14/12/2018

Miley Cyrus, Mark Ronson y Sean Lennon reversionaron “Happy Xmas”

Un brindis con sidra caliente.

Liam Hemsworth / Gentileza
Miley Cyrus

Las fiestas tienen el poder de unir a la gente, y Miley Cyrus, Mark Ronson y Sean Lennon son la prueba de ello. La cantante y el productor estaban trabajando en los estudios Electric Lady en Nueva York cuando se les ocurrió llamar al hijo del ex beatle para grabar una versión  del clásico “Happy Xmas (War is Over)”, de John Lennon y Yoko Ono. Ante la noticia, el equipo de Silencio hizo una pausa mientras preparaba el vitel toné y opinó lo siguiente.

Roque Casciero: Miley Cyrus toma aire y comienza a cantar. Enseguida un teclado le provee de un colchón a su voz. Todo parece estar en su lugar, pero sólo dura poco más de 20 segundos, la aparición de un beat que remite a lo más burdo de los años 80 y los esfuerzos de la ex Hanna Montana en las notas más altas desdibujan cualquier buena intención de abordar el clásico de John Lennon y Yoko Ono. Sean, el hijo de ambos, aparece aquí como garantía de origen, pero no alcanza: la versión naufraga antes de llegar a los alaridos finales de la cantante. Este cover no va al arbolito.

Joaquín Vismara: Es sabido que pocas decisiones son tan riesgosas como apegarse de manera fiel al original al momento de hacer un cover. Sin embargo, la alianza entre una estrella pop irreverente y fumona, un productor que sabe tomarle la temperatura a cualquier género y un músico experimental (hijo, además, de un beatle) termina haciendo agua. Miley Cyrus cae en los peores vicios del supuesto profesionalismo del canto, Mark Ronson suma clichés ochentosos de dudoso origen, y el aporte de Sean Lennon se reduce a una mínima presencia testimonial. Una asociación ilícita de la música que convirtió a un villancico navideño en un hit para FM Horizonte.

Andrés BetempsMiley deja de lado los grandes arreglos orquestales y el coro infantil y, con unos pocos sintetizadores y un bajo que rompe de manera elegante con el ritmo de la original, entrega una versión pop apenas más bailable, que logra su propia impronta sin perder la esencia Lennon-Ono. Además de una interpretación sentida por parte de Cyrus, quizás el mayor acierto de Mark Ronson es la segunda voz: todo en la forma de cantar de Sean Ono Lennon es increíblemente parecido a la de su padre, lo que hace que este cover suene muy familiar y despierte una agradable nostalgia.