31/03/2019

Bambi, Salvapantallas y Lali en Lollapalooza: la selección

Pop bajo este sol tremendo.

“Yo no soy de segunda selección”, canta Lali Espósito en “Somos amantes”, al promediar su set en el Main Stage 2 de Lollapalooza. Y aunque la letra relata una historia de empoderamiento amoroso, bien podría referirse a la calidad de su puesta en vivo. Una banda probada para tocar funk a pie firme en “A bailar”, un cuerpo de bailarinas que no erra un paso, y ella con un manejo de escena propio de una estrella del nivel de exposición que maneja.

Como una figura pop global, Lali mantuvo las pulsaciones de su show bien arriba, desde el coqueteo con el rock en “Irresistible” a los aires de salsa en “Besarte mucho”. “A ver, Lollapalooza”, gritó primero hacia la inmensidad que contenía espectadores ocasionales. Enseguida, bajó apenas la mirada hacia el vallado y saludó a las lalistas que no dejaban de corear cada una de sus canciones.

Lali es líder de masas, y ella lo sabe.

“A ver si conocen esta”, dijo Bambi, con un guiño cómplice. “Música”, uno de los últimos hits de Tan Biónica, la banda que supo timonear junto a su hermano Chano Moreno Charpentier, fue el cierre enérgico de un set breve de sólo cinco canciones, concentrado en El encuentro, con “Laiton”, “Color” y “Lo nuestro” como únicos exponentes de su debut como solista. A modo de valor agregado, “Vuelve a casa”, un single stand alone publicado hace solo unos meses, poco antes de un final abrupto que prometía al menos una canción más, pero que debió acortarse por la rigurosidad de los horarios.

En tan solo dos años, Salvapantallas pasó de ser un fenómeno de la generación youtuber con versiones acústicas de canciones ajenas a una banda firme y con repertorio propio. En Lollapalooza, el dúo corbobés integrado por Zoé Gotusso y Santi Celli se presentó en formato expandido, con batería, bajo y pistas, de riguroso canadian tuxedo y con una sola guitarra… y eléctrica. La propuesta estuvo a tono con la reinvención plasmada en SMS, su álbum debut, presente desde el vamos en el pop sutilmente funkeado de “Chhkp” y “Como antes” (“decile a tu ex”, agregó Gotusso antes de enfatizar la frase “Tu cama ya no me llama como antes”).

Después de la aprobación desmesurada de “El mirador” y “Otra historia”, Celli reflexionó al micrófono: “Somos varios cordobeses hoy”. La frase bien podía aplicarse al fan enérgico que bancó la parada desde temprano con una remera de Eruca Sativa, o a las presencias de Paulo Londra y La Mona Jiménez en el escenario principal más tarde. Con un set que debió comenzar media hora más tarde debido a un desfasaje en la grilla, su show debió lidiar con el de Lali desde el escenario lindero, justo cuando “Vueltas” proponía un anclaje más firme en el pop y “Sola” le garantizó a Santi su momento de protagonismo. Lejos de dejarse intimidar, Salvapantallas apeló a “Porfa”, construida desde una base reggaetonera consistente, para hacerle frente al traspié y salir indemnes.