29/03/2019

Wos, Dak1llah y Omar Varela en Lollapalooza: el sueño del pibe

Fuerza joven.

Wos

Wos no puede ocultar su esencia. Es un freestyler por naturaleza. Y por eso arranca su show en Lollapalooza improvisando barras, su voz (sin autotune, a contrapelo de su camada) suena un tanto baja, pero igual se lo escucha gritar: ¿Cómo está la gente del lugar que vino al festival?

Pero también se nota un recorrido. Si el año pasado había sido parte de una exhibición de hip hop en el Perry's, esta vez le corresponde su participación en solitario. Detrás de él, un trío que incluye a Ca7triel en guitarra, sostiene un beat espacial para que se largue con "Andrómeda" primero y "Abacanando" después. En el medio, saluda a un chico que cumple años, las pantallas enfocan al adolescente con cara de incrédulo. El sueño del pibe. Igual pero distinto al que vive Wos desde que ganó la Batalla de los Gallos de Red Bull. Entre una punta y otra, un artista que va contra la corriente: mientras todos van del freestyle al trap, su show se planta en la vieja escuela del hip hop.

Un rato más tarde, en el extremo opuesto del Hipódromo de San Isidro, algo no cierra. La chica que está sobre el Perry's Stage, vestida de negro y amarillo flúo, presenta un show que debería ocurrir mucho más cerca del prime time: Dak1llah es una adolescente, pero tiene una actitud envidiable sobre el escenario, está acompañada por un ejército de bailarinas a lo Beyoncé con su mismo look, y es capaz de saltar del pop al trap y al freestyle sin mosquearse.

La naturalidad con la que expone sus letras ("Otra vez confié, otra vez pensé / que estabas haciendo las cosas bien") se mantiene en el resto de su tiempo en escena. "Si estaban grabando cuando casi me caigo subanlo igual, no pasa nada, yo también lo subiría", se ríe después de tropezar durante un breve ejercicio de freestyle. La llegada de Juan Ingaramo y Ca7riel para "Fobia", cerca del final del set, dista de ser una reivindicación de sus pares: es apenas una juntada entre amigos.

Entrando a la media tarde, el Perry's tuvo su primer lleno total con Omar Varela. El hombre fuerte del trap local, de solo 20 años, compartió un DJ set con Mykka en el que hizo foco en el dubstep global reciente (Amurf, NXSTY, Spag Heddy), con guiños latinos y una breve presencia de sus propias producciones ("Goat Head"). El promedio de edad sobre el escenario fue, en cada momento, idéntico al del público que arengaba: enhorabuena.