29/03/2019

Rosalía en Lollapalooza: piensen en su mirada

Flamenco del siglo XXI.

fotos
Cecilia Salas

Es mucho lo que se generó en torno a Rosalía en los últimos meses. Por eso, cuando la cantaora de Barcelona salió al escenario alternativo y arrancó con "Pienso en tu mirá", su voz quedó completamente opacada por un griterío digno de un show de los Beatles.

Su éxito es complejo, pero su show es más bien simple: una plataforma cuadrada sobre el escenario, un grupo de bailarinas y cuatro vocalistas, más El Guincho en secuencias y beats: el productor del multipremiado El mal querer parece no haberse aguantado, decidiendo sumarse a la gira de la artista de 24 años.

Otra de las particularidades de Rosalía es que, pese a su extensión pop y exposición masiva, no precisó largar sus tanques compositivos en el arranque. De hecho, los aires flamencos se apoderaron de la situación durante buena parte del inicio. Hubo, para esa propuesta, bases simples y un pulso sinuoso propio del género gitano. "Catalina", casi pelada de acompañamientos, coronó esa búsqueda hasta meterse definitivamente en la mezcla que todos aceptaron a través del streaming.

Después de una cortina musical a modo de cuelgue, y algunas visuales con su cara en primer plano, siguió con "Di mi nombre" para dejar finalmente de lado la tradición del género. Al toque largaron con "Brillo" y las adolescentes agolpadas en las vallas activaron su quietud y los celulares; una chica llena de glitter violeta se paró entre dos amigas en el medio del campo y les gritó que "ya era hora del pop".

Cuando empezó "Con altura", el corte que acaba de presentar junto a J Balvin, un hombre canoso le preguntó a su pareja si no sería la primera vez que lo tocaba en vivo: debe tener razón. Luego de un beat a manera de mix, donde la voz de la cantaora casi ni se percibe, la artista decidió retirarse con "Malamente". En el final torció la boca, marcando su comisura izquierda, y luego abandonó el escenario. De esta manera, una de las artistas más importantes de este nuevo milenio debutaba en la Argentina, con podio asegurado entre los shows de la sexta edición de Lollapalooza.