31/05/2017

Liam Gallagher - "Wall of Glass"

Y al carajo con la ley primera.

Cecilia Salas
Liam Gallagher

Después de cuatro años sin dar a conocer nuevo material, Liam Gallagher presentó hoy "Wall of Glass", el primer single de su debut como solista, que se publicará en octubre. La última vez que el ex Oasis había entrado a un estudio había sido en 2013 para grabar BE, el segundo álbum de Beady Eye, y esta vez el resultado final parece querer revivir el espíritu de la banda con la que saltó a la fama. Para ponerse a tono, el staff de Silencio bebió algunas cervezas de más, masculló alguna frase ininteligible, se paró frente a un micrófono con los brazos entrelazados tras sus espaldas y dijo esto al respecto.

Joaquín Vismara: El rasgueo machacante de la guitarra, los golpes marciales de la batería, una armónica abrasiva. En sus primeros segundos, “Wall of Glass” deja en claro que todos los instrumentos buscan encontrar un tono equivalente al del registro vocal de Gallagher, con más agresividad que sutileza. Y aunque el contexto sugiera un regreso al formato de siempre con una pared de distorsión de fondo, el hecho de haber coescrito el material de su primer álbum junto al hitmaker de Adele se percibe en un estribillo tan adhesivo como lavado. Todo termina sonando como si la última formación de Oasis hiciera un cover del repertorio solista de Richard Ashcroft, con todo lo bueno y todo lo malo que eso implica. 

Sebastián Chaves: "Y las piedras que tires / te van a volver en tu camino", canta, precisamente, uno de los artistas más tirapiedras de los últimos años. Con esa frase casi autoparódica, el estribillo, que transpira britpop por todos lados, anuncia oficialmente el regreso de Liam Gallagher. Su fraseo reventado & desganado (hay que escuchar cómo arrastra las vocales hasta hacerles perder la forma) se convierte en respiro mientras todo a su alrededor suena con exceso de equipaje. Entre la armónica sureña, la batería impulsiva y las guitarras inundando el espectro, parece que el deseo de no pasar desapercibido se antepuso a cualquier criterio de orquestación básica. Entonces, todo se vuelve incordioso... hasta el próximo estribillo.

Miguel Mora: Una banda tributo a Oasis, pero con el cantante de Oasis. Esa es la sensación inicial al escuchar “Wall Of Glass”, el debut solista del Gallagher díscolo, que comienza con una armónica que se apoya en un rasgueo de guitarra acústica con actitud de punk millonario. La experiencia es similar a la que sucedía en vivo con Axl en sus días al frente de Guns N' Roses en la etapa de Chinese Democracy. Está el sonido reconocible, la voz original, pero falta la magia, la onda y, principalmente, el talento. Aun así, escuchar otra vez a Liam con toda su arrogancia a la hora de plantarse delante de un micrófono despierta una sonrisa. No deslumbra, pero entretiene.