones de las que, aunque algunas se queden en el camino, Santiago promete que el resultado final será el disco más largo de El Mató, y también el más disímil. “Es el disco al que más tiempo le dedicamos a la etapa de preproducción y composición, y las canciones tienen otra forma. Quizás en algún momento van a reconocer obviamente el sonido de El Mató, pero la canción en su formato más básico ya tiene otra forma, y lo que es la producción también. Empezamos a experimentar con otras cosas que nunca habíamos hecho, y estamos muy contentos con cómo está quedando”.

Aunque El Mató dará el último concierto de su gira Rápida y Violenta este martes 13 en Vorterix, quienes quieran escuchar material nuevo tendrán que esperar un poco más. “Todavía no hay nada grabado. Pasado el show vamos a empezar a tocarlo, porque estuvimos mucho tiempo trabajando en el formato de laboratorio, grabando, emparchando y cortando pedazos” explica. Y agrega, para justificar la espera: “Todavía no tenemos nada listo, pero ya vendrá el momento de mostrarlas”.