15/04/2021

The Black Keys vuelve a la senda del blues con "Crawling Kingsnake"

Delta que me hiciste mal y sin embargo te quiero.

Warner Music / Gentileza

Esta semana, The Black Keys estrenó su versión de "Crawling Kingsnake". El tema, un clásico de autoría anónima popularizado por John Lee Hooker, es el primer adelanto de Delta Kream, disco con el que Dan Auerbach y Patrick Carney buscan rendir homenaje al blues con temas de R. L. Burnside, Junior Kimbrough, Ranie Burnette y Big Joe Williams, además del ya mencionado Hooker. El álbum saldrá el 14 de mayo.

“Hicimos este disco para homenajear el blues de Mississippi y cómo nos influyó cuando empezamos. Estas canciones son tan importantes ahora como cuando tocamos juntos con Pat (Carney) por primera vez”, dijo Dan Auerbach en un comunicado publicado por Nonesuch Records. “La sesión la planeamos en dos días y el disco lo grabamos en diez horas, dos tardes, después de la gira de Let's Rock”, completó el baterista. 

Para la ocasión, el staff de Silencio se calzó el sombrero, se puso las botas de piel de serpiente y dijo esto al respecto: 

Roque Casciero: ¿Un disco de covers de blues a esta altura del partido? ¿A quién se le ocurre (además de a los Rolling Stones, claro)? Al revisar una vez más el arcón de los tesoros del delta del Mississippi, The Black Keys parecen embarcarse más en la búsqueda de su propia esencia que en tratar de sacar al rock del respirador. Pero Dan Auerbach y Patrick Carney ya no son los mismos que cuando hicieron el EP Chulahoma, en el que homenajeaban a Junior Kimbrough: el sonido de la dupla ya no tiene ciertas aristas filosas, aunque ganó en sensualidad. La versión de “Crawling Kingsnake” bien podría pasar por un tema propio, porque no remite ni a la de John Lee Hooker ni a Jim Morrison a los gritos. Después del éxito y su resaca, The Black Keys baraja y da de nuevo, pero ya conoce el mazo de memoria.

Juan Facundo Díaz: “Crawling Kingsnake” saca a la luz la mejor faceta de los Black Keys, cuando, sin problemas de ensuciarse, tocan con crudeza y desparpajo. Dan Auerbach aplica en el dúo la búsqueda de revalorizar o traer sus raíces musicales al sonido actual. Desde su sello Easy Eye, y en su labor de productor, lo está llevando adelante de forma increíble con artistas como Marcus King o Robert Finley, por citar solo dos ejemplos, que abordan el rock americano y el blues más tradicional respectivamente. Con menos artificios y siendo más sanguíneo, el dúo con Patrick Carney se potencia.

Joaquín Vismara: "Crawling Kingsnake" viene a poner las cosas de vuelta en orden para The Black Keys. El dúo que se sumó a la idea de electrificar el blues con guitarra y batería, y se extravió en la última década, ahora vuelve a la música del Delta, aunque el regreso no es a foja cero. Sin la economía de recursos de sus primeros discos, el tema construye una identidad blusera en cámara lenta, con una languidez vocal cercana a la de John Lee Hooker, y con una cuota de hedonismo que toma distancia de la versión de The Doors. Era por acá, Carney y Auerbach.