05/02/2017

IKV en el Personal Fest Verano: a la conquista del ritmo

Holiday en Córdoba con tu mamita.

Federico Ciminari / Personal / Gentileza
Personal Fest COR 2017

De 2012 a 1999. Los Illya Kuryaki & The Valderramas no habían llegado a su primer estribillo y el planteo de su propuesta ya había quedado en claro: old school funk y todo lo que se cruce en el camino. Si en estudio Dante Spinetta y Emma Horvilleur se reconfiguraron como hacedores de melodías de neto corte centroamericano, durante su show en el Personal Fest Verano confirmaron que, sobre el escenario, el eje sigue siendo el impacto epidérmico y no el sentimental. La suerte de big band pandillera que los secunda clavó vientos sincopados al mejor estilo Maceo Parker en "Ula ula" y acto seguido construyó "Jennifer del Estero" a partir de la batería y la percusión.

Y de 1999 a 2012. Si el único rincón de la Black American Music que les faltaba absorber a los IKV era el del neo soul de Bilal, Drake y demases, la versión de "Coolo" a puro autotune y sintetizadores espaciales vino a saldar esa deuda. Su hit más burdo reconvertido en una balada de sexualidad tántrica. A partir de ahí, "Helicópteros" subió los bpm para encarar la recta final con el grupo estableciendo nuevamente sus rudimentos funk y la dupla líder disparando sus rimas que tienden un link a "Latin Geisha" ("Porque ando con ganas de un sonido animal / Convertiré tu cama en un parlante animal", dice una. "Tengo mi suite estéreo / tengo mi sacrificio aéreo", dice la otra.

IKV - "Abarajame"

De 2016 a 1997. Entre arengas grotescas y pronunciaciones exageradas, los IKV confeccionan su sonido a partir de su melomanía. Desde James Brown hasta 2Pac, evitan caer en los yeites cristalizados del funk echando mano a lo profundo de su discoteca. Así es como, sin solución de continuidad, los teclados seteados en sonido Prince de "Hombre libre" dejaron lugar a los remansos de acid jazz con "Da Cosmos" y "Jaguar House". "De Versus, que este año cumple 20", recordó Dante sin amainar su andar rapero y arenga constante.

De 1995 a 2016. "Abarajame", acelerada y cargada de estridencias, podría haber sido el final cantado, pero los IKV se guardaron para los bises dos novedades. "Ritmo mezcal" y "África", de los ritmos tribales a los fraseos estilo Earth Wind & Fire, impusieron un cierre apto para bolas de cristales y pasos relajados. Foto grupal con el público levantando las manos de fondo y una nueva constatación de la imbatibilidad de los IKV cuando el groove se vuelve más importante que el hit.

Antes del despilfarro rítmico de los IKV, el show de Turf se presentaba con doble motivo para festejar. Por un lado, los 20 años de Una pila de vida, su disco debut; por el otro, su regreso a Córdoba después de 10 años. Y aunque Joaquín Levinton se cansó de repetir lo felices que estaban de volver, pocos momentos del set de 11 canciones lograron alcanzar ese declamado espíritu festivo. La explosión de "Yo no me quiero casar, ¿y usted?" en el cierre fue todo lo que no fue el comienzo con "Kurt Cobain". Casi como una radiografía del presente del grupo, el gag funciona cuando se recuerdan hits pasados y  la desaparece por completo cuando se intenta imponer un estreno que naufraga en la inconsistencia de un líder perdido en su personaje de intensidad 24/7.

Entre ambos extremos,"Cuatro personalidades" (esa lectura del ska con anteojos de power pop) se impuso no sólo por su fisonomía sino también por una ejecución sólida, con Leandro Lopatín marcando el pulso, y porque Levinton pudo volcar su euforia en función de la canción. Después de "Loco un poco", "La canción del supermercado", el segundo adelanto del disco por salir, confirmó que este Turf está mucho más para la categoría cuarto de milla que para el Carlos Pellegrini.

Turf - "Pasos al costado"