31/03/2019

Caetano Veloso en Lollapalooza: fina estampa familiar

Quietud, baile y mensaje.

Caetano Veloso

Caetano Veloso mira el cielo y focaliza en la única nube que queda de la tarde del domingo. Esa es la sintonía de su carrera de los últimos años. Consigue obra en la simpleza: su trilogía solista (, Zii e Zie y Abraçaço), su disco en vivo junto a María Gadú y ahora este material editado junto a sus hijos, en el que recorre algunas de las perlas de uno de los fundadores del tropicalisimo pero que también incluye composiciones de sus herederos.

La búsqueda también es contextualizar: ni bien comenzó el show, quedó planteado el fondo rojo, con un sol quieto y un cordón azul de sostén. Los elementos, en el transcurso de las canciones, irían cambiando de color. Caetano y Moreno de camisas leñadoras, Zeca de friza y Tom de casaca de ascenso. Ni cerca está de ser una del Fluminense.

Las canciones de Ofertorio son muchas pero para su presentación en vivo todo queda reducido a las vinculares. Moreno estaba elocuente y brujo: primero repudió a Bolsonaro, y luego se fue apropiando de la cálida tensión que se armó entre los arreglos vocales y los pocos instrumentos que utilizaron. “Ahora cantaré una canción que mi padre me pidió. Lo hago porque es lindo ver feliz a un padre”. Lo doblemente tierno fue que decidió encarar ” Leãozinho”, la canción que Don Veloso le compuso cuando nació. No fue sólo la calma acústica y la poesía existencial, también hubo tiempo para que Tom se ponga a bailar con desenfado carioca esa pequeña pieza funk llamada “Alexandrino”.

“Siempre es un placer venir a esta tierra”, dijo Caetano incluso entre quejas por el sonido cruzado de otros escenarios y la ausencia de un side show. Canciones dedicadas a su madre, a la de los chicos (Zeca y Tom), algunos bailes desde la silla y el final junto a Moreno de pie: pura samba y quiebres de cintura. Se agitaron, se desafiaron, y se desobedecieron, pero antes de retirarse, la familia Veloso desplegó dos carteles con una leyenda bien clara: “Dictadura nunca mais”.