14/12/2020

Emmanuel Horvilleur en Mandarine Park: esas gradas modernas

Raros conciertos nuevos.

Emmanuel Horvilleur

"Estamos raros pero estamos vivos". Las palabras de Emmanuel Horvilleur sintetizan el humor colectivo de la Argentina (¿el mundo?) en 2020 con la misma claridad y la simpleza que sintetiza melodías y estribillos desde hace tres décadas. Con esa bienvenida dio comienzo a su show en vivo y con público presencial (¿se acuerdan?) en Mandarine Park el domingo por la noche.

Debajo, la nueva normalidad: tarimas divididas en pequeños corralitos con capacidad para dos personas, sillas, distanciamiento social, extrañeza. De los shows por streaming a los shows en vivo con capacidad reducida y al aire libre. Un paso más en la pantalla.

Tan raros y tan vivos que Emmanuel Horvilleur (de traje blanco a lo narco de División Miami) y el quinteto que lo acompañan dieron comienzo al show con "Raros", el último single que el ex Kuryaki publicó en septiembre de este año. "Y nos soltamos cuando estamos raros, tal vez no es tiempo de volverse a ver / Y si nos cruzamos en algún lado, podría ser", dice el estribillo que Horvilleur cantó sobre una base de rock sintético, como las del Charly que le cantaba también a la rareza, pero la de los peinados nuevos.

Y si bien lo de Emmanuel Horvilleur es la canción pop-rock que puede ser hit aunque el no lo persiga ("El hit" sonó casi al final de la noche), la banda se mostró capaz de darle matices de todo tipo. Versatilidad + Abstinencia de tocar = Relecturas enérgicas. Como ejemplo, la versión ultra guitarrera de "Soy tu nena", con Horvilleur calzando una Telecaster Pink Paisley (las de diseño lisérgico). Sin línea de continuidad, otro clásico, pero este a puro falsete de terciopelo: "Llamame".

"Somos nosotros" y "Hermano plateado" se colaron en la lista como los momentos rock-de-anfeta (punto para las visuales con movimientos lentos y en altísima definición) y la lista de 17 temas fue llegando a su fin. ¿Una (otra) para bailar? "Negra Monamour". ¿Una para irse en sepia? "Ella dijo no". ¿Una para que cantemos todes? "Radios".

"Venía de una banda que había estado nominada al primer Grammy latino, y al año y un poquito más estaba haciendo un disco solista que no le interesaba a la compañía en la que había estado durante mucho tiempo", le dijo Emmanuel Horvilleur a Silencio sobre el inicio de su carrera solista. "Tuve que arrancar ese primer disco de manera independiente... como hacen un montón de artistas, no digo que sea un mártir. Pero, justamente, al estar acostumbrado a tener presupuesto para hacer los discos y toda esa cosa que había sido muy rica en Kuriaky, me enfrentaba también a tener que pagar yo el disco y todo eso. Fue un gran crecimiento ser solista en esa etapa de mi vida".

Y cortadas con la misma tijera parecieron salir sus palabras al final del show, de esa conciencia de obrero pop: "Gracias a todos por venir; estamos volviendo a trabajar, no solo la banda sino toda la gente de la producción". Será cuestión de seguir, esperar y desear estar más vivos que raros. Porque Horvilleur lo sabe desde sus inicios con IKV: ser raros está ok, estar raros no tanto.

Fotos tomadas con Motorola One Hyper