28/09/2018

Alt-J puso sus canciones en manos del hip hop

El trío inglés surfea otra ola fabulosa.

Gabriel Green

“No se trata de algo cínico, no estamos buscando engancharnos de la popularidad que tiene el hip hop en este momento. Hay una sola razón para hacer este disco: hace mucho que somos fans del género y queríamos que nuestras canciones sonaran de esta manera”, sostiene Gus Unger-Hamilton, tecladista de alt-J. Y es que Reduxer, publicado hoy, retoma los temas de RELAXER (2017),  su trabajo anterior, desde la mirada de artistas del hip hop como Pusha T, Danny Brown, Little Simz o Kontra K. El resultado es tan distinto que, por momentos, incluso parece no pertenecerle al trío inglés.

“No estuvimos involucrados para nada, le dejamos todo a los raperos y a los productores”, desliza el tecladista de alt-J a modo de explicación. Más allá de escuchar algunos tracks por mail, la participación de Joe Newman, Thom Green y Unger-Hamilton pasó por la elección de ciertos músicos: “Había algunas personas de las que éramos muy fans. Por ejemplo, hace mucho que queríamos trabajar con Danny Brown, que estaba muy arriba en nuestra lista”. Otros de los que encararon las reversiones llegaron por recomendaciones de terceros. “Nos aconsejaron en distintas partes del mundo porque queríamos hacer un disco lo más global posible. Hay gente de América, Alemania, Australia e Inglaterra”.

Esa intención transcontinental se resuelve sin vueltas en “Pleader”, la canción más politizada de RELAXER que, ahora en manos del rapero puertorriqueño Pj Sin Suela, se radicaliza aún más. “Quisimos asegurarnos de que el disco no le hable solamente a gente como nosotros, hombres blancos de Inglaterra. Queríamos que fuera accesible para todos”, esgrime, y aclara que nunca fueron una banda realmente politizada. “Estamos contentos de que las perspectivas no sean necesariamente las de alt-J, y también nos emociona que sea un disco más político y enojado que los anteriores, que tienden a hablar de un mundo imaginario”. Justamente, en un contexto político convulsionado a nivel global, las letras de 2017 toman nuevas perspectivas en 2018: “Creo que las canciones ganaron mucho desde ese lado. El mundo está en un cambio importante, pero me parece que el hecho de que la juventud esté más involucrada es algo positivo”.

Otra posibilidad que Reduxer le ofreció al trío es la posibilidad de conservar el halo de misterio que ronda a sus integrantes, ahora capaces de tercerizar su propio disco: “Nunca pensamos en meternos en una situación de fama. En esta era de Internet, cualquiera puede ser famoso sin que signifique nada. En 1960, Mick Jagger era famoso por ser un cantante increíble. Hoy la gente es famosa sin ningún talento, como Kim Kardashian. Y no queremos ser así. Eso es el pasado y nosotros somos el futuro”, lanza. Entonces, ¿cómo es el futuro según alt-J? “Supongo que las cosas serán más democráticas en lo político, lo musical, en todo. Y con mucho sexo”.