27/02/2017

Cosquín Rock 2017, día 2: dorados 80

La nostalgia, aquí otra vez...

"Era bastante parecido esto", dice Roberto Pettinato en el Escenario Alternativo al frente de su combo Sumo x Pettinato. Y no se refiere al parecido entre el original de "Debede" y su lectura en clave dub apenas cantada, sino al fervor debajo del público en comparación con el de los años en los que Sumo revolucionaba el under porteño. En claro juego de opuestos, el redoble de "Crua Chan" se repite con la misma belicosidad que Sumo la grabó en su último disco de estudio. Y así juega el saxofonista entertainer en su lectura de la obra que él mismo ayudó a construir con Luca Prodan al comando: una para que el público tenga su momento nostálgico y otra tomándose libertades en una suerte de free jazz DIY.

Si la primera jornada del Cosquín Rock 2017 fue el día del rock stone, el segundo fue un viaje a los 80 que cerraron Los Fabulosos Cadillacs con Sergio Rotman reincorporado en la alineación. Los caños de "El león", como en toda la gira, dieron inicio a un show del alto contenido festivalero en los extremos de la lista, y un intermedio introspectivo con temas de La salvación de Solo y Juan y otros del repertorio profundo como "Ciego de amor" (Rey azúcar). Una vez que "Carnaval toda la vida" hizo honor al fin de semana largo, todo volvió a su cauce bailable. El doblete murguero "Mal bicho"-"Matador" puso el cierre antes de los bises. Intercambiando instrumentos y convirtiendo el final de la jornada en una jam descontracturada, Vicentico y los suyos se hicieron lugar para "Mañana en el Abasto", antes de que la trilogía imbatible "Siguiendo la Luna", "Vasos vacíos" y "El satánico Dr. Cadillac" pusiera el punto final.

Apenas un tema tardó Fidel en avalanzarse sobre el público. Mientras La Vela Puerca ratificaba su poder de convocatoria en el escenario principal y también homenajeaba a Sumo con "Virna Lisi", el recorrido ochentoso tenía su parada en el escenario temático reggae. Entre distorsiones matizadas con teclados, "Torquemada - Hasta la victoria siempre" dio inicio al tropel hardcore punk de Todos Tus Muertos.  Sin Pablo Molina en la alineación por un fallo en la logística, el grupo no sintió la ausencia y supo ajustarse para que sus vaivenes entre guitarras escuálidas, rancheras, reggae y punk a velocidad extrema -a veces en un mismo tema, como en "Tu alma mía"- tenga la misma efectividad de siempre. "Dale aborigen" y "Gente que no" (tal vez la segunda persona más agresiva del rock argentino) fue la combinación ganadora de nostalgia y hit retroactivo, en un set dominado por el despliegue escénico de Fidel, un frontman hiperquinético de flow tan primitivo como apabullante.

Todo lo intempestivo que puede ser Fidel se equilibraba al otro extremo del predio con los movimientos geométricos de Skay Beillinson. Como si fuera un personaje secundario de Bloodline, el líder de Skay y Los Fakires subió con sombrero de paja, camisa hawaiana y zapatillas deportivas azul eléctrico. "Arcano XIV (La marca de Caín)", de guitarras filosas y dientes apretados, fue el arranque de un set con altos niveles de intensidad. En poco más de una hora de show, dos de Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota se colaron en medio como puntos obligados & esperados. Primero fue "El pibe de los astilleros", menos ágil pero más consistente, y más tarde, claro, "Ji ji ji", compuesto en los 80, convertido en hit en los 90. De su propia cosecha, "Ya lo sabés" y "Egotrip" fueron, uno al lado del otro, el punto más alto y más bajo del show. Mientras en la primera se aferra al micrófono para soltar una de sus mejores frases ("Cerrás los ojos y ves una fracción de eternidad"), en la segunda se vuelve lineal hasta en la presentación con tiro por elevación al Indio Solari, por si la letra no fuera lo suficientemente clara.

Entre post punk de Sumo, el hardcore de Todos Tus Muertos, el ska de Los Fabulos Cadillacs y el rock sombrío de Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota, también hubo espacio para que Andrés Ciro devolviera gentilezas a Juanse en el set del ex Ratones Paranoicos y juntos homenajearan a Pappo con una enérgica versión de "Ruta 66". Fieles a su condición de hijos descarriados de los 80, Los Twist cerrarán hoy el escenario temático 50 Años de Rock Nacional.

Los Pericos y su fiesta interminable - Segunda parte

Con un costado más espeso y cancionero que el primer día, Los Pericos volvieron a colapsar el escenario Alternativo. En el repaso de sus 30 años de carrera, Juanchi Baleirón y compañía volvieron a disfrutar del poder de su repertorio para poner a todos a bailar y corear por partes iguales. El combo de invitados esta vez incluyó a Ciro y Juanse y, entre citas a "Yendo de la cama al living", se destacaron "Mistic Love" y "Sin cadenas".