08/06/2018

The Smashing Pumpkins vuelve a las raíces con “Solara”

Prendan fuego al sol.

rior4 / Flickr
Smashing Pumpkins

Como anticipo de una gira con la que repasarán sus primeros cuatro discos, The Smashing Pumpkins estrenó hoy el single “Solara”. La canción, producida por Rick Rubin, es también la responsable de juntar en un estudio a Billy Corgan con el guitarrista James Iha y el baterista Jimmy Chamberlin por primera vez en 18 años. Para celebrar la noticia, el equipo de Silencio se afeitó la cabeza, ensayó su mejor registro nasal y tuvo esto para decir al respecto:

Sebastián Chaves: De haber sido compuesto en los 90, “Solara” hubiese integrado todas las listas de “Las mejores 100 canciones del rock alternativo”. El tiempo pasa y nos vamos poniendo retros: acá hay guitarras machacantes, y Billy Corgan pela su registro nasal para abordar los tópicos claves del género (el sol como enemigo a derribar, la declaración de otredad de uno mismo cuando grita “No soy como todos”). Esta reformulación de Smashing Pumpkins con buena parte de su formación legendaria tiene todo que se le pide a la Stacy Malibú alternativa, que incluso viene con sombrero viejo.

Roque Casciero: Durante los primeros 55 segundos de “Solara” nada hace imaginar que la canción implique el regreso de tres cuartas partes de los Smashing Pumpkins originales después de 18 años. Lo que se escucha hasta entonces es a Billy Corgan cantar “no soy más que un cuerpo en mi mente” sobre una base que incrementa la densidad a partir del machaque de guitarras que se quedan en las puertas del heavy metal. Pero entonces la vieja dinámica del grupo entra en acción, mientras el calvo cantante reclama bajar el sol y que él no es un cualquiera, y el batero Jimmy Chamberlin suelta todos los trucos. A nadie le extrañaría demasiado si “Solara” fuera un tema perdido del período entre Mellon Collie and the Infinite Sadness y Adore. ¿O acaso no está clarísimo que volvieron los 90?

Joaquín Vismara: Desde el 2000 para acá, Billy Corgan hizo suya la máxima de Luis XIV (“el Estado soy yo”) y la aplicó a su propio grupo, operando como única pieza estable de un elenco rotativo que se tradujo a resultados irregulares. Entonces, “Solara” viene a demostrar cuán equivocado estaba el cantante con su propia tiranía: no es casual que lo mejor que los Pumpkins hayan sacado en todo este tiempo justo tenga a Jimmy Chamberlain revoleando fills desde la batería y a James Iha como sidekick guitarrero necesario. Machaques, una letra con angustia existencial y un clima paranoico que detona en el estribillo. Todos los trucos correctos de su mejor época, como si se tratara de un outtake de Siamese Dream, y posiblemente lo sea. ¿Importa?

Ignacio Guebara: Nacido en los albores de los 80, el Talbot Solara era un auto francés que respetaba la línea del resto de los modelos que se vendían en esa época: grande, espacioso y angular, como un Peugeot 505 o un Volkswagen Carat. El “Solara” de 2018 no es un regreso a los 80, pero sí a los 90: Billy Corgan, James Iha y Jimmy Chamberlin vuelven a juntarse (sin dejar de lado a Jeff Schroeder) para crear un simple tan retro, cuadrado y simple como el vehículo al que recuerda su nombre. Corgan dice haber sido convertido a cenizas en la letra de la canción, pero los Smashing Pumpkins parecen saber jugar al ave Fénix.