01/03/2019

Usted Señálemelo arma su propia fiesta en “Pastizal”

El trío mendocino flota sobre la hierba.

Gentileza
Usted Señálemelo

Justo antes de su presentación en Rock en Baradero, Usted Señálemelo dio a conocer “Pastizal”, su primera canción nueva desde la edición del disco II (2017). Pensando mansa e indiemente en las tierras mendocinas, el equipo de Silencio clavó auriculares y se dispuso a opinar sobre la canción.

Roque Casciero: Como en II, Usted Señalemelo toma el rock pop argentino de los 80 -especialmente el de Los Abuelos de la Nada, en este caso- y lo sube a una nave espacial. Eso sí, una vez que atraviesa la estratósfera, el trío mendocino arma una fiesta bien funky y caliente. La guitarra es usada casi como un instrumento de percusión, al que se unen algunos teclados, como si se tratara de una conspiración perfecta para que el oyente no pueda dejar de mover los pies.

Andrés Betemps: La fruta no cae lejos del árbol, porque “Pastizal” no es a II el quiebre conceptual que II es al debut Usted Señalemelo. Pero lo cierto es que la búsqueda artística de los mendocinos no cesa, sino que se interna más (y aún mejor) en aquel camino que empezaron con su último disco. “Pastizal” lo tiene todo: un inicio sincopado por un teclado casi candombero que no termina de caer a tierra, un estribillo que se pega a pesar de las múltiples formas que toma, más un solo de guitarra que deambula entre trompetas y sintes, y se completa con el apoyo visual lisérgico del videoclip. El estribillo nunca explota y los parates armónicos nunca son definitivos (a fuerza de una guitarra muteada que hace de sustento rítmico), llevando el tema por un trance intermedio en el que descansa la belleza del trío mendocino.

Joaquín Vismara: En el universo de Usted Señálemelo, las cosas parecen construirse por afinidad, pero también por improbabilidad de uniones. Una base efervescente y quebradiza (¿math pop?) y una pared etérea de voces se unen a unos arreglos santanescos de guitarra y logran que todo suene a Battles releyendo al rock local post dictadura. La presencia de Tweety González como productor (y también responsable de un piano Rhodes que amaga con llevar al tema a un terreno distinto) es el sello de calidad y crecimiento respecto a II, sobre todo en materia de calidad de sonido.