18/03/2022

La Joaqui, Emilia y 070 Shake en Lollapalooza 2022: diferencias en un universo en común

Los polos opuestos del hip hop.

Emilia

La Joaqui, Emilia y 070 Shake demostraron, en la tarde del viernes, las diferentes formas posibles de moverse dentro las aguas del mundo del hip hop. Entre el trap más puro y duro, el R&B oscuro e industrial, y el reggaetón made in TikTok, cada una marcó los parámetros personales desde donde construyeron universos artísticos muy disímiles entre sí. La tarde de la primera jornada del Lollapalooza Argentina 2022 estuvo cargada de representantes femeninas y, casi en simultáneo, se erigieron entre puntos totalmente opuestos del espacio que comparten.

Danielle Balbuena, más conocida como 070 Shake, trajo su música oscura y hostil en una puesta minimalista en la que sola con su micrófono se hizo cargo del escenario. La originaria de Nueva Jersey hace sentir viva toda esa historia que sus canciones cargan sobre sus hombros: una vida errante que, después de las frustraciones, trajo como recompensa construir su propia historia, colaborar en YE, el octavo álbum de estudio de Kanye West e incluso pasó a formar parte de GOOD Music, el sello del rapero.

Y con esa misma furia, casi como una descarga, es con la fuerza con las que salta sobre el frente al público que se acercó al Alternative paseándose por matices pop inclasificables, su rap rap puro y tintes del R&B industrial. Abrazando sus raíces dominicanas, la estadounidense esbozó algunas palabras en español para compartir un estreno. “Vibrations”, un nuevo single pronto a estrenarse, será un adelanto del nuevo disco que saldrá este año. 

“Tenía un poco de miedo de lo que pudiera pasar acá”, dice La Joaqui en el escenario del Lollapalooza, aliviada, después de ver el gran volumen de público que se agolpó frente al escenario Perry’s para verla actuar. Acompañada de una decena de músicos, la marplatense de 29 años decide sacar rápido el elefante de la habitación y hablar de dos situaciones que la marcaron en el último tiempo. “Estos meses fueron un poco difíciles”, dice. “¿Pero saben qué? Creo que me gané este escenario sola. Contala como quieras, señora de la tarde que no me quiere”.

Las dificultades a las que se refiere la rapera tienen que ver con dos momentos de mucha atención que recibió de forma repentina. El primero fue cuando un fragmento de un show que dio en verano se volvió viral gracias a un sonido que la desfavoreció. El segundo fue cuando Viviana Canosa analizó el contenido sexual de la letra de “Lassie”, la canción que grabó junto a L-Gante. Después de su pequeña y aparentemente necesaria catarsis, La Joaqui fue a lo que mejor le sale: recorrer el puente que junta al rap con el reggaetón y la cumbia. Tras montar una pequeña parada de colectivo sobre el escenario que la ubicó directamente en la calle -donde aprendió a rimar de la mano de Mundialista Crew-, interpretó algunos de sus últimos lanzamientos como el RKT “Tarjeta gold” y el reggaeton cumbiero “Cristianas”.

Promediando el show, La Joaqui invitó a la española Juicy BAE para interpretar juntas “Un montón” y volvió sobre algunas inseguridades que aparecieron durante 2021. “Yo pensaba que mi música no estaba llegando a ninguna parte y un día me enteré que del otro lado del mundo había una persona que hablaba el mismo idioma que yo, porque al final la música sirve para eso”.

Aún ocupando uno de los puntos centrales del festival, el espacio parece quedar algo chico para la convocatoria que Emilia consigue en este momento de su carrera. Cerca de las cuatro de la tarde, la ex Rombai se subió al escenario acompañada de una tropa de bailarinas y regaló algunos momentos relevantes para sus seguidores -como el adelanto de una de sus próximas canciones y una interpretación en tándem-, aunque con un show que, fanatismos aparte, no logró destacarse en la grilla de presentaciones.

“Quiero contarles que esta canción va a salir muy pronto, así que les quiero regalar un adelanto”, dijo después de entregar unos cuantos hits y antes de interpretar 420. Para el final del setlist, Emilia dejó tres tracks que grabó junto a otros referentes de su misma escena. Primero, acompañada de Rusherking, cantó “De enero a diciembre” y, finalmente, interpretó “Rápido lento” (grabada junto a Tiago PZK) sobre la pista que reemplazó la voz del cantante. Con la expectativa (frustrada) de que Duki apareciera sobre el escenario el cierre de su show fue con “Como si no importara”. El highlight que no llegó sí se dio más tarde, durante el show de Duki, en el que la cantante subió a interpretar las dos canciones que grabaron juntos: además de “Como si no importara”, “Esto recién empieza”.