15/09/2019

FMS Internacional: así fueron las cuatro batallas en Buenos Aires

Freestyle para todos y todas.

Nicolás Truchi / Urban Roosters / Gentileza
FMS

La segunda jornada de la fase clasificatoria de la Freestyle Master Series (FMS) copó ayer sábado el Club Hípico Argentino. Sí, el mismo lugar donde, nueve meses atrás, Wos tomó revancha contra Aczino y salió campeón del mundo de la Batalla de los Gallos Red Bull.

El evento de la FMS, además del valor intrínseco que traía de por sí por quiénes competían y el formato al que se los sometía, fue de los más esperados por el público argentino por ser el primero internacional que sea realiza en el país en lo que va del año. No hace falta rimar nada para adjudicárselo a la crisis económica...

Pero las cuatro batallas para encontrar a los clasificados para la final internacional pagaron con creces la espera. Cada uno de los ganadores tendrá la posibilidad de competir junto a los que triunfaron en la primera semifinal, realizada una semana atrás en Valencia, España. Y aún faltan otras dos instancias clasificatorias para definir a los otros ocho finalistas.

La dinámica era de cinco rondas: "Easy Mode" (con palabras obligatorias que aparecen en pantalla y cambian cada 10 segundos), "Hard Mode" (igual, pero con el cambio cada 5 segundos), un ida y vuelta para rimar sobre una temática que aparecía en pantalla, otra sobre personajes o cosas antagónicas al azar, "Sangre" (un minuto clásico de freestyle) y "Deluxe" (rimas de 4x4, a capella y con beats). Y estuvo brava la cosa.

Chuty vs Acertijo

Chuty, el segundo puesto de España, y Acertijo, el segundo de Chile, abrieron la ronda de batallas acompañados por el ya clásico grito de “que se pudra” del público. Después de un easy y hard mode bueno por parte de ambos, los dos se prendieron en la siguiente ronda a temáticas con el concepto “Maradona”. Los balbuceos de Diego Maradona, la mano de Dios y también la patada del Diablo y dónde estaba Dios cuándo el Amazonas se prendía fuego fueron algunos de los tópicos a partir de los cuales ambos empezaron a improvisar.  Sin embargo, Chuty se llevó el grito del público y, seguramente, notas altas con una rima haciendo referencia a la cicatriz que Acertijo lleva en la cara desde el año pasado y las polémicas con respecto al flamante entrenador de Gimnasia y Esgrima y la droga: “¿Habías mencionado tu cara marcada? Si te ve Maradona te pasa (la) nariz en (la) cara”.

En los minutos libres, Acertijo sacó del bolsillo algunos conceptos algo quemados con respecto al personaje popularmente conocido de Chuty como Dios, con una perla como “También hay mujeres que están asesinando y él, ¿qué mierda está mirando? Mira todos sus trofeos en su casa masturbando”. Ya en el round deluxe, ambos se pararon la batalla el uno al otro, salvo que Chuty intentó calmar a los argentinos para que Acertijo pudiera rapear y éste, cuando se la paró al español, pidió con las manos que siguieran alentando, cosa que Chuty aprovechó para sacar una rima que inclinó la batalla: “Yo le paro la batalla y digo ‘por favor, sigamos, me gritáis luego’ y él me para la batalla y hace ‘ey, prendeos fuego’. Cuéntame ahora quién es el que tiene problemas de ego”. A esto le respondió Acertijo con un “Todos” seguido por el aplauso del público.

Después de un show de Klan, el jurado, conformado por cinco integrantes de FMS y el organizador Urban Roosters, determinaron de forma unánime que el vencedor era el español, que ya se había anticipado como “el caballo ganador” en su minuto de presentación.

Kaiser vs Zticma

La segunda batalla de la FMS debió haber sido entre Zticma y Teorema, pero éste último fue dado de baja por la organización al haber confesado, el día anterior, que había abusado sexualmente de su exnovia, la rapera Dionisia. El mexicano, que se había ganado el corazón de los argentinos amantes de la técnica con su minuto de presentación, debió enfrentarse a Kaiser, un subcampeón mundial que fue como reserva, recurso que utilizó varias veces en la batalla.

La cosa recién se puso interesante en el tercer round, cuando ambos prendieron al público y lo hicieron gritar, aunque en algunas intervenciones se perdieran de la temática Leyenda vs Afortunado. Con rimas populistas, recursos ya utilizados y vistos, Kaiser se ganó el apoyo del público y del grito de Misionero en su primer minuto de presentación.

¿Lo raro? Le mandó bendiciones a Teorema, cosa que Zticma usó como un recurso que también sonó extraño: “¿Hablas de Teorema recordando a tu amigo? Lo hubieras apoyado, no lo hubieras sustituido”. En una barra que hizo estallar a los argentinos, Zticma le clavó un puñal a Chile, que todavía no tenía ningún rapero ganador, usando como nexo la burla de Kaiser para con su nombre (en Chile hay un freestyler que se llama Stigma): “¿Sabes cuál es la diferencia, carnal? Que tu Stigma chileno no pudo clasificar”.

Con rimas originales, multisilábicas, conceptos nuevos y juegos con Misionero, Zticma se puso argumentalmente la batalla de su lado. A pesar de eso, sólo dos de los jurados (Estrimo y Danger) lo vieron así. Eude digo ganador a Kaiser, y Tata y Cristofebril votaron réplica. Ya en ella, Kaiser terminó de imponerse y se confirmó como el primer chileno en clasificarse a la Fase Final de FMS.

Dtoke vs Skone

Después del veredicto, Ecko salió a dar su show, en el cual soltó varios temas viejos llenos de técnicas y, a modo de sorpresa y para aquellos nostálgicos, subieron Iacho, el beatboxer leyenda de El Quinto Escalón de plaza, y Dani, el dueño de los mayores highlights de la FMS Argentina 2018. La salida del exfreestyler cebó más al público que el mismo Ecko (un espectador vociferó “no te grita nadie porque sos malo” después de que el artista tirara una rima que no causó efecto en el público).

El último tramo de las batallas se acercaba, pero Dtoke (que dedicó su minuto de presentación completo al macrismo) y Skone volvieron a encender a los argentinos desde antes de que empezaran a rimar. El español agarró el micrófono y avisó al público: “Esta batalla no se ha dado antes y, gane quien gane, va a ser la puta polla”. Sólo que, lamentablemente para él, se trabó al hablar y Dtoke, después de abrazarlo, se puso el micrófono en la boca y agregó: “Todo bien, hermano, pero no empecés a tartamudear antes de la batalla, perri”. Y, mientras Misionero quiso calmarlo para que hicieran el piedra, papel y tijera, el argentino agregó una joya más: “Todo lo que boqueaste la vas a tener que bancar con el pecho ahora, pedazo de loro”.

Pero resultó en la batalla más floja de Dtoke. Se vio argumentalmente tapado por el español, que le esquivó todos los ataques sin caer en los lugares a los que el argentino quería llevarlo. “¿El cadáver de Dtoke será biodegradable?”, dijo con temática “Basura”; “Toma más lenteja que te faltan proteínas”, siendo el personaje de médico; “Dtoke, me gustaron mucho el trap y tus temas. Quisiste ser el Duki, pero eres Yao Cabrera”, en su minuto libre fueron algunos acotes del español que hicieron que vaya sumando en las tablas.

Dtoke, por su parte, volvió a las muletillas que tanto lo caracterizaron hace algunos años y trató de inclinar la batalla por el lado de “perro viejo y callejero” acotando con que Skone es europeo, educadito, y nunca pisó la calle para vivirla y pelear. Claro que el español supo responder a eso y llevarse la batalla de la FMS. “La violencia de la calle no es para estar orgulloso” y “Argentina es un país que no puede cambiar por personas como tú” fueron las dos rimas que en su minuto terminaron de cerrar las planillas de los jurados antes del round deluxe.

Jony Beltrán vs Cacha

La última batalla de la noche convocó a dos MCs con los personajes más consolidados del panorama: Jony Beltrán, el santo, y Cacha, el hijo del mundo. Pero al ser dos freestylers que toman esos conceptos para tirar premeditadas, no se privaron de hacerlo, y no de buena manera. Ideas mal ejecutadas, rimas repetidas, temáticas mal usadas por desconocimiento (lo que hizo recordar a esa final entre Jony y Dtoke en 2013) y estructuras sin demasiado sentido terminaron siendo los componentes de una batalla que no estuvo a la altura de las circunstancias y que provocó que un enorme pelotón de gente se fuera apenas terminado el round deluxe, sin importarle el resultado. Después de una réplica, Cacha inclinó los argumentos y se llevó cuatro de cinco votos a su favor, convirtiéndose en el segundo argentino en clasificarse a la Fase Final (junto a Papo, que había ganado en Valencia).