27/09/2020

A Certain Ratio vuelve al ruedo tras 12 años de silencio

Don't you know I'm loco?

A Certain Ratio

El tiempo parece ser algo relativo para A Certain Ratio. La banda pionera del post punk estrenó el viernes su undécimo disco, ACR Loco, tras doce años de silencio discográfico, y el dato sería una anécdota si no fuese porque ese es casi el mismo lapso que separa a su anterior trabajo, Mind Made Up, de su predecesor (Change the Station, de 1997). “Se ve que somos consistentes en algo”, bromea Jez Kerr, bajista del grupo desde su fundación y también vocalista desde alguna de las tantas reinvenciones de su formación. “No hubo un gran plan detrás de esto, y la mejor manera de hacer las cosas es cuando sentís que hacés lo correcto y aparecen las oportunidades”, completa. 

Nacido en Flixton, un suburbio de Manchester, A Certain Ratio fue uno de los primeros grupos en integrar Factory Records, y junto a Joy Division, Durutti Column, Cabaret Voltaire y John Dowie, fue parte de A Factory Sample, el primer lanzamiento de la disquera indie. “Las bandas fuimos las encargadas de hacerlo físicamente. Era algo bastante complicado, porque el arte de tapa era una pieza enorme de papel plateado que había que doblar varias veces, y después meter en una bolsa de polietileno y sellar con calor”, explica Kerr. “Hice como mil de esos discos y como me aburría empezaba a escribir mensajes en los booklets, como ‘Joy Division es una mierda’ o ‘ACR es genial’. Era muy emocionante ser parte de eso: literalmente estabas haciendo tus discos”, dice.

En medio de un género caracterizado por su rigidez y opresión, A Certain Ratio se caracterizó desde sus inicios por enfatizar el groove, con elementos de funk y disco como andamiaje de todas sus encarnaciones. “Cuando era joven, estaba como loco con el northern soul, Chic y cosas por el estilo, porque eso sonaba en los clubes. Después, cuando apareció el punk, esos mismos lugares pasaron a tener una noche punk y todo tuvo sentido”, explica Kerr. “Hay una frase que suena un poco pedante que dice que en Manchester están las mejores colecciones de discos y creo que es un poco cierta. Como Nueva York, era una caldera en ebullición constante, la gente disfruta mucho la música”, agrega.

Con el pasar de los años, A Certain Ratio se volvió una banda tan diversa como la cantidad y variedad de integrantes que pasaron por sus filas. Al mismo tiempo, el grupo cambió constantemente de sello y así es como su obra terminó pasando por discográficas orientadas al indie (Creation), la world music (Soul Jazz) y la electrónica (Mute, que los publica actualmente). “Un amigo mío solía decir que no sos un sello de verdad si no perdiste plata con A Certain Ratio y creo que esa afirmación es bastante real”, dice Kerr entre risas. “Una de las razones por las que todavía tocamos es porque tratamos de hacer toda la música que escuchamos, que es lo suficientemente vasta y amplia como para no aburrirse jamás”, completa.

Tras su última incertidumbre discográfica, el grupo encaró el año pasado la curaduría de una caja retrospectiva de singles, lados B y rarezas oportunamente titulada acr:box. Con abundante material inédito, su punto fuerte es una versión de “Houses in Motion”, de Talking Heads, que la banda planeaba grabar junto a Grace Jones, algo que finalmente no sucedió. “Creo que Chris Blackwell, el productor de ella, no estaba al tanto del plan. El del sello lo arregló sin avisarle, así que cuando se enteró no quería que otra persona produjera a su estrella, porque él había sido el creador del ‘sonido’ de Grace Jones. Lo entiendo, yo hubiera hecho lo mismo”, dice Kerr sobre lo que terminó siendo su anticipado debut como vocalista de A Certain Ratio. “Yo ni siquiera cantaba en el grupo, grabé una voz de referencia para que todos pudieran aprenderse los cambios. De hecho, si escuchás la versión, ni siquiera sé la letra, pero decidimos dejarla como reflejo de cómo eran las cosas en esa época. En los comentarios del video en YouTube muchos dicen que David Byrne no estaría satisfecho con la versión porque la voz es una mierda y coincido con ellos plenamente, pero la idea justamente era esa”.

Envalentonados por el proceso, Kerr y sus compañeros convirtieron esa búsqueda en el archivo personal del grupo en el motor creativo de ACR Loco y el resultado final es quizás el más ilustrativo de todas las facetas posibles del grupo. Hay post punk ortodoxo en “Berlin”, experimentaciones tribales en “Friends Among Us” y pop citadino en “Always in Love”. “Creo que logramos conseguir un montón de los estilos que abarcamos en nuestra carrera en un solo disco y fue sin proponérnoslo”, dice Kerr. Muchas de las canciones nacieron en zapadas en el estudio y prometían llevarse bien con el escenario, algo que por ahora deberá esperar, con una gira pautada para noviembre que quedó en pausa hasta nuevo aviso.

Con más de cuatro décadas a cuestas y una carrera sostenida por la curiosidad constante, en el último tiempo A Certain Ratio aprendió a ser más complaciente con su público, al menos en vivo. “Cómo siempre miramos hacia adelante, a veces por ahí hacíamos shows con temas que pensábamos para un próximo disco y no el que íbamos a presentar, y la gente se volvía frustrada a sus casas. Ya lo aprendimos y ahora tenemos dos sets, uno con el disco nuevo y otro en plan grandes éxitos”, reconoce Kerr. Aunque no reniega del derrotero de su grupo a lo largo del tiempo, el bajista reconoce que le gustaría poder viajar en el tiempo para darse a sí mismo un consejo: “Me diría ‘Comprá una cámara’. Hoy en día das por sentado que todo se puede retratar con un teléfono y tengo recuerdo de muchas cosas de las que no hay registro. Si hubiera tenido una cámara en ese momento ahora sería rico, porque podría haber retratado todas las cosas que me tocaron ver”.